null: nullpx
Congreso de EE.UU

Los mensajes de violencia de extremistas prevalecen tras el asalto al Capitolio y a días de la toma de posesión de Biden

El asalto al Capitolio se fraguó en foros, webs y plataformas online, instigado por el propio presidente. Lo peor es que la amenaza no ha acabado y observadores de la situación advierten que los llamados a la violencia no han hecho más que intensificarse en lo que podría ser una amenaza para la toma de posesión de Biden.
9 Ene 2021 – 02:48 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Chats, foros y redes sociales son el punto de contacto de grupos extremistas que no aceptan el resultado electoral y quieren más violencia para un país profundamente afectado por los hechos sin precedentes del pasado miércoles en los que cinco personas perdieron la vida.

Fue en estos espacios donde se fraguó la toma violenta del Capitolio estadounidense, pues desde días previos, en ellos se cocinaba un llamado a la violencia radical, a la guerra civil, a matar a legisladores y a violar la ley.

"Trump o la guerra. Hoy. Así de simple".
"Si no sabes cómo disparar: necesitas aprender. AHORA".
"Asaltaremos los edificios gubernamentales, mataremos policías, mataremos guardias de seguridad, mataremos a empleados y agentes federales y exigiremos un recuento".


Estos fueron algunos de los mensajes que se intercambiaron en páginas y foros de extrema derecha previo a los incidentes del Congreso. Expertos en seguridad pública señalan que de haber sido correctamente monitoreadas y atendidas se habría podido predecir y evitar lo que ocurrió en el Congreso, que ha conmocionado al mundo entero y dañado la imagen de la democracia estadounidense.

Entre estas páginas está Parler, una plataforma similar a Twitter y con mínima moderación de contenidos así como TheDonald.win, un foro de mensajes creado tras la censura de Reddit a uno de sus grupos por promover la violencia.

Pero esto no solo ocurrió en estas páginas ‘alternativas’, en el propio Twitter se habló directamente de violencia y durante los cinco días previos a los hechos del Capitolio hubo 1,480 publicaciones en esa plataforma de cuentas relacionadas con el sitio que promueve teorías conspirativas QAnon que empleaban directamente “términos de violencia” sobre el Congreso de EEUU, según un informe de Advance Democracy, una organización no partidista y sin fines de lucro que realiza investigaciones de interés público.

Lo peor es que la amenaza no acaba con el arresto de varios participantes de este asalto sin precedentes y los expertos advierten que los llamados a la violencia no han hecho más que intensificarse, en lo que podría ser una seria amenaza para la toma de posesión de Biden, el próximo 20 de enero.

"¡Trump prestará juramento para un segundo mandato el 20 de enero!", dijo un usuario en el foro TheDonald.win este jueves, el día después del asalto. "No debemos dejar que los comunistas ganen. Incluso si tenemos que quemar DC hasta los cimientos. ¡¡Mañana recuperamos DC y recuperamos nuestro país!!", añadió.

“El movimiento no ha terminado; ¡solo está comenzando! Simplemente, ahora estamos más optimizados en lo que respecta al personal”, escribió otro en la misma plataforma.


"Estamos viendo... charlas de estos supremacistas blancos, de estos extremistas de extrema derecha, que se sienten envalentonados en este momento", dijo Jonathan Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación, citado por CNN. "Esperamos plenamente que esta violencia pueda empeorar antes de mejorar".

Por este motivo, Greenblatt aplaudió la decisión de Twitter de bloquear las cuentas del presidente. “Un final apropiado para un legado de odio e insultos. El presidente Trump incitó los violentos disturbios en el Capitolio utilizando las redes sociales y pagó el precio”, escribió el experto en esa red social.

Preocupaciones por el día inaugural

Al igual que con cualquier toma de posesión, la de Joe Biden el 20 de enero ha sido declarada un "evento especial de seguridad nacional", lo cual le otorga el más alto nivel de preparación en seguridad, con el despliegue de varias agencias federales y el Servicio Secreto.

Pero ante los ataques al Capitolio el pasado 6 de enero y la actitud del presidente Trump, que además, ha asegurado que no asistirá a la inauguración, el evento se convierte en todo un reto para la seguridad, ya que a él asisten no solo miembros de la nueva administración si no también expresidentes, congresistas, jueces de la Corte Suprema y otras importantes figuras de la vida política e institucional del país y acciones violentas por parte de los seguidores del presidente parecen cada vez más probables.

"Si bien el público en general estaba horrorizado por lo que sucedió (el miércoles) en el Capitolio, en ciertos rincones de este tipo de conversación de derechas, lo que sucedió… se ve como un éxito", dijo a CNN John Scott-Railton, investigador principal del Citizen Lab, un grupo de la Universidad de Toronto que supervisa la ciberseguridad.

En la plataforma Parler y otros sitios, ya ha habido numerosos comentarios sobre presuntos planes futuros de ataques similares, algunos en referencia a la ceremonia de toma de posesión de Biden.

Preparativos y medidas tomadas

Como medida de precaución ante la fatídica experiencia del pasado día 6, en Washington DC se ha declarado un estado de emergencia que se prolongará al menos hasta el día siguiente de la toma de posesión. Según la alcaldesa Muriel Bowser, más de 6,200 miembros de la Guardia Nacional estarán en la ciudad este fin de semana.

Además, desde el día siguiente de los hechos del Capitolio, se está erigiendo una cerca “no escalable” de 7 pies de altura en un gran perímetro alrededor del Capitolio, que permanecerá allí durante al menos 30 días.

"Tendrá que haber revisiones importantes de lo que sucedió y cambios realizados en términos de reforzar la seguridad", dijo a CBS News la senadora demócrata Amy Klobuchar, que forma parte del comité conjunto del Congreso que supervisa las ceremonias de inauguración.

Tras los episodios del miércoles, el jefe de policía del Capitolio y el sargento de armas del Senado presentaron su dimisión.

El “legado del 6 de enero”

Emerson Brooking, miembro del Digital Forensic Research Lab de Washington DC dijo al medio The Hill que es poco probable que se repita un ataque similar, a gran escala, para el día inaugural, ya que muchos partidarios de Trump han quedado un poco “desconcertados por la reacción del público” a los sucesos violentos del Capitolio, por lo cual sería más difícil organizarse. Además, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) está siguiendo de cerca a muchos de los participantes y varios han sido arrestados. La capital estará blindada también para ese día.

Sin embargo, para Brooking, la mayor preocupación es “el legado del 6 de enero” y cómo esas imágenes de una turba frenética tomando el Congreso de EEUU de forma violenta pueden convertirse en un símbolo de lucha y una herramienta de reclutamiento en los múltiples canales de la ultraderecha.

"No se puede pedir un mejor cartel de reclutamiento para las futuras generaciones de extremistas de derecha", dijo Brooking. “Creo que vamos a ver esas imágenes una y otra vez, y pienso muy rápidamente en la romantización de este ataque. Y vamos a lidiar con esas consecuencias durante muchos años".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés