null: nullpx

El gobierno de Biden retira regla que ampliaba la toma de datos biométricos, incluso a ciudadanos

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anuló una regla aprobada por el gobierno anterior que aumentaba la recopilación de datos a inmigrantes, incluyendo a ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanente que patrocinan la green card (tarjeta verde) de un familiar inmediato.
10 May 2021 – 01:49 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El gobierno de Joe Biden anuló una regla aprobada por el gobierno anterior que aumentaba la recopilación de datos a inmigrantes, incluyendo a ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanente que patrocinaban la green card (tarjeta verde) de un familiar.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dijo que había retirado la norma propuesta el 11 de septiembre del año pasado, coincidiendo con el aniversario de los atentados terroristas del 2001 en Washington DC, Nueva York y Pennsylvania.

El DHS explicó que la medida “habría ampliado” las autoridades y requisitos del departamento para recopilar datos biométricos mediante la eliminación de las restricciones de edad.

También requería la presentación de datos biométricos “a todo solicitante, peticionario, patrocinador, beneficiario u otra persona que presentara una solicitud para o asociada con cualquier beneficio o petición de inmigración o naturalización, a menos que el DHS no exija o exima el requisito de datos biométricos”.

La regla aprobada por el expresidente Donald Trump también otorgaba al DHS autoridad para usar resultados de pruebas de ADN, así como el uso de tipos adicionales de modalidades de datos biométricos.

La medida se enmarcaba en la política de tolerancia cero del anterior gobierno, que no solo afectó la inmigración indocumentada, sino que también puso severas trabas a la inmigración legal.

Razones del cambio

El DHS explicó que el retiro de la regla, publicada originalmente el 11 de septiembre de 2020, en una notificación del Registro Federal, “va de acuerdo con la Orden Ejecutiva 14012” firmada por Biden el 2 de febrero junto con otros dos decretos similares.

Las medidas, dijo la Casa Blanca, tienen como objetivo:


  1. Reformar el sistema de inmigración;
  2. Mantener unidas a las familias;
  3. Abordar las causas de la migración irregular;
  4. Simplificar el sistema de inmigración legal; y
  5. Reducir las barreras y las cargas indebidas en el sistema de inmigración.

De qué se trataba

La regla de Trump, explicó el DHS cuando fue anunciada, propuso “enmendar” regulaciones sobre el uso y recopilación de datos biométricos por parte de las agencias que participan en el proceso migratorio, tal como la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (UCIS), la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

La norma recomendó que “cualquier solicitante, peticionario, patrocinador, beneficiario o persona que presente o asociado con un beneficio de inmigración o solicitud, incluidos ciudadanos estadounidenses, deben presentarse para una toma de datos biométricos sin importar la edad, a menos que el DHS renuncie o exima de este requisito”.

La medida también detalló que el DHS autorizaría “la toma biométrica de datos en cualquier edad al arrestar a un extranjero para fines de procesamiento, cuidado, custodia e inicio de procedimientos de deportación”.

Los registros biométricos propuestos incluían: mejorar la toma de huellas dactilares, imagen del iris, impresión de palma, impresión de voz y muestra parcial de ADN.

La regla de Trump indicaba además que la inclusión de muestras de ADN servirán para “probar la existencia de una supuesta genética” en el caso e niños y adultos detenidos en la frontera y que reclaman grado de parentesco.

Qué significa

“Un paso significativo”, dice Nelson Castillo, un abogado de inmigración y doctor en derecho migratorio que ejerce en Los Ángeles (California). “Cuando se trata de un patrocinador, la ley solo pide determinar si la persona que respalda un beneficio migratorio tiene los recursos necesarios para respaldar al inmigrante en caso de una necesidad extrema”, señala.

“Hasta el momento en que fue emitida la norma, el año pasado, la ley no requería que el patrocinador diera un paso más adelante en el proceso para respaldar, por ejemplo, a una persona que solicitaba la residencia. Sólo tenía que demostrar que contaba con una permanencia legal y de recursos para sostener al extranjero en el caso que llegara a necesitarlo para que no se convirtiera en una carga pública”, agregó.

Castillo dijo además que “no afecta el hecho de que el patrocinador tenga, por ejemplo, un antecedente de tipo criminal, sino que solamente debe demostrar que tiene recursos para sostener a la persona que patrocina. La ley no requiere que se tome en cuenta si esa persona tiene o no tiene antecedentes”.

“El estatus financiero es lo que importa del patrocinador, no los suficientes datos que exija o la persona le entregue al gobierno”, precisó.

El DHS dijo que requerirá la presentación de datos biométricos “cuando sea apropiado” y que sigue “comprometido con la seguridad nacional, la gestión de identidades, prevención del fraude y la integridad del programa” de inmigración vigente.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés