publicidad
El cardenal Jaime Ortega elogió el impulso oficial al nuevo seminario católico en Cuba, el primero en los últimos 50 años.

Iglesia católica inaugura su primer seminario en Cuba en 50 años

Iglesia católica inaugura su primer seminario en Cuba en 50 años

Iglesia católica inaugura su primer seminario en Cuba en 50 años

El cardenal Jaime Ortega elogió el impulso oficial al nuevo seminario ca...
El cardenal Jaime Ortega elogió el impulso oficial al nuevo seminario católico en Cuba, el primero en los últimos 50 años.

Una promesa cumplida

LA HABANA - La Iglesia Católica inauguró el miércoles en Cuba su primer seminario en medio siglo de gobierno comunista, en un acto al que asistió el presidente Raúl Castro, símbolo de un acercamiento sin precedentes que desembocó en un proceso de liberación de presos políticos.

El presidente Castro recorrió junto al cardenal Jaime Ortega y otros religiosos de varios países, incluyendo uno estadounidense, el nuevo seminario de San Carlos y San Ambrosio, el primer edificio católico construido en el país en más de medio siglo.

Raúl Castro estuvo presente en la inauguración del seminario, que se produce luego de que Ortega gestionó en las últimas semanas la liberación de 52 presos políticos encarcelados tras una redada contra disidentes en el 2003.

publicidad

Durante la ceremonia inaugural, el cardenal tuvo palabras cordiales para el ex gobernante Fidel Castro y su sucesor Raúl Castro, mientras recordó que ambos mantuvieron su palabra de darle impulso oficial al proyecto.

"Agradezco en nombre de la Iglesia, tanto al antiguo presidente (Fidel Castro) como al actual presidente Raúl Castro, que nos honra con su presencia, que esta obra haya contado hasta su conclusión con el apoyo estatal para poder realizarla convenientemente", dijo Ortega en su mensaje en el acto.

"Esta promesa se ha cumplido fielmente", agregó Ortega ante dirigentes y personalidades de Cuba y varios países.

El Papa se congratuló

El papa Benedicto XVI se congratuló por la apertura del primer seminario en medio siglo de gobierno comunista en Cuba e invitó a "los formadores y seminaristas" a "velar por una esperada preparación humana, espiritual y académica", indicó este jueves el Vaticano.

En un mensaje enviado a través del cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, y dirigido al cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, arzobispo de La Habana, Benedicto XVI manifestó su "felicidad" por la apertura del nuevo seminario de San Carlos y San Ambrosio, en La Habana.

Construido en la periferia de la capital, rodeado de una espesa arboleda, el seminario es un conjunto de varios edificios distribuidos alrededor de una capilla y servirá como centro de aprendizaje para cubanos que aspiran al sacerdocio.

La obra reemplazará al que se encuentra en La Habana Vieja, lugar en el cual se alojaron un puñado de seminaristas desde 1966, cuando las autoridades expropiaran un terreno al sur de la ciudad y lo convirtieran en academia de policía.

"Nace una institución que es continuidad de aquella" (la de La Habana Vieja), comentó Eusebio Leal, refiriéndose al antiguo seminario. "Le unen los mismos propósitos, Dios y la patria", agregó Leal, uno de los principales historiadores de La Habana y al que se le acredita encabezar el esfuerzo para restaurar el centro colonial de la ciudad.

Relaciones tensas

Aunque Cuba nunca rompió relaciones con el Vaticano, estas fueron tensas durante décadas. Mejoraron en los 1990 cuando el gobierno retiró referencias al ateísmo en la Constitución y permitió que los creyentes de todas las religiones se unieran al Partido Comunista. Se hicieron aún más cálidas cuando el papa Juan Pablo II visitó Cuba en 1998.

Durante su visita el pontífice bendijo una piedra que se usó para construir los cimientos del nuevo seminario.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por el arzobispo Thomas G. Wenski de Miami. Además de asistir a la inauguración del seminario, Wenski y los religiosos estadounidenses que lo acompañan planeaban visitar algunas parroquias y misiones en La Habana que reciben parte de sus fondos a partir de una colecta que se efectúa cada año en diócesis de Estados Unidos.

publicidad

También estuvieron presentes prelados de México e Italia.

Castro se sentó en la primera fila durante la ceremonia junto a Caridad Diego, jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba. Después el mandatario y Ortega participaron del corte del listón inaugural y caminaron juntos por la capilla y las instalaciones.

El líder cubano no hizo declaraciones ni respondió preguntas. Por su parte, Ortega no hizo mención a los prisioneros políticos durante la inauguración.

Cuba se acerca a la fecha límite del 7 de noviembre para cumplir su promesa de liberar a los 52 presos políticos a cuatro meses del acuerdo entre Ortega y Castro. En aquel momento se indicó que se permitiría a los activistas viajar a España pero 13 de ellos decidieron no hacerlo y no está claro cuál será la decisión gubernamental al respecto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad