publicidad
El fenómeno Andres.

Se forma en el Pacífico la primera tormenta de la temporada de huracanes

Se forma en el Pacífico la primera tormenta de la temporada de huracanes

La tormenta tropical Andrés, la primera de la temporada de huracanes de 2015, se formó en el Océano Pacífico lejos de la costa occidental mexicana.

El fenómeno Andres.
El fenómeno Andres.

La tormenta tropical Andrés, la primera de la temporada de huracanes de 2015, se formó en el Océano Pacífico lejos de la costa occidental mexicana, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Andrés se localiza a 683 millas (1,100 kilómetros) al sur-suroeste de La Fortuna, en el occidental estado de Jalisco, y 692.8 millas (1,115 kilómetros) al suroeste de Manzanillo, en Colima, y registra vientos máximos de 40 millas (65 kilómetros) por hora.

La tormenta avanza a 13.6 millas (22 kilómetros) por hora con rumbo al oeste-noroeste alejándose de México, por lo que no se ha decretado una zona de alerta, según un boletín emitido por el SMN a las 10.15 hora local (15.15 GMT).

El organismo pronosticó lluvias muy fuertes en Jalisco, Michoacán y Guerrero, así como fuertes en Colima, y llamó a la población de dichos estados a mantener las precauciones y atender las recomendaciones emitidas por las autoridades de Protección Civil.

publicidad

Los expertos prevén la formación de 19 ciclones con nombre en la temporada de 2015 -que arrancó formalmente el 15 de mayo-, un 40 % más que el promedio histórico, de los cuales cuatro serían huracanes intensos (categorías 3, 4 y 5 en la escala Saffir Simpson) y siete fuertes (1 y 2).

En el Atlántico se esperan siete ciclones, de los cuales uno será huracán intenso y dos fuertes, y aunque la temporada arranca el 1 de junio, la formación el 8 de mayo pasado de la tormenta Ana supuso un adelanto de casi un mes.

En 2014 se registraron 30 ciclones, nueve en el Atlántico y veintiuno en el Pacífico, convirtiéndose así en la temporada más activa para esta cuenca desde 1992.

En octubre pasado el huracán Trudy causó seis muertes en el sureño estado de Guerrero, el mismo saldo que dejó el impacto de Odile a mediados de septiembre de 2014 en Baja California Sur.

Las autoridades mexicanas han advertido este año sobre la presencia del fenómeno de El Niño.

Aunque ahora dicho fenómeno es débil, en los próximos meses puede ser de moderado a fuerte, lo que provocará mayores lluvias en el sur-sureste, sequía en el norte y un cambio en el comportamiento de las precipitaciones en todo el país.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad