null: nullpx
Congreso de EE.UU

Cómo influirán las masacres de Boulder y Atlanta en las leyes sobre armas que debate el Congreso

Tras un año en el que se registró un descenso de tiroteos masivos a causa de la pandemia, el 2021 ha visto dos en menos de una semana, justo cuando en el Congreso los demócratas avanzan leyes para un mayor control de armas. Biden urge al Senado aprobarlas,
23 Mar 2021 – 12:03 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Dos horas después de que se produjera el tiroteo en un supermercado de Boulder, Colorado, que dejó 10 personas muertas, la oficina de una representante republicana de ese mismo estado envió un correo para recaudar fondos que ha sido criticado por muchos como insensible.

“Le dije a Beto (O´Rourke) ‘DIABLOS NO’ a quitarnos nuestras armas. Ahora necesitamos decírselo a Joe Biden”, dice el correo de Lauren Boebert reflejado en varios medios, quien se ha convertido en una de las principales defensoras de la Segunda Enmienda de la Constitución que consagra el derecho a portar armas.

Fue al menos una desafortunada coincidencia que el mail de Boebert se distribuyera justo mientras la policía trataba de controlar la situación. En ese momento la congresista estaba escribiendo comentarios en Twitter contra el presidente Joe Biden y su política migratoria. Tomó un par de horas antes de que ella enviara un mensaje de solidaridad con las víctimas.

La de Boulder es la segunda masacre en menos de una semana. El martes 16 de marzo un hombre mató a 8 personas en varios centros de masaje en Atlanta, 7 de ellas mujeres y de ellas, 6 de origen asiático.

Cada vez que se producen estos actos violentos se intensifican las voces de quienes exigen mayores controles para el acceso y la tenencia de armas. Mientras que defensores de su uso, como Boebert, aseguran que los demócratas aprovechan la circunstancia para, según ellos, atacar un derecho constitucional.

La advertencia que dirigía Boebert en su mail se refiere a las medidas tomadas recientemente en la Cámara de Representantes para ampliar la revisión de antecedentes antes de comprar armas de fuego, el primer avance sustancial sobre control de armas desde que los demócratas lograron el control de ambas cámaras del Congreso y la Casa Blanca.

A mediodía del martes, el presidente Biden ofreció un mensaje de condolencias a los familiares de las víctimas de la masacre, en el que pidió al Senado adoptar "medidas de sentido común" para atajar el problema de la violencia armada, incluyendo "prohibir armas de asalto y municiones de alta capacidad en este país”

“El Senado de EEUU debe inmediatamente aprobar las dos leyes que cierran huecos legales en el sistema de revisión de antecedentes. Esas son leyes que han recibido votos tanto de demócratas como de republicanos en la Cámara de Representantes. Este no debería ser un asunto partidista”

Los proyectos de ley a los que se refería Biden y que rechaza Boebert son parte de un grupo de iniciativas que la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes ha promovido en semanas recientes, incluyendo una medida para expandir los derechos electorales y apoyar la creación de sindicatos, las cuales enfrentan ahora un futuro incierto en el Senado.

Casi a la misma hora que el presidente se dirigía al país, en el Comité Juicial del Senado se registraba el mismo pulso tenso que se genera cada vez que los legisladores consideran el tema de control de armas a la luz de un nuevo hecho sangriento.

Mientras el demócrata Dick Durbin, presidente del panel, aseguraba que debía irse más allá de las oraciones por las víctimas que se ofrecen tras cada evento de este tipo y buscar "maneras constitucionales" de detener la violencia armada, el republicano Ted Cruz fustigaba el "ridículo teatro que hacemos", acusando a los demócratas de querer quitar las armas a la ciudadanía respetuosa de la ley.

Durante su campaña presidencial, Biden adoptó una propuesta ambiciosa de control de armas, tales como retomar la prohibición de las armas de asalto y un plan de desarme a cambio de dinero que había sido muy controversial.

Boulder, Atlanta... Parkland

Los ataques en Boulder y en Atlanta se producen a semanas del tercer aniversario de la matanza de Parkland, Florida. En aquel aniversario, el 14 de febrero pasado, Biden emitió un comunicado en el que reiteró su apoyo a las medidas que aprobaron los representantes.

"Hoy llamo al Congreso a adoptar reformas de sentido común en el tema de las armas, incluyendo la exigencia de revisar antecedentes de los compradores de cualquier arma, prohibiendo las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad, y eliminando la inmunidad para fabricantes de armas que voluntariamente colocan armas de guerra en nuestras calles", dijo Biden en un comunicado.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) respondió calificando al presidente como alguien "cada vez más hostil" sobre los derechos a poseer armamento.

Pero las dos propuestas de ley aprobadas recientemente por la Cámara de Representantes recibieron escaso apoyo del Partido Republicano y enfrentan un camino aún más arduo en el Senado, donde 10 republicanos tendrían que sumarse a los 50 demócratas e independientes para lograr su aprobación.

El representante demócrata Jim Clyburn, autor de uno de los proyectos de ley, sugirió que los demócratas tendrían que eliminar el requisito actual de los 60 votos para aprobar una ley, un mecanismo conocido como 'filibuster'. "Creo que es momento para que eliminemos el filibusterismo", dijo Clyburn.

Pero muchos demócratas se han pronunciado en contra de modificar las reglas del filibusterismo, incluido Biden.

Cargando Video...
Los tiroteos en Atlanta reavivan los temores de ataques racistas contra personas de origen asiático en EEUU


Los propulsores del control de armas esperan que el diagrama de fuerzas en este tema se haya movido lo suficiente como para que los republicanos estén dispuestos a propuestas que, según los propulsores, gozan de gran popularidad entre los estadounidenses.

El líder demócrata en el Senado Chuck Schumer prometió someter la propuesta de revisión de antecedentes a una votación en el pleno, y los demócratas esperan que los republicanos respondan cuando queden en una situación comprometida.

Los demócratas también están animados por el declive en la influencia de la NRA, que este año se declaró en bancarrota después de que por primera vez su gasto fuese superado en las campañas de medio término de 2018 por grupos impulsores del control de armas.

"Creo que la implosión de la NRA, el creciente apoyo entre los estadounidenses y la inevitabilidad de un mayor apoyo nos da una oportunidad que no hemos tenido antes", dijo el senador demócrata Richard Blumenthal. "Lo que ha cambiado es que ahora tenemos un presidente que puede presionar a nuestros colegas".

John Feinblatt, presidente de la organización Everytown for Gun Safety, mencionó que el triunfo en los comicios de medio término de 2018 de candidatos demócratas que se pronunciaban abiertamente a favor del control de armas demuestra que la situación está cambiando.

“Los demócratas controlan la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso. La NRA está en la situación más débil que ha estado. Es claro que las leyes para la seguridad en el tema de armas no son solamente buenas como política pública para salvar vidas, sino también son buenas electoralmente", dijo.

Loading
Cargando galería

Gran parte de la agenda de control de armas de Biden difícilmente prospere en un Senado dividido, pero algunas prioridades pueden alcanzarse reajustando recursos del gobierno federal.

Biden ha propuesto, por ejemplo, ordenar al Buró Federal de Investigaciones ( FBI por sus siglas en inglés) asegurarse de que las autoridades estatales y locales reciban una notificación si algún interesado en adquirir un arma de fuego reprueba el análisis de antecedentes. Biden también dijo que le pedirá a su fiscal general maneras más efectivas de velar por el cumplimiento de leyes relativas a las armas.

Pero el gobierno de Biden aún no ha indicado cómo el presidente planea involucrarse. La portavoz de la Casa Blanca Jen Psaki dijo que Biden espera trabajar con el Congreso "para promover prioridades, incluyendo la eliminación de inmunidad de los fabricantes de armas" y que "buscará oportunidades para involucrarse" en las negociaciones relacionadas a los proyectos de ley sobre la revisión de antecedentes de los compradores de armas de fuego.

Los demócratas enfrentan grandes obstáculos. Una encuesta Gallup determinó en noviembre que solamente 57% de los estadounidenses apoyan un control más estricto de armas de fuego, el porcentaje más bajo desde 2016. Y las ventas de armas impusieron un nuevo récord en enero, un alza sostenida desde el año pasado.

El senador republicano Pat Toomey y su colega demócrata Joe Manchin han buscado juntos durante años un punto de encuentro sobre la revisión de antecedentes.

Toomey dijo en un comunicado seguir apoyando una propuesta suscrita junto a Manchin y agregó que el “progreso solamente es posible en este tema si la medida en cuestión es específica y protege los derechos de los propietarios de armas apegados a la ley".

Los activistas esperan que un Partido Demócrata unido y con el presidente de su lado finalmente dé lugar a algún cambio.

Ese sería el cambio que podría rendir algún fruto en el esfuerzo de quienes quieren imponer más controles a la tenencia de armas. Las masacres revuelven el debate, pero está demostrado en la historia reciente del país, que no motivan lo suficiente a los congresistas para establecer los cambios que los activistas contra la violencia armada aseguran que son necesarios.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés