null: nullpx

Gobierno de Biden anuncia cambios para restaurar la política de asilo en la frontera

Las nuevas directrices serán anunciadas el 19 de febrero. Mientras tanto, la Casa Blanca pide a los inmigrantes que "no hagan nada" y que esperen instrucciones. También advierte que dará prioridad a quienes permanecen bajo el programa MPP y que los nuevos migrantes no serán recibidos en la frontera.
12 Feb 2021 – 05:58 AM EST
Comparte
Cargando Video...

“Espere”, “no venga”, “vamos a anunciar el proceso”. Con estos tres mensajes el gobierno de Joe Biden anunció este jueves los cambios que planea para restaurar la política de asilo en la frontera y revertir el Programa de Protección al Migrante (MPP), activado por el exgobierno de Donald Trump en enero de 2019 bajo el amparo de su política de tolerancia cero.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a cargo de la nueva política migratoria en la frontera, dijeron que en breve el gobierno anunciará la Fase 1 dirigida a la restauración del debido proceso, que se encuentra afectado por un sinnúmero de medidas adoptadas por Trump a golpe de órdenes ejecutivas y memorandos desde inicios de su gobierno en enero de 2017.

La Casa Blanca estima que unos 25,000 migrantes clasificados bajo el MPP se encuentran en estos momentos en territorio mexicano esperando acudir ante un juez de inmigración, quien resolverá sus pedidos de asilo en la frontera.

El protocolo, anunciado en respuesta a la negativa de México de declararse Tercer País Seguro e impedir que inmigrantes procedentes de otros países lleguen a la frontera estadounidense para pedir asilo, ha afectado a unas 65,000 personas desde que fue implementado, de acuerdo con datos del DHS.

Una vez el migrante se presenta por un puerto de entrada autorizado en la frontera y pide asilo, es procesado. Pero en vez de permanecer en territorio estadounidense como señala el debido proceso, era enviado a México a esperar su cita ante un juez en un tribunal ubicado en territorio estadounidense.

El nuevo sistema

La nueva política fronteriza se enfocará en atender primero a los cerca de 25,000 migrantes inscritos bajo el MPP que aguardan por la resolución de sus casos de asilo en territorio mexicano.

“Se pide que por ahora no tomen ninguna acción. Esperen instrucciones”, resaltó la comisión encargada de la implementación del nuevo protocolo.

Las recomendaciones agregan que quienes no sean elegibles en estos momentos y no aguardan por su cita ante un juez de inmigración, “tienen que esperar lo que deben hacer”. Y agregan que “no viaje nadie nuevo a la frontera, porque las autoridades federales no atenderán a nadie, solo a los que están aguardando bajo el MPP”.

La fase 1 señala que “se comenzará con los casos activos porque esos son más fáciles de manejar”, pero antes una comisión de trabajo, con la ayuda del Gobierno de México y de organizaciones internacionales, “van a identificar los casos más vulnerables y de aquellas personas que llevan más tiempo esperando por la resolución de sus pedidos de asilo”.

Detalles del plan

La comisión encargada de poner en funcionamiento el plan explicó además que, una vez se anuncie el nuevo protocolo, solo serán habilitados dos puertos fronterizos para procesar a las personas bajo el MPP que aguardan su día en corte. No se habilitará toda la frontera.

Las nuevas restricciones de acceso responden a medidas de seguridad sanitaria adoptadas por el gobierno federal en la batalla para evitar la propagación del coronavirus. “Debemos mantener la seguridad por la pandemia, asegurar las protecciones de covid-19 y la disponibilidad de equipos de protección personal, tanto para el personal que atenderá a los inmigrantes en el proceso como para los peticionarios de asilo”, indicaron.

El plan de Biden también señala que las autoridades de inmigración “tratarán de procesar a la gente lo más rápido que se pueda, no habrá cambio de estatus en la frontera” y reiteraron que en estos momentos “la frontera no está abierta”.

“Se atenderá solo a los migrantes inscritos bajo el MPP o quienes están esperando y tienen una fecha de cita ante un juez de inmigración”, apuntaron.

Precisaron además que una vez se oficialice el plan se comenzará con el trabajo de “identificar a las personas que necesitan ser procesadas con mayor urgencia, asegurar los protocolos de covid, establecer lugares de residencia para los que entren, coordinar su transporte. Todo eso se hará con ayuda de organizaciones internacionales”.

El gobierno anticipó que las personas que sean procesadas y que están registradas en el MPP, una vez ingresen, no serán detenidas y no serán juzgadas en la frontera, pero el DHS seguirá un estricto protocolo para asegurar que las personas asistan a sus citas ante la corte de inmigración hasta que concluyan sus casos de asilo.

Hay que prepararse

Abogados consultados por Univision Noticias dijeron que el anuncio hecho por el gobierno de Biden “es un buen presagio” y alentaron a los inmigrantes que aguardan en México y sus familiares en Estados Unidos “a que preparen toda la información sobre los nuevos protocolos y las evidencias que los jueces les pedirán durante sus juicios de deportación donde pedirán asilo”.

“Nadie puede decir que tiene ganado su caso de asilo, esa es la primera premisa”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California).

“No existe ninguna garantía de que le aprobarán el caso. Lo que está haciendo el gobierno es darle el derecho de pelear el asilo en un lugar donde no corren riesgo de violencia y respetando sus derechos humanos”, agregó.

Bajo el MPP el gobierno de Trump obligó a miles de migrantes a esperar en zonas o ciudades consideradas como las más peligrosas del mundo, según evaluaciones de organismos internacionales de derechos humanos.

“También es parte del cumplimiento de una promesa de campaña que, a su vez, protege el respeto al cumplimiento del Acuerdo Judicial Flores de 1997 y de la Ley de Prevención de Tráfico Humano de 2008 (TVPRA)”, indicó.

El primero garantiza el respeto al debido proceso y prohíbe al gobierno privar de libertad a menores de edad; el segundo prohíbe la deportación de menores y exige que sea un juez de inmigración quien decida el futuro de un inmigrante que llega en busca de asilo.

Poderes extraordinarios

En cuanto a la agilización de los procesos, Gálvez mencionó que el gobierno deberá trabajar con el problema del gigantesco atasco en la Corte de Inmigración, que a finales de enero acumulaba casi 1.3 millones de casos y unos 500 jueces.

“También hará falta que el Departamento de Justicia restituya la discrecionalidad de los jueces de inmigración y el gobierno retire los poderes extraordinarios que durante Trump se le otorgó a los agentes de inmigración”, indicó.

A la pregunta respecto a qué hacer mientras se publica la fase 1 del nuevo protocolo, Gálvez dijo que “seguir las instrucciones del gobierno al pie de la letra". Y que una vez se ponga en funcionamiento el nuevo sistema, "por nada falte a sus citas porque perderá su derecho de permanencia en Estados Unidos".

Para Jaime Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas (Texas), “el nuevo programa pondrá fin a un sistema terrible para dar paso a otro que no es perfecto, pero se trata de un buen comienzo”.

En cuanto a la cola en la corte de inmigración, Barrón dijo que “solo se le pondrá fin con mayor discrecionalidad y duplicando el número de jueces”.

El pasado 2 de febrero, cuando Biden firmó una orden sobre la creación de un marco regional para tratar la crisis en la frontera, advirtió que el problema “no se transformará de la noche al mañana debido, en gran parte, al daño causado durante los últimos cuatro años”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés