El agente de la DEA que capturó a 'El Chapo' sin contarle a la "corrupta" policía mexicana

“Por miedo de la corrupción lo queríamos mantener entre nosotros (la DEA) y los marinos mexicanos”, dijo el oficial antinarcóticos quien formó un selecto grupo para finalmente capturar a quien era el narcotraficante más buscado del mundo.
17 Ene 2019 – 7:52 PM EST

NUEVA YORK.- Víctor J. Vázquez, el agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) que lideró un operativo que recapturó al narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán , aseguró este miércoles en el juicio contra el exlíder del cartel de Sinaloa que lograron poner tras las rejas la mafioso solo después que dejaron de incluir a la “corrupta” Policía Federal mexicana de sus operativos.

“Lo habíamos hecho con ellos antes (las incursiones); simplemente por el nivel de corrupción (en esa agencia) no iba a funcionar si los usábamos de nuevo”, dijo el oficial antinarcóticos quien desde enero de 2014 se hizo cargo del trabajo de inteligencia para arrestar a “los líderes del cartel”: ‘El Chapo’ y sus socios Ismael ‘El Mayo’ Zambada y Rafael Caro Quintero, por quien se ofrece una recompensa de 20 millones de dólares, la más alta jamás establecida por las autoridades estadounidenses.

Nadie más sabía de aquellas acciones, en las que un reducido grupo de marinos a bordo de helicópteros y de camionetas pick up llegaba a los lugares donde sospechaban estaban ocultos estos capos.

Para no despertar sospechas, ese pequeño pelotón y el agente Vázquez decidieron establecer un campamento de entrenamiento y de recopilación de datos en La Paz, Baja California Sur, a la altura de Culiacán, Sinaloa, pero al otro lado del Mar de Cortez. A casi dos horas de vuelo en helicóptero.

“Por miedo de la corrupción lo queríamos mantener entre nosotros (la DEA) y los marinos mexicanos”, subrayó el funcionario, mencionando que eligieron a esa corporación militar por “el éxito que había tenido hasta ese punto, por su reputación”.

Solo así, dijo orgulloso, “pudimos arrestar a Joaquín Guzmán Loera”, a quien identificó como el hombre que vestía traje oscuro y en la mesa de la defensa.


Ni siquiera le notificaron a la base regional de la Secretaría de Marina de México (SEMAR) tratando de que no se filtrara información sobre lo que estaban haciendo. En un principio, descartaron llegar a Culiacán, el bastión del cartel, sabiendo que ha tenido en su nómina a policías, militares y funcionarios de gobierno, dijo el agente de la DEA.

“Si vas al área que controla el cartel más poderoso del mundo no puedes establecer una base para obtener información. No es posible”, relató el oficial en el tribunal. “No puedes confiar en nadie, ni en policías ni en militares en esa ciudad, en ese estado (…) Ellos controlan todo el estado”, recalcó el oficial, quien entre 2008 y 2013 estuvo en la oficina de la DEA en la Ciudad de México.

En busca de ‘El Mayo’ Zambada

Un mes después de su llegada a La Paz, el 13 de febrero de 2014, Vázquez decidió que tenían suficiente evidencia de que ‘El Mayo’ Zambada se escondía en un rancho al este de Culiacán. Dos videos de esa operación se mostraron en la corte.

En el primero se observa a los marinos partiendo de Baja California Sur a bordo de un helicóptero Black Hawk. En el segundo se les ve entrando a una casa de la finca que tenía tres recámaras. No encontraron a Zambada, pero arrestaron a las personas que cuidaban la propiedad.

En esa operación participaron unos 100 marinos, de los cuales casi la mitad llegó en los helicópteros. Al acercarse al rancho en su mirilla estuvieron pendientes por la presencia de miembros del cartel, como convoyes de camionetas de lujo, personas armadas o vigilantes llamados “halcones”.

“Todo lo que nos alertara”, contó Vázquez, mencionando que al registrar la propiedad de Zambada también trataron de colectar artículos del capo. “Buscamos evidencia o algo que me dijera que estuvo ahí, cuánto tiempo estuvo ahí”, señaló el agente.

Vázquez, un veterano de 15 años en la DEA, confesó que sintió miedo incluso al estar rodeado de varios militares mexicanos. “Policías y militares son asesinados todos los días (en México). Un agente de la DEA fue asesinado ahí. Estás con 100 marinos y piensas en tu seguridad”, expresó.

Tras el fallido operativo, este equipo especial continuó buscando pistas de ‘El Mayo’ durante los siguientes dos días, logrando arrestar a dos socios de Zambada “que dieron información a los marinos mexicanos que los guio al decomiso de cientos de armas”, explicó el oficial.

Zambada sigue libre y liderando el cartel de Sinaloa, como lo ha hecho desde la década de 1970.

Pronto, la noticia sobre la presencia de efectivos de la SEMAR se regó en los medios locales, contó Vázquez, y decidieron irse a otro lugar, a Topolobanpo, un puerto de Sinaloa al sur de Los Mochis.


Un juico contra los corruptos

A lo largo de este juicio, los testigos han expuesto que la Policía Federal mexicana y hasta generales del Ejército han estado en la nómina del cartel de Sinaloa. Esta semana, incluso se afirmó que el presidente Enrique Peña Nieto le pidió a Guzmán un pago de 250 millones de dólares para dejar de buscarlo, pero se aseguró que este solo le entregó $100 millones para que financiera su campaña política en 2012.

También se mencionó esta semana que los policías federales recogían cargamentos de cocaína que llegaban a un aeropuerto de México dentro de maletas provenientes de Argentina. En otras ocasiones se ha mencionado que las patrullas de la corporación escoltaban vehículos cargados de droga.

Hace unos días, un agente del FBI contó cómo al tratar de arrestar a Guzmán en una residencia de lujo en Cabos San Lucas, en febrero de 2012, se cometieron varios errores que le parecían extraños. En este participaron policías federales. El oficial mencionó que, en un principio, le molestó que el equipo especial llegó tres horas tarde, que no hicieron la redada en el lugar correcto y que al llegar a la casa donde se ocultó Guzmán no bloquearon sus rutas de escape en la parte trasera de la vivienda.

“Absolutamente no”, respondió el agente José Moreno cuando la Fiscalía le preguntó si el plan original era catear una vivienda que estaba frente a la casa de Guzmán. Cuando le cuestionaron si eran una práctica normal no rodear una casa registrada, este mencionó “no tengo idea”.

En mensajes privados interceptados por el FBI, Guzmán mencionó que había logrado escapar de aquella redada, aunque dejó algún “equipo”. Se refería a granadas, rifles de asalto y electrónicos.

Publicidad