El gobierno contempla eliminar la violencia doméstica contra las mujeres como causa de asilo

La noticia se conoce en momentos que aumenta el flujo de inmigrantes indocumentados en la frontera sur, el gobierno despliega la Guardia Nacional en esa zona y a pocos días de la cancelación de la política de 'catch and release'.

El presidente Donald Trump está contemplando ejercer su poder ejecutivo para eliminar otro beneficio migratorio concedido por el gobierno de Barack Obama en 2009: la violencia doméstica contra las mujeres como causa de asilo en Estados Unidos.

De hacerlo, se sumaría a una lista de programas que incluye, entre otros, la eliminación de la Acción de la Acción Diferida de 20912 (DACA), la reapertura de miles de casos cerrados de deportación cerrados por jueces, aceleración de casos de deportación en los tribunales migratorios, mayor autoridad a los agentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para negar peticiones de asilo y poner fin a la política del ‘catch and release’ (capturar y liberar).

El programa, que permite obtener asilo basado en un hecho de violencia doméstica, está siendo revisado por el fiscal general Jeff Sessions, según reporta este martes el sitio Politico.

“El gobierno ha elegido este camino para cambiar la ley de inmigración con el apoyo del Congreso”, confirmó a Univision Noticias una fuente conocedora del tema que pidió el anonimato.


El primer aviso

Los temores sobre la cancelación del programa comenzaron a circular a finales de marzo, cuando se conoció que el fiscal general Sessions utilizó su poder para revertir fallos de jueces de inmigración que han frenado unos 200,000 casos de deportación en los últimos cinco años.

“Hemos escuchado que el Departamento de Justicia está trabajando en la eliminación del programa que otorga asilo a mujeres víctimas de violencia doméstica”, dijo a Univision Noticias Bárbara Hines, exprofesora del programa de leyes de la Universidad de Texas en Austin.

“El fiscal general Sessions ha tomado varios casos para emitir una decisión contraria a la decisión de la Corte de Inmigración (BIA). Eso podría tener mucho impacto, considerando que por muchos años la violencia doméstica ha sido reconocida como motivo (de asilo) no solo en la jurisprudencia de Estados Unidos, sino en muchas partes del mundo”, agregó.

Hines también dijo que “para mí es otra manera de actuar del gobierno de Trump para eliminar la inmigración legal legitima a Estados Unidos”.


El paso de Obama

En marzo de 2009, dos meses después de llegar a la Casa Blanca, Obama autorizó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que abriera sus puertas a la posibilidad de que inmigrantes que hayan sido víctimas de violencia doméstica sean aptos para pedir asilo.

La apertura se dio luego de que una mujer de origen mexicano, María Teresa Macías, pidió asilo argumentando que su pareja la golpeó innumerables veces hasta que se vio obligada a escapar para proteger su vida.

En diciembre de 2000 el Departamento de Justicia incluyó los principios para la determinación de los casos sobre asilo basados en violencia doméstica y aclaró que el género puede conformar la base de un "determinado grupo social", una de las cinco razones de persecución que las autoridades toman en cuenta al determinar si concede o rechaza un pedido de asilo.

Las otras causas son raza, religión, nacionalidad y opinión política.


El ataque de Trump

La posible cancelación del programa se da poco después de los duros ataques de Trump a una Caravana de Inmigrantes que recorrió parte de México y que la integraban cientos de centroamericanos, la mayoría de ellos niños y mujeres, que escaparon de sus países a causa de la violencia y la pobreza.

La caravana finalizó en el Distrito Federal, pero decenas de inmigrantes dijeron que continuarían el viaje al norte al tiempo que Trump movilizó tropas de la Guardia Nacional a la frontera.

Muchas de las mujeres y niños que integraron la caravana denunciaron haber sido víctimas de violencia doméstica y violaciones.

“La violación sexual es un grave problema en los países de origen de los inmigrantes que huyen en el tránsito hacia el norte “ y también en Estados Unidos”, dice Clara Long, investigadora principal para Estados Unidos de Human Right Watch (HRW).

“Dicho esto, la idea de la Caravana de Inmigrantes (que cruza la mitad de México hasta la capital) es de salvaguardar la integridad física de todos los participantes. Y el comentario del presidente sobre las violaciones más bien parece dirigido a pintar una imagen de miedo y caos”.

Bárbara Hines dijo que si el gobierno de Trump cancela el programa, “será una manera ilegal de frenar la inmigración, porque este motivo de asilo ha sido reconocido por el derecho internacional.
Tendrá un impacto serio, de eso no cabe duda”.

“Ahora, esperamos que los tribunales superiores no acepten la decisión del gobierno, pero mientras tanto, puede resultar en la deportación de muchos casos, sobre todo centroamericanos que huyen de la violencia de sus países”.

En fotos: La vida entre dos muros, la franja que solo habita la Patrulla Fronteriza en California

Loading
Cargando galería