null: nullpx

Corte revive petición de asilo basada en lazos familiares de una mujer amenazada por 'Los Zetas'

Por unanimidad, un panel de jueces rechazó los veredictos emitidos por un juez de inmigración y la Junta de Apelaciones de Inmnigración y regresó el expediente para que vuelva a ser revisado y se tome en cuenta el veredicto.
11 Feb 2021 – 02:43 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Un panel de jueces de la Corte de Apelaciones del 4º Circuito revivió una solicitud de asilo presentada por una inmigrante guatemalteca cuyo caso había sido negado por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA). La mujer argumenta que fue amenazada por integrantes de Los Zetas' (un cártel de drogas) debido a lazos familiares.

La decisión unánime (3-0) del panel dictaminó que Anita Elizabeth Argueta Díaz de Gómez, una inmigrante guatemalteca, demostró suficientemente que la relación con su familia era una de las razones principales por las que fue perseguida por la banda de narcotraficantes en el departamento (provincia) donde vive.

“Díaz de Gómez afirma que recibió repetidas amenazas de muerte de una pandilla en Guatemala después de que ella y su familia presenciaran un asesinato masivo a manos de pandilleros. La familia fue extorsionada por los miembros del grupo criminal y otras demandas”, se lee en la sentencia de 14 páginas emitida por el panel.

Los primeros fallos

El documento judicial indica que el juez de inmigración que tuvo a su cargo resolver el pedido de asilo de la inmigrante guatemalteca había determinado que “su argumento era creíble” y había “corroboró sus afirmaciones”.

No obstante, agrega, tanto el juez como la BIA “concluyeron que Díaz de Gómez no había establecido que la persecución que sufrió se debiera a sus lazos familiares”. Y que la Junta equivocadamente también sostuvo que Díaz de Gómez “no había demostrado que el gobierno guatemalteco no pudo o no quiso protegerla de este daño”.

Tras rechazar los argumentos adicionales, la BIA desestimó la apelación presentada por la inmigrante.

Rechazan sentencias

Por unanimidad, el panel de jueces de la Corte de Apelaciones del 4º Circuito dijo que “rechazamos la visión ‘excesivamente estrecha’ de la Junta y concluimos que Díaz de Gómez estableció que sus lazos familiares eran una razón central de su persecución”.

“También sostenemos que el expediente establece de manera concluyente que el gobierno guatemalteco no pudo o no quiso controlar a quienes perseguían a Díaz de Gómez”, añade el fallo.

Los integrantes del panel concluyeron que “otorgaban la petición de revisión” presentada por la mujer y reenvió el caso para que la BIA lo “reconsidere”.

“EL dictamen del panel abre la puerta para que estas personas, que son perseguidas por el hecho de estar vinculadas con familiares que son amenazados por pandillas, sean considerados sus argumentos cuando piden asilo en Estados Unidos”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami (Florida).

“Ahora la BIA deberá revisar el caso y volver a emitir un veredicto. Esto es importante porque los argumentos presentados por Díaz de Gómez han sido considerados válidos por la totalidad de integrantes del panel”.

Quién es Díaz de Gómez

La guatemalteca Anita Elizabeth Argueta Díaz de Gómez tiene un título universitario y trabajó como maestra en una escuela primaria en Guatemala durante al menos ocho años antes de huir de su país en busca de asilo en Estados Unidos, en 2015.

Poco después de ingresar al país presentó una petición de asilo
así como las solicitudes de retención de deportación y protección bajo el amparo de la Convención Contra la Tortura (CAT).

De acuerdo con documentos judiciales, la inmigrante recibió amenazas de muerte a partir de 2008. En noviembre de 2009 Díaz de Gómez, su esposo y otros miembros de la familia presenciaron un asesinato masivo llevado a cabo por los Zetas, una pandilla mexicana de narcotraficantes que opera en Guatemala.

“Cuando la familia se detuvo al costado de una carretera después de escuchar disparos, los pandilleros amenazaron con matar a Díaz de Gómez y a su esposo si denunciaban lo que habían visto”, indica el relato de la corte. “Unas semanas después, los miembros de Los Zetas comenzaron a exigir que el esposo de Díaz de Gómez trabaje para la pandilla, amenazando con matarlo si Ella se negaba. Luego de que aumentaron las amenazas, el esposo de Díaz de Gómez huyó a Estados Unidos en 2010”.

Las amenazas siguieron

La mujer permaneció en Guatemala para continuar su trabajo
como maestra. Pero en ese mismo período de tiempo la banda de delincuentes buscó reclutar al hermano de Díaz de Gómez y amenazó con matarlo a él y a su familia si no aceptaba.

“En abril de 2015 los Zetas provocaron que una motocicleta chocara con un caballo en el que se movilizaban Díaz de Gómez y un hermano. Tras la colisión la pandilla la secuestró al hombre, lo golpeó severamente y le cortó un pedazo de la lengua.

En julio de 2015 el hermano fue asesinado por el grupo criminal por negarse a sus esfuerzos de reclutamiento. Los padres de la maestra también fueron amenazados de muerte.

En 2015, durante una ida al cementerio para visitar los restos de su hermano, Díaz de Gómez volvió a ser amenazada de muerte si no aceptaba traficar droga para la pandilla, situación que motivó su huida a Estados Unidos en busca de asilo.

Los errores

De acuerdo con la sentencia emitida por el panel de jueces del 4º Circuito, tanto el juez de inmigración como la BIA, equivocadamente concluyeron que “el daño que ella sufrió no se debió a ningún motivo protegido legalmente y que el gobierno (de Guatemala) pudo y estaba dispuesto a protegerla”.

El panel escribió además que “Díaz de Gómez afirma que la Junta incurrió en error al concluir que ella no estaba perseguida por su pertenencia al grupo social particular que consiste en su familia”. Y que, aunque los Zetas generalmente buscaron reclutarla y extorsionarla a ella y a miembros de su familia, sostiene que su relación con su hermano, esposo y padres “fue al menos una de las razones principales de la persecución que sufrió”.

La inmigrante también alega que la secuencia de eventos que precedieron a su decisión de salir de Guatemala, y el hecho de que los Zetas la amenazaron explícitamente con hacerle daño si los miembros de su familia no accedían a las demandas de la pandilla, y la falta de respuesta de las fuerzas del orden público, fueron los motivos por los cuales se vio forzada a huir en busca de asilo.

La corte de Apelaciones concluyó que los argumentos de Díaz de Gómez tienen fundamento, demuestran persecución en el pasado y tiene derecho a la presunción de un temor fundado de persecución futura.

“Llegamos a la conclusión de que la Junta se equivocó al sostener que Díaz de Gómez no estableció haber sufrido persecución en el pasado debido a sus vínculos con su núcleo familiar y que el gobierno podía y estaba dispuesto a protegerla”. Por tanto, “enviamos el caso para más consideración para que Díaz de Gómez reciba el beneficio de la presunción de que tiene un temor fundado de persecución futura si regresa a Guatemala”, concluye el fallo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés