publicidad

Los duros testimonios de las víctimas del atentado de Boston en segundo día de juicio

Los duros testimonios de las víctimas del atentado de Boston en segundo día de juicio

El juez decidió escuchar los desgarradores testimonios de los supervivientes del ataque al maratón de Boston.

Los supervivientes del  atentado con bombas ocurrido en el maratón de Boston de 2013, donde tres personas murieron y otras 260 sufrieron heridas, ofrecieron este jueves duros y conmovedores testimonios durante la segunda jornada del juicio que busca establecer las responsabilidades del ataque. 

Dzhokhar Tsarnaev, que junto con su fallecido hermano, Tamerlan, perpetró el atentado con bomba, escuchó en el tribunal las descripciones de los momentos posteriores a las explosiones y de las heridas de boca de los propios supervivientes, informa la agencia Efe.

Dzhokhar Tsarnaev reconoce culpabilidad de atentados en Boston Univision

Uno de los testimonios más tristes de lo que ocurrió aquella mañana del 15 de abril de 2013 fue el de la agente de policía Lauren Woods, quien se encontraba en un edificio cercano a la línea de meta cuando ocurrió la explosión y socorrió a algunos los heridos; entre ellas, a la estudiante china Lu Lingzi, que falleció poco después.

La agente, que encontró a Lu en el lugar de la segunda explosión con gravísimas heridas en el torso y las piernas, relató cómo la joven de 23 años temblaba, vomitaba y su vista se perdía por las convulsiones.

Woods intentó contener las hemorragias de Lu, la llamaba por su nombre y y le practicó un masaje cardiorrespiratorio, pero la chica perdió la consciencia y murió.

publicidad

Alan Hern, otra de las supervivientes, asistió a la maratón con su hija de 10 años y su hijo de 11. Durante su turno en el estrado, Hern recordó cómo después de la segunda explosión encontró a su hijo cubierto de hollín y con una gran herida en la pierna izquierda ocasionada por la metralla, muy cerca del lugar donde falleció Martin Richard, de 8 años.

La defensa de Tsarnaev hizo esfuerzos para que el juez rechazara escuchar los testimonios de los supervivientes en éste, el segundo día juicio, argumentando que este tipo de narraciones deben retrarsarse hasta la segunda fase del proceso en casos donde se debate aplicar la pena de muerte.

La defensa de Tsarnaev reconoció el miércoles que su cliente colocó la segunda bomba en la línea de meta.

La estrategia de la defensa es presentar a Dzhokhar como una persona influenciada por su hermano mayor, Tamerlán, quien falleció varios después del atentado en medio de una persecución policial, en la que también murió un agente de seguridad del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

 

Comienza el juicio contra Johar Tsarnaev, acusado del atentado del Maratón de Boston Univision

Sus palabras

La jornada de hoy contó además con el testimonio de Jeff Bauman, quien recordó haberse cruzado con Tamerlán poco antes de la primera explosión en la que perdió ambas piernas. 

"Yo pensé que era extraño", dijo Bauman ante el tribunal federal. Luego recordó las advertencias en los aeropuertos sobre los equipajes abandonados. "Dos segundos más tarde vi un relámpago, escuché tres 'bum' y me encontré en el suelo", agregó.

Poco después del estallido, descubrió sus piernas completamente destrozadas. "Podía ver mis huesos, mi carne saliendo", describió. En el suelo, escuchó la segunda explosión: "Pensé, estamos siendo atacados".

Una vez en su cama del hospital, Bauman describió al sospechoso mediante notas entregadas a agentes de la policía federal (FBI). Dijo que era blanco, grande, fuerte, con un gorro negro "colocado muy abajo", gafas de sol y una chaqueta con capucha, lo cual ayudó al FBI a elaborar un retrato robot.

Cuando vio en la televisión la imagen de uno de los dos sospechosos, grabada por una cámara de vigilancia, no tuvo dudas. "Yo decía: es el chico que vi, es él", recordó.

Bauman se presentó este jueves ante el tribunal en pantalones cortos, a pesar del temporal invernal. Con sus prótesis muy visibles, explicó que todavía tiene problemas para usar pantalones sobre las rodillas mecánicas.

Tsarnaev, vestido con una chaqueta marrón y una camisa verde, una barba corta que se dejó crecer en prisión, no mostró ninguna reacción al testimonio de Bauman, evitando mirarlo.

Un policía de Boston, Frank Chiola, también dijo en ante el tribunal federal de Boston cómo intentó reanimar a una de las tres personas fallecidas en los atentados, una mujer de 29 años, Krystle Campbell.

"El humo salía de su boca", dijo, haciendo esfuerzos por contar lo que vio. "La talla pequeña de su cuerpo, es duro describir, la mutilación completa", relató.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad