null: nullpx

Trump envía a Pence y Nielsen como emisarios a Centroamérica para que expliquen la política de 'tolerancia cero'

El vicepresidente Mike Pence y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, encabezan una misión de control de daños tras las críticas por la separación de familias en la frontera. Este jueves se reúnen en Guatemala con los presidentes de los tres países de América Central más afectados por esta crisis migratoria en la frontera sur de Estados Unidos.
28 Jun 2018 – 4:30 AM EDT

CIUDAD DE GUATEMALA.- Después de que imágenes y grabaciones de audio de niños migrantes confinados en jaulas metálicas tras haber sido separados de sus padres en la frontera desataron una protesta internacional, la administración Trump parece haberse activado a tope en modo de control de daños.

La crisis que generó la aplicación estricta de la política de inmigración de 'tolerancia cero', con la que más de 2,300 niños fueron separados de sus familiares al llegar a la frontera sur del país, ha provocado protestas inusualmente fuertes de los gobiernos de América Central.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras llegó a calificarlo de "inhumano".

La situación ha obligado a que el vicepresidente Mike Pence y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, viajen este jueves a Ciudad de Guatemala para sostener una reunión multilateral en el palacio de gobierno con los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras, los países conocidos colectivamente como el Triángulo Norte.

La Casa Blanca ha publicado pocos detalles sobre la cita organizada apresuradamente, y funcionarios de los gobiernos en la región consultados por Univision Noticias también confesaron no tener muy clara la agenda.

La política de 'tolerancia cero' ha creado una confusión generalizada sobre la política fronteriza del gobierno de EEUU. Trump firmó una orden ejecutiva la semana pasada con el objetivo de poner fin a la separación familiar. Sin embargo, no está claro cómo y cuándo se reunirán las familias.

La ministra de Asuntos Exteriores de Honduras, María Agüero, dijo en un comunicado que en la reunión se discutiría la seguridad y la creación de empleo, así como la migración. Explicó que la reunión fue organizada a pedido del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, durante una reciente visita a Washington.

Con respecto a la migración, reiteró la preocupación de Honduras por sus ciudadanos. "Hemos visto cómo la orden ejecutiva ha sido una solución temporal a esta situación", dijo, y que Honduras buscaba el debido proceso acelerado para garantizar la reunificación familiar en el menor tiempo posible.

Este miércoles, un juez federal de California prohibió la práctica de separar a los menores de sus padres y ordenó al gobierno reunificar a las familias en un plazo máximo de 30 días.

Mientras tanto, un debate en el Congreso sobre un plan integral de reforma migratoria fracasó una vez más esta semana para llegar a una solución más amplia que incluya otros temas como fondos para el muro fronterizo del presidente Donald Trump y los 780,000 jóvenes "Dreamers" que fueron traídos a los Estados Unidos. como niños.

Los líderes de El Salvador y Honduras también están decepcionados por la cancelación por parte de Trump del Estatus de Protección Temporal (TPS), una visa especial que ofrece protección temporal contra la deportación de 250,000 inmigrantes indocumentados debido a desastres naturales en esos países. Precisamente, este martes una corte de San Francisco dio luz verde a una demanda interpuesta contra la decisión de cancelar el TPS a inmigrantes de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán.


'Buen policía, mal policía'

"El vicepresidente Pence se ha convertido en el 'buen policía' razonable para los líderes latinoamericanos, en comparación con los tuits agresivos del 'policía malo' el presidente Trump", dijo John Feeley, ex embajador de Estados Unidos en Panamá, que renunció este año en desacuerdo con las políticas de Trump.

Se espera que la reunión del jueves sea amigable de cara a las cámaras de televisión y los fotógrafos, pero a puertas cerradas es poco probable que Pence ofrezca concesiones. De hecho, bien podría ser él quien se queje -con alguna justificación- y haga preguntas sobre por qué tantos centroamericanos siguen abandonando sus países en números tan dramáticos, arriesgando sus vidas para llegar a Estados Unidos.

"Pence nunca se apartará de la línea política del presidente y es capaz de entregar mensajes duros", dijo Feeley y señaló que durante la primera parada de una gira latinoamericana el martes, Pence recomendó a los centroamericanos que pensaban emigrar a Estados Unidos: "Si no puedes venir legalmente, no vengas en absoluto".

Cambio de planes

No obstante, los críticos reconocen que están contentos de que la administración Trump parezca estar dispuesta a discutir el problema. La agenda de Pence ha previsto una escala en Guatemala de camino de regreso a Washington, luego de una visita a Sudamérica, con el propósito de reunirse con los sobrevivientes de la erupción del volcán de Fuego, que causó la muerte de mas de 100 personas a principios de este mes.

La Casa Blanca anunció un cambio de última hora en su agenda el martes a raíz de la crisis de separación familiar en la frontera.

Las reuniones de Pence en Brasil y Ecuador incluyeron una discusión sobre otra crisis humanitaria en Venezuela, que incluye ofertas de una mayor ayuda financiera de Estados Unidos para atender los problemas de migración en los países vecinos.

Algunos observadores lo consideran irónico si se tiene en cuenta la actitud de la administración Trump frente a las solicitudes de asilo en América Central. "Cuando un venezolano dice tener miedo de estar en su país, las autoridades estadounidenses lo creen porque hay un gobierno abiertamente represivo", explicó Adam Isacson, analista latinoamericano de políticas de seguridad para WOLA, la Oficina de Washington para América Latina, con sede en Washington DC, que señaló que Venezuela es, por mucho, el país número uno para las solicitudes de asilo de Estados Unidos.

"Cuando un centroamericano reclama temor, las autoridades estadounidenses piensan que es un migrante económico que 'estafa' y explota 'los vacíos legales".

Guerra y paz

Si bien el aumento de migrantes en la frontera es innegable, no es un problema nuevo. Expertos de Latinoamérica señalan que los gobiernos de Estados Unidos han tratado la migración centroamericana durante décadas; desde que la región quedó atrapada en la Guerra Fría en la década de 1980, lo que provocó guerras civiles que retrasaron las economías de los que ya eran algunos de los países más pobres del mundo.

Trágicamente, cuando se firmó un histórico acuerdo de paz de 1987, en la ciudad de Guatemala, la región nunca se recuperó adecuadamente. En cambio, se vio envuelto por un nuevo conjunto de problemas: pandillas alimentadas por una ola de deportados de las cárceles de Estados Unidos, así como tráfico de drogas y corrupción política.

En 2015, el último año para el cual hay datos disponibles, hasta 3.4 millones de personas nacidas en El Salvador, Guatemala y Honduras vivían en Estados Unidos, más del doble de los estimados 1.5 millones de personas en el 2000, según WOLA. Alrededor del 55% de ellos no estaban documentados.

La administración de Trump culpa de la crisis a migrantes oportunistas y contrabandistas de personas (los llamados 'coyotes'), así como a la aplicación poco estricta de las leyes de inmigración en Centroamérica y México.

Durante su próxima visita, Pence y Nielsen "deberían enfocarse en las causas fundamentales de la migración, incluida la violencia y la corrupción que socavan las perspectivas de que las personas vivan de manera segura en sus hogares", dijo Adriana Beltrán, directora de Seguridad Ciudadana de WOLA.

Recientes gobiernos guatemaltecos se han enfrentado a una serie de escándalos de corrupción y al actual presidente Jimmy Morales en investigación por fondos ilegales de campaña. El presidente hondureño Juan Orlando Hernández ganó recientemente una muy controvertida reelección que desencadenó protestas callejeras masivas. Y en El Salvador, un juez ordenó este mes el arresto de 17 personas, incluido un ministro del gabinete, por su presunta participación en una estafa de corrupción liderada supuestamente por el expresidente Mauricio Funes.


"Muchas familias en América Central están tomando la desesperada decisión de migrar porque enfrentan mayores peligros al quedarse en casa que al irse", agregó Beltrán. "Reprimir la migración desde los países del Triángulo del Norte requerirá algo más que advertencias y demandas para que los líderes de cada país hagan más estricto el control de sus fronteras o repriman a los contrabandistas".

En cambio, para abordar los problemas profundamente arraigados de la región, Estados Unidos necesita trabajar en estrecha colaboración con los países centroamericanos "para abordar los niveles endémicos de violencia, corrupción, impunidad e instituciones débiles que están agotando la capacidad del Estado de brindar seguridad y servicios básicos para sus ciudadanos, lo que impulsa a las personas a emigrar ", dijo Beltrán.

Aunque la violencia se ha reducido, con considerable asistencia Washington, en los últimos años los expertos dicen que las tasas de asesinatos en El Salvador, Honduras y Guatemala continúan estando entre las más altas del mundo. También tienen un muy alto índice de corrupción anual por Transparency International.

WOLA y otros señalan que Trump ha reducido el presupuesto de asistencia extranjera a Centroamérica para abordar la falta de un estado de derecho, los carteles de la droga y la violencia en el Triángulo Norte.

En su último pedido de presupuesto, la administración de Trump solicitó un aumento general del 22% del presupuesto del Departamento de Seguridad Nacional en comparación con 2017, junto con un recorte del 36% en las operaciones extranjeras de ayuda a América Latina. Eso equivaldría aproximadamente al nivel más bajo de ayuda a América Latina en 23 años de monitoreo, según WOLA.

"El hecho es que el presidente Trump se opone ideológicamente a la asistencia extranjera (...) Espero ver una reversión de esta tendencia a partir del jueves", dijo Feeley.

Confusión, reencuentros y frustración: A una semana de la firma de la orden ejecutiva contra la separación de familias firmada por Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés