null: nullpx
Relaciones Cuba Estados Unidos

Pesticidas y no 'ataques sónicos': un estudio sugiere otra causa para la misteriosa enfermedad de diplomáticos en Cuba

Un trabajo de investigadores canadienses indica que los diplomáticos de Estados Unidos y Canadá en La Habana que reportaron problemas neurológicos sufrieron una intoxicación por pesticidas usados para control de mosquitos en la isla.
21 Sep 2019 – 1:48 PM EDT

La fumigación contra los mosquitos, algo muy habitual en Cuba, podría haber causado la misteriosa enfermedad que afectó a más de 40 diplomáticos estadounidenses y canadienses acreditados en ese país entre 2016 y 2018, según un nuevo estudio publicado por la radio-televisora pública de Canadá CBC.

Estos incidentes fueron el principal pretexto de la administración Trump para enfriar sus relaciones con La Habana tras el "deshielo" de Barack Obama, acusando al régimen de haber empleado un arma secreta para atacar a sus diplomáticos. Pero Canadá se abstuvo de hacer tales acusaciones.

Como consecuencia de los síntomas sufridos por los diplomáticos, desde mareos y visión borrosa hasta pérdida de memoria y dificultad para concentrarse, en 2017 Estados Unidos redujo al mínimo su personal en la embajada y poco después lo hizo también Canadá, apelando a que sus funcionarios estaban en peligro ante lo que se dijo que eran ' ataques sónicos' de procedencia desconocida.

Cuba ha negado su responsabilidad en las raras afecciones padecidas por los funcionarios norteamericanos y se ha ofrecido a colaborar en las investigaciones, que por el momento no han aclarado el misterio de lo que se conoce como “el síndrome de La Habana”.

Agentes neurotóxicos

El nuevo estudio llevado a cabo por el Brain Repair Center de la Universidad de Dalhousie y las autoridades sanitarias de Nueva Escocia, en Canadá, parece descartar la hipótesis de los 'ataques sónicos' y señala a agentes neurotóxicos empleados en pesticidas como la posible causa que provocó los padecimientos neurológicos de diplomáticos y familiares.

Los investigadores argumentan que entre los pacientes afectados detectaron diferentes niveles de daño cerebral en un área específica, susceptible a las neurotoxinas. Allí estaba siendo bloqueada la colinesterasa, una enzima clave requerida para el funcionamiento adecuado del sistema nervioso.

En este punto los científicos apuntan a algunos pesticidas que funcionan inhibiendo la colinesterasa, entre ellos los empleados en las campañas de fumigación, que entre 2016 y 2018 eran muy intensas en la isla como parte de las medidas para combatir la propagación del virus del Zika.

Por ese tiempo, tanto las autoridades cubanas como las canadienses fumigaban la sede diplomática y las residencias donde vivían los funcionarios de ese país en La Habana, según explicó a Reuters Alon Friedman, uno de los principales autores del estudio.

¿Y los cubanos no se afectan?

“Reportamos la evidencia clínica, de imagen y bioquímica consistente con la hipótesis de la sobreexposición a los inhibidores de la colinesterasa como la causa de la lesión cerebral", concluye la investigación, a la vez que advierte que no se pueden descartar otras causas y que se necesitan más estudios.

Ante la clara interrogante de por qué la fumigación afectaría solo a los diplomáticos de Estados Unidos y Canadá y no a toda la población cubana, Friedman dijo que eso no estaba claro aún y que en caso de que se compruebe que ningún cubano ha sufrido daños de este tipo, habría que investigar el por qué.

Según el investigador, su equipo está planeando un nuevo estudio en esta dirección en colaboración con científicos cubanos.


Otros estudios alrededor del misterio

Un estudio comparativo anterior había detectado variaciones en la estructura cerebral y la conectividad funcional en las personas expuestas al presunto ‘ataque’, especialmente en el cerebelo, un área implicada en el tipo de síntomas clínicos que la mayoría de los pacientes estaban presentando, como el equilibrio, el movimiento ocular y el mareo".

En esa investigación, los científicos de la Universidad de Pennsylvania también notaron que el volumen de materia blanca (áreas del sistema nervioso central vinculada al aprendizaje) de los diplomáticos era aproximadamente un 5% más pequeña de lo normal, mientras que la conectividad de la red auditiva se había reducido aproximadamente un 15%.

La reciente investigación canadiense tuvo la posibilidad de analizar el cerebro de algunos diplomáticos a quienes se les realizaron pruebas médicas de referencia antes de que ellos mismos reportaran síntomas, a fin de poder compararlas mejor con las pruebas posteriores, en caso de afectarse; una práctica que Canadá empezó a implementar enseguida que sus diplomáticos empezaron a quejarse de los misteriosos síntomas.

Otro estudio había sugerido que la fuente de los supuestos ataques sónicos no era otra que los ruidosos grillos del Caribe.


EEUU acusa a Cuba de estar usando ataques acústicos, pero ¿qué son y qué efectos provocan?

Loading
Cargando galería
Publicidad