Patrocinios

Espinaca congelada: tu nueva aliada gourmet

Aunque no lo creas, puedes preparar platos exquisitos con espinacas congeladas. Inspírate en estas ideas y sorprende a tu familia con tus creaciones.
20 Nov 2014 – 3:54 PM EST

Texto: Liz Sobol

Es un hecho: no a todos les gusta la espinaca. Pero tú sabes que es súper nutritiva y quisieras poder incluirla más a menudo en el menú. Aquí van 10 ideas para preparar deliciosos platillos saludables con espinaca ¡congelada!

1)   Inclúyela en tu omelette de huevo. Una vez descongelada la espinaca y prensada en seco, inclúyela en tu tortilla de huevos para el desayuno. Con muy poco, harás una gran diferencia.

2)   Mézclala en una sopa o estofado. Prácticamente cualquier sopa o estofado puede beneficiarse con el aporte de un poco de espinaca. La buena noticia es que no necesitas descongelarla: solo agrega unos trozos en la preparación caliente y verás lo bien que queda.

3)   Combínala con la pasta. Ya que las espinacas congeladas están blanqueadas, una vez que están descongeladas y secas, no aguarán la pasta como sus pares frescas.

4)   Adorna tus pizzas. Pon un puñado de espinacas descongeladas sobre tu pizza casera de mozzarella, y complétala con una buena cantidad de pimiento rojo.

5)   Prepáralas para un acompañamiento. Es simple, rápido y nutritivo: mezcla la espinaca cocida, con un poco de aceite de oliva y jugo de limón.

6)   Aprovecha hasta la última gota. Una buena idea es utilizar el líquido excedente de la cocción de las espinacas, repleto de vitaminas, para una sopa o un batido proteico.

7)   Saltéala con tocino y queso. Una vez cocida, pon la espinaca en una sartén o wok con tocino y un queso duro (pecorino o parmesano, por ejemplo). También puedes probar saltearla con hongos, ajo asado, o pimiento rojo o amarillo.

8)   Échale crema. Es la mejor forma de transformar espinacas congeladas en una comida deliciosa. Para esto, deberás picarlas y cocinarlas en una olla con crema, mantequilla y nuez moscada, hasta que la crema se reduzca. Emplea yogur descremado y aceite de oliva para una versión light.

9)   Súmala a tu plato de vegetales. Cocina las espinacas y añádelas a un puré de patatas o a una ensalada de zanahorias asadas.

10) Inclúyela en una comida étnica. Puedes cocinar a fuego lento las espinacas con lentejas, jengibre y especias, para darle un giro indio a tu menú cotidiano.

Tip: después de descongelar la espinaca, escúrrela con un procesador manual de patatas y estarán listas para formar parte de tus preparaciones.

Si necesitabas inspiración, te dimos unas cuantas alternativas para darle un giro verde a tu menú cotidiano esta temporada. ¡ Bon appétit!