publicidad
El sismo, de una magnitud de 7,2 es el más fuerte de los últimos años en Turquía, afectada frecuentemente de temblores.

Terremoto en Turquía dejó un saldo de 264 muertos y 1,300 heridos

Terremoto en Turquía dejó un saldo de 264 muertos y 1,300 heridos

El potente sismo que afectó el domingo la provincia oriental turca de Van, cerca de Irak, causó, según un último balance oficial provisional, 264 muertos y 1,300 heridos.

El sismo, de una magnitud de 7,2 es el más fuerte de los últimos años en...
El sismo, de una magnitud de 7,2 es el más fuerte de los últimos años en Turquía, afectada frecuentemente de temblores.

Socorristas buscan sobrevivientes entre los escombros

ERCIS, Turquía - El potente sismo que afectó el domingo la provincia oriental turca de Van, cerca de Irak, causó, según un último balance oficial provisional, 264 muertos y 1,300 heridos, y este lunes los socorristas seguían buscando desesperadamente sobrevivientes entre los escombros.

El último balance subió a 264 muertos, según el ministro del Interior Idris Naim Sahin, citado por las cadenas de televisión. El anterior reporte era de 239 muertos y 1,300 heridos.

La dirección oficial de de situaciones de emergencia registró 970 edificios derrumbados en la zona de la catástrofe.

La zona más afectada

Unas cien personas murieron en la ciudad de Van, cabecera de la provincia del mismo nombre, y 117 en el distrito de Ercis, la zona más devastada, declaró el ministro turco del Interior Idris Naim Sahin.

publicidad

El sismo, de una magnitud de 7,2 es el más fuerte de los últimos años en Turquía, afectada frecuentemente de temblores.

En Ercis, un fotógrafo de la AFP vio daños generalizados en esta aglomeración de cerca de 100 mil habitantes, donde cerca de un centenar de edificios se derrumbaron.

Muchos habitantes abandonaron la ciudad, que está sin luz y agua.

Intenso frío

En las ciudades de Van y de Ercis, las más cercanas del lugar del epicentro, los socorristas se esforzaban para ayudar a posibles sobrevivientes en medio de los escombros.

Trabajaron toda la noche, en un frío glacial, a la luz de antorchas o de generadores, mientras que sobrevivientes sin casa se congregaron alrededor de fogatas o acampaban bajo las carpas o incluso a la intemperie, cuando la temperatura no superaba los 2° grados Centígrados.

La Medialuna Roja instaló tiendas en esta ciudad y distribuyó víveres.

El Primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que reunirá el lunes su gobierno, visitó esta ciudad por la noche para medir la magnitud de los daños, mientras la organización de los socorros parecía más eficaz con relación a los anteriores sismos.

Buscan sobrevivientes

Centenares de socorristas con perros husmeadores trataban de encontrar sobrevivientes 24 horas después del temblor.

La gente subía sobre los montículos de escombros de cemento gritando: "¿Hay alguien?". La policía trataba de rechazar a los curiosos, mientras los conductores de ambulancias trataban de recuperar eventuales sobrevivientes sacados de las ruinas.

La AFP vio en Ercis socorristas que sacaban por lo menos a cuatro personas vivas, aunque también llevaban cadáveres.

Los habitantes pidieron a las autoridades intervenir en lugares precisos en la cuenta Twitter. "Avenida Alkanat, apartamento Vural, Ercis: dos maestras atrapadas en los escombros", indicaba uno de los mensajes.

Fueron los edificios de varios pisos los que se derrumbaron, mientras las casas de un solo piso resistieron intactas.

Construcciones débiles

Ahmet Yakut de la Universidad de Oriente Medio (Odtü) en Ankara, explicó esta situación por el hecho de que las normas sísmicas de construcción no son respetadas.

"Cada piso reduce la resistencia de un edificios cuando no son parasísmicos", subrayó en la cadena privada NTV, deplorando también la falta de controles por parte de las autoridades locales. Solo 9% de las casas tienen un seguro antisísmico en esta zona, agregó.

"Turquía no es un país preparado para los temblores, debido a la calidad de las construcciones. No sacamos las lecciones de las anteriores catástrofes", lamentó su colega, el sismólogo Tugrul Tankut.

Unos 1,300 socorristas, 145 ambulancias, seis batallones del ejército y medios aéreos fueron enviados a los lugares del desastre.

Zona del epicentro

En la ciudad de Van, con rico patrimonio histórico, situada en las orillas de un lago rodeado de montañas nevadas, los 380.000 habitantes sintieron fuertemente el movimiento telúrico.

publicidad

Varios estudiantes de la universidad de la ciudad se dan por desaparecidos.

Dos violentos sismos en las regiones industrializadas del noroeste de Turquía causaron alrededor de 20.000 muertos en 1999.

En 1976, un terremoto causó más de 3,800 muertos en la provincia de Van.

El primer ministro Recep Tayyip Erdogan, que inspeccionaba el área el domingo por la noche, dijo que "casi" todas las viviendas de adobe de las aldeas se habían desplomado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad