Deportaciones

El colapso del debido proceso a niños migrantes centroamericanos preocupa a organizaciones

Miles de migrantes centroamericanos que han recibido una orden de deportación no saben que pueden apelar el fallo, e incluso interponer un recurso en caso que sean detenidos durante una redada.
27 May 2016 – 1:01 PM EDT

Patricia Magaly Véliz tiene una oportunidad para quedarse en Estados Unidos gracias a la presión que ejercen activistas en las cárceles para inmigrantes localizadas en el sur de Texas.

“Entré a Estados Unidos en julio de 2015. Vine huyendo de Guatemala por amenazas de muerte con mi hija que tenía 2 años”, dice a Univision Noticias vía teléfono desde el centro de detención Karnes City de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés). “Me arrestaron el pasado 11 de mayo en Carolina del Norte”.

Véliz es uno de los 31,994 migrantes centroamericanos, la mayoría niños, que han recibido una orden de deportación entre el 18 de julio de 2014 y el 26 de abril de 2016, de acuerdo con datos del Departamento de Justicia publicados por Univision Noticias esta semana.

“Me dijeron que el juez había emitido la orden pero no me dijeron qué tenía que hacer en ese momento, de qué se trataba, ni cuándo tenía que salir del país. Nada. Por eso me fui a Carolina del Norte para seguir buscando cómo hacer mis papeles”, cuenta Véliz.

“Estaba en mi casa con mi hija, que ahora tiene 4 años, cuando llegaron los agentes de inmigración. Me arrestaron y nos enviaron aquí a Texas. Ahora me están ayudando para ver si me liberan y puedo quedarme. Yo no puedo volver a Jutiapa, en Guatemala, porque allá nos matan”.


Fallos en el debido proceso

“El caso de Véliz no es el único, hay cientos, tal vez miles como ese”, dijo a Univision Noticias Johana De León, de la organización texana RAICES que brinda ayuda y consejo legal a decenas de migrantes centroamericanos detenidos en las cárceles de ICE.

“Hemos detectado muchos problemas, errores que se están cometiendo y que violan el debido proceso de los niños migrantes no acompañados y sus madres”, agregó la activista.

Entre las principales dificultad la activista destacó:

  • A los migrantes que deben presentarse ante un juez no les llega la carta con la citación a tiempo;
  • Las direcciones postales en la base de datos de las cortes o de ICE son incorrectas;
  • No se entregan los citatorios;
  • Los migrantes no acuden a las citas porque desconocen, no saben que tienen que hacerlo;
  • Las autoridades no informan claramente a los migrantes que deben presentarse a la cita ante un juez de inmigración;
  • Los migrantes no tienen forma de contactar a un abogado de inmigración para que los ayude;
  • Los migrantes no tienen dinero para pagar un abogado si no consiguen a tiempo un representación legal probono.

Consecuencias dramáticas

De León enfatizó que “lamentablemente no presentarse a una cita en la Corte de Inmigración significa recibir una orden de deportación en ausencia”.

La Oficina Ejecutiva de Asuntos de Inmigración del Departamento de Justicia (EOIR) dijo a Univision Noticias que entre el 18 de julio de 2014 y el 26 de abril de este año completó 51,723 (47.8% de los 108,115 casos procesados) y emitió 31,994 órdenes de deportación a menores solos y acompañados ( 61.8% del total de casos completados).

Agregó que de los 51,723 casos finalizados 22,548 tuvieron representación legal (43.5%) y tiene pendientes de resolver 59,239 (52.2%).

Más del 93% de los casos donde no hay una representación legal adecuada, los jueces de inmigración emiten una orden de deportación en ausencia”, dijo Víctor Nieblas, presidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés).

“Lo grave en todo esto es que en muchos casos, cuando los migrantes reciben la orden de deportación, no saben que tienen 30 días para apelar la decisión. Nadie les informa de este derecho. Se trata de una violación al debido proceso”, dice De León.


La ola no para

La Patrulla Fronteriza anunció esta semana que durante el mes de marzo arrestó a 4,240 niños migrantes indocumentados en la frontera con México, 1,141 detenciones más que las registradas en febrero, un incremento del 28%.

En lo que va del año fiscal 2016 (1 de octubre de 2015 al 30 de marzo de 2016), el número de detenciones se elevó a 32,952 frente a los 18,889 ejecutados el año masado en el mismo período (un incremento del 57.3%).

La mayoría son originarios del denominado Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) que huyen de sus países a causa de la violencia y la pobreza.

“Nuestros abogados están manejando 150 casos, todos de madres que acaban de llegar al centro de detención de Karnes City”, dijo De León. “Los asistimos para que pasen su entrevista de temor creíble”.

“La mayoría de ellos, una vez puedan ser puestos en libertad, no podemos seguir apoyándolos porque se van a vivir a otros estados, como por ejemplo California, Nueva York, Illinois o Florida. Estimamos que 1 de cada 100 se queda en Texas. A ellos los asistimos, al resto les referimos abogados y organizaciones para que encuentren la asistencia que necesitan”, añadió la activista.


Redadas en curso

El primer fin de semana de enero ICE llevó a cabo varias redadas de migrantes centroamericanos en los estados de Carolina del Norte, Georgia y Texas, arrestando a 121 indocumentados, la mayoría niños.

A comienzos de mayo se conoció que la agencia llevaría a cabo una nueva ronda de detenciones durante un lapso de 30 días.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) insiste en que, “como hemos dicho en repetidas ocasiones, debemos hacer cumplir la ley en consonancia con nuestras prioridades” en resguardo de la seguridad publica y fronteriza.

El departamento recordó la vigencia de la “lista de prioridades de deportación” del 20 de noviembre del 2014, que incluye a los adultos individuales, así como los adultos que llevan a sus hijos con ellos” y que tratan de ingresar indocumentados al país.

“Debemos hacer cumplir la ley en consonancia con nuestras prioridades. Vamos a seguir haciéndolo”, aseguró.

Tanto RAICES como AILA reiteraron que el gobierno de Obama debería detener las deportaciones de estos migrantes que huyen de sus países para salvar sus vidas y piden asilo en Estados Unidos.

También recalcaron que el protocolo que se está ejecutando “viola el debido proceso” y urgieron a las autoridades para que informen a los migrantes que tienen derecho a apelar las ordenes de deportación.

Lea también:

Más contenido de tu interés