null: nullpx

Qué hay detrás de los tuits de Trump sobre las deportaciones aceleradas

El presidente quiere que el Congreso elimine trabas legales que prohíben al gobierno federal deportar a niños centroamericanos e impedir, que aquellos que piden asilo, sean presentados ante una corte de inmigración para que un juez decida sus futuros en Estados Unidos.
3 Abr 2018 – 02:12 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

En los últimos tres días el presidente Donald Trump ha utilizado su cuenta de la red social Twitter para criticar la política migratoria vigente, culpar a los demócratas de los fallos en el sistema migratorio, acusar a México de la inmigración indocumentada a Estados Unidos y exigirle al Congreso que apruebe la dura reforma migratoria que el mandatario promueve desde el comienzo de su campaña, en junio de 2015.

E incluso sugiere, en caso de que en el Congreso no tenga los votos necesarios (60 y los republicanos solo tienen 51), utilice la llamada ‘opción nuclear', un recurso que le permite al liderazgo republicano suspender las reglas del Senado para evitar que sus propuestas sean bloqueadas por los demócratas y aprobar leyes con mayoría simple (51 votos).

En la Cámara de Representantes se necesitan 218 votos para aprobar leyes y los republicanos ocupan 241 de los 435 asientos del hemiciclo legislativo.

“Brechas” inconvenientes

La Casa Blanca confirmó este martes a Univision Noticias la existencia de un plan legislativo para cerrar “brechas” en la ley de inmigración.

Estas lagunas legales, a juicio del gobierno, están deteniendo los planes del mandatario de cumplir promesas de campaña, entre ellas contener la inmigración indocumentada en la frontera, aumentar las redadas y acelerar las deportaciones.

En enero, Trump propuso al Congreso una iniciativa de ley que incluyó un camino a la ciudadanía para 1.8 millones de dreamers a cambio de $25,000 millones para, entre otros planes, construir el muro en la frontera con México, reducir la inmigración legal, cambiar las reglas de la reunificación familiar, limitar la política de asilo, aumentar las cárceles para indocumentados, eliminar la lotería de visas y contratar a miles de nuevos agentes de inmigración y fronterizos.

Pero en marzo el Congreso, con apoyo bipartidista, desestimó la iniciativa de Trump y aprobó el resto del presupuesto para el año fiscal 2018 incluyendo sólo $1,600 millones para reparar y modernizar los tramos del muro existente. De los otros proyectos del mandatario, el legislativo destinó los pedidos del presidente.

Qué quiere Trump

El informe de la Casa Blanca que justifica los planes de Trump presenta un panorama desolador en la frontera con México. Y asegura que los menores no acompañados “están inundando” la frontera debido a “lagunas de captura y liberación”.

El documento argumenta que la seguridad fronteriza “incluye la capacidad de expulsar a los inmigrantes ilegales que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) arresta. Pero advierte que el sistema se encuentra atascado por culpa de un sistema que facilita la liberación de individuos que han sido detenidos, sin explicar que muchos de ellos llegan al país en busca de asilo.

El reporte cuestiona la existencia del acuerdo Flores vs Meese, de 1997, que no permite enviar a centros de detención a niños en cualquier parte del país. El gobierno de Trump señala que esta medida jurídica tiene “atascado” al sistema generando “lagunas jurídicas y atrasos judiciales”.

“Incluso los extranjeros ilegales detenidos son liberados y pasan a formar parte de la población temporal e ilegal de personas que no podemos eliminar. Esto debe terminar ahora”, se lee en el documento.

Trump quiere que el Congreso anule de inmediato todos los acuerdos judiciales que detienen la implementación de su dura política migratoria.

Los niños de la frontera

Además de pedir la eliminación del Acuerdo Flores vs Meese, Trump quiere que el Congreso cancele la Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de Tráfico de William Wilberforce de 2008 (TVPRA, por sus siglas en inglés), que prohíbe al gobierno deportar a menores de edad que no sean de países fronterizos (México o Canadá) detenidos en la frontera, y exige que sea un juez de inmigración quien resuelta sus futuros en Estados Unidos.

Según la Casa Blanca, esta ley “limita la capacidad de DHS para devolver inmediatamente los niños no acompañados que han sido detenidos en la frontera y crea lagunas (jurídicas) adicionales”.

La TVPRA fue aprobada por el Congreso para prevenir el tráfico humano, pero ahora el gobierno de Trump asegura que su vigencia permite que los niños “sean víctimas de trata de personas, independientemente de donde provengan, al no poder ser devueltos a sus países de origen de manera segura y pronta”.

La lista de exigencias incluye revisar la visa de Inmigrante Juvenil Especial (SIJ), destinada a jóvenes inmigrantes solos que llegan a la frontera en busca de asilo y no tienen familiares que los reciban en sus países de origen o en Estados Unidos.

Trump argumenta que la llegada de miles de niños a la frontera en los últimos años en busca de asilo ha contribuido a la congestión de los tribunales de inmigración. Y advierte que en los últimos meses el número de detenciones en la frontera con México ha ido en aumento que tilda de “asombroso”.

Culpables de todo

La lista de justificaciones de la reforma migratoria de Trump incluye el uso de un duro lenguaje similar al que ha utilizado desde el comienzo de su campaña, en junio de 2015, cuando dijo de los inmigrantes mexicanos que eran asesinos, violadores y traficantes de drogas.

Ahora afirma que los niños de la frontera se han constituido en un campo de reclutamiento fértil para pandillas violentas como la MS-13, siendo que la mayoría de ellos huyó de sus países de origen precisamente por culpa de las pandillas y grupos del crimen organizado.

Lo curioso es que el documento reconoce que no hay datos que prueben las aseveraciones del gobierno. “Si bien no hay estadísticas oficiales sobre el número de niños de la frontera no acompañados involucrados con las pandillas, la evidencia anecdótica sugiere que esta estrategia de reclutamiento de pandillas está funcionando”.

“Muy lamentable”

El discurso utilizado por Trump para convencer al Congreso para que aligere el camino legal por donde pueda desarrollar su política migratoria fue tildado de “muy lamentable” por Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego.

“Todo este discurso va a tener efectos negativos”, agrega. “Trump tiene a todos en suspenso, y ha sembrado el miedo no solo en los inmigrantes, sino también en el resto del país”.

“Da mucha pena. Parece que está jugando con el futuro de millones de personas que buscan la manera de legalizar sus permanencias en el país. Eso es muy lamentable”, indicó.

Velásquez dijo además que “además de eso, hay mucha malicia. El presidente se siente con todo el poder de poder hacerlo, de ver el sufrimiento de las personas sin importarle en realidad el daño que está causando”.

Respecto a la cancelación de acuerdos judiciales y leyes que protegen la inmigración infantil, Velásquez dijo que “eso depende de los tribunales superiores, de la Corte Suprema y del Congreso. En su mente quizás piensa que lo puede hacer, pero el no está por encima de la ley”.

La reforma migratoria

Activistas que luchan por los derechos de los inmigrantes también rechazan los planes migratorios del presidente. “Sabemos que una reforma migratoria amplia y justa es lo que necesita nuestra comunidad y lo que la gran mayoría de estadounidenses apoyan. Sin embargo, una reforma migratoria bajo este Congreso y alentada por el racismo y xenofobia de la Casa Blanca no sería ni justa, ni amplia”, dice Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), en California.

“Nuestra comunidad apoya medidas que impulsen a nuestro pueblo a ser mejor, a triunfar, no a convertirse en carne de cañón para ningún oficial electo”, agregó.

En Washington DC, Gustavo Torre, director ejecutivo de Casa de Maryland, dijo que el discurso y los argumentos migratorios de Trump “son parte de su campaña antinmigrante y racista”.

“La única solución es que nuestra comunidad salga masivamente a votar en noviembre y cambiemos la correlación de fuerzas”, apuntó.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés