null: nullpx
Cartel Jalisco Nueva Generación

Jefe del Cartel de Jalisco y su hija se reunían para hablar de negocios ilícitos, dicen fiscales

El Departamento de Justicia asegura que Nemesio Oseguera Cervantes, alias ‘El Mencho’, vio a su hija en unas cabañas fichadas por el gobierno de Estados Unidos y le pidió verificar si un miembro de su cartel le estaba robando dinero. Ella será sentenciada la próxima semana en una corte estadounidense.
4 Jun 2021 – 08:49 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Faltan pocos días para que una jueza de Washington DC dicte la sentencia de Jessica Johanna Oseguera González, la hija del jefe del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Ella aceptó que administraba seis empresas fichadas por blanquear dinero de dicha organización criminal y la Fiscalía ahora solicita un castigo menos severo: 51 meses de prisión y una multa de hasta 5 millones de dólares.

Oseguera González, alias ‘La Negra’, todavía enfrenta una sentencia de hasta 30 años de cárcel, de acuerdo con un comunicado que el Departamento de Justicia (DOJ) emitió el pasado 12 de marzo, cuando se declaró culpable de haber violado intencionalmente la Ley Kingpin al participar en transacciones con entidades o personas sancionadas por sus vínculos con el narcotráfico. Su audiencia condenatoria se programó para el próximo 11 de junio en una corte en la capital del país, donde la arrestaron el año pasado.

Aunque el trato que firmó esta mujer evitó un juicio, los fiscales presentaron parte de la evidencia que reunieron para este caso en un memorando de sentencia. Exhibieron allí las elevadas ganancias del restaurante que le dio su padre, Nemesio Oseguera Cervantes, mejor conocido como ‘El Mencho’, uno de los capos más buscados del planeta. De 2015 a 2018, el negocio Kenzo Sushi de Guadalajara, México, tuvo un ingreso aproximado de 1.5 millones de dólares, revela el documento.

Además, el gobierno afirma que ‘El Mencho’ y su hija han tenido contacto desde 1997 y se vieron al menos una vez, en 2013, en Cabañas Las Flores, una hostelería en Jalisco que está en la lista negra de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC).


Un cooperante anónimo estuvo presente en ese encuentro, según la Fiscalía federal. “Este mismo testigo habría declarado (en el juicio) que el padre de la acusada le dio las cabañas para que las manejara”, afirma.

“Este testigo habría podido declarar que en la reunión de 2011 observó que el padre de la acusada ordenó que ciertos libros de contabilidad de drogas debían proporcionarse a la acusada para que ella pudiera confrontar a un miembro del cartel sospechoso de robar”, agrega.

Cabañas Las Flores, un sitio que se dedica a la renta de cabañas y que está localizado en la carretera Tapalpa-San Gabriel, cambió de nombre, pero no de dueña, poco después de que la OFAC reveló que tenía nexos con el Cartel Jalisco Nueva Generación. Posteriormente cambió a Cabañas La Loma.

La misma estrategia repitió para el restaurante Mizu Sushi, que en medio de una costosa reubicación en una plaza comercial en Guadalajara, fue registrado bajo otro nombre, Kenzo Sushi.

“Ella disolvió dos negocios cuando las sanciones de la OFAC paralizaron su capacidad para hacer negocios o usar los sistemas financieros que pasan por Estados Unidos, y cambió los nombres de otros dos en un esfuerzo por continuar operando como si nada hubiera sucedido”, mencionan los fiscales.

“Su hija llora mucho su ausencia”

En respuesta a los fiscales, los abogados de Oseguera González le enviaron un escrito a la jueza Beryl A. Howell, señalando que su clienta no intenta “minimizar su conducta” y admite su responsabilidad por asociarse con empresas ligadas al CJNG. Pero negaron que ella se haya reunido con su padre, ‘El Mencho’, como lo asegura el testigo del gobierno, y mencionan que hay discrepancias en las fechas en las que, según los fiscales, habrían sucedido esos encuentros.

Por otro lado, afirman que el Departamento de Justicia calculó mal el ingreso del restaurante Kenzo Sushi, pues sumó el balance de cuentas de banco, informes mensuales de impuestos y los libros de contabilidad, lo cual infló la cifra final. Para ellos, una condena justa sería liberar a Oseguera González este 11 de junio.

“Por las razones anteriores… una sentencia de tiempo cumplido promovería el respeto a la ley, brindaría una disuasión adecuada y, lo más importante, representaría un castigo”, señala el documento.

También le enviaron a la jueza Howell diplomas escolares y varias cartas de familiares de Oseguera González que viven en California, incluyendo una que escribió su madre Rosalinda González Valencia, quien es hermana de los líderes del brazo financiero del cartel, el grupo llamado ‘Los Cuinis’.


“Señora jueza, le pido de todo corazón que sea justa en la sentencia de mi hija Jessica, ya que nos hace mucha falta, a sus hijos, a sus sobrinos y a todas sus amistades… Su hija de tan solo cinco años llora mucho su ausencia y a su hijo se le ve triste… Jessica siempre estuvo muy al pendiente de ellos y siempre ha sido una buena madre”, dijo esta mujer, que ha estado en la mira del gobierno de México.

González Valencia describió a su hija como una mujer responsable, cariñosa y trabajadora. “A pesar de que salió embarazada en la universidad terminó sus estudios… También le gusta ayudar a los más necesitados”, afirma la carta, que jamás menciona al peligroso ‘Mencho’.

Jessica Johanna Oseguera González tiene 34 años, nació en San Francisco, California, y tiene además la nacionalidad mexicana. Documentos judiciales muestran que estudió en distintas escuelas en ambos países: la primaria la cursó en Michoacán, la secundaria en San Diego (California) y en Tijuana (México), la preparatoria en Michoacán y Jalisco, y la universidad en un lugar de México que no se especificó.

Los fiscales le pidieron a la jueza Howell que no pase por alto el lujoso estilo de vida que Oseguera González tenía gracias a los negocios ilícitos de su padre. Viajaba con regularidad de Guadalajara, donde ha vivido desde 2001, a Estados Unidos. De 2005 a 2020 entró 33 veces a este país. Hace tres años fue a esquiar a una montaña de Colorado y en la aduana reportó que traía unos 10,000 dólares en efectivo.

En febrero de 2020, cuando la arrestaron en una corte de DC al acudir a la audiencia de su hermano Rubén Oseguera González, alias ‘El Menchito’, poco después de su extradición por un caso de narcotráfico en curso, ella portaba prendas de alta gama. Así lo describieron los fiscales: “Llevaba un reloj Rolex, un abrigo Louis Vuitton y un bolso Hermes, y tenía una cantidad sustancial de dinero en efectivo”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés