null: nullpx

Anuncian plan para acelerar procesos de asilo de familias que llegan a la frontera

Las familias detenidas entre puertos fronterizos no serán deportadas inmediatamente, sino que serán arrestadas, procesadas y un juez de inmigración decidirá su futuro en el país.
28 May 2021 – 02:30 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El gobierno anunció este viernes la implementación de un plan que permitirá acelerar los procesos de familias que llegan “entre puertos de entrada” de la frontera con México en busca de asilo.

El programa permitirá “tomar decisiones de manera más rápida y justa en casos de inmigración de familias que llegan entre los puertos de entrada en la frontera suroeste”, dijeron los secretarios de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, y de Justicia, Merrick Garland en un comunicado.

“Este nuevo proceso debería reducir significativamente la cantidad de tiempo que tardan los migrantes en resolver sus casos y, al mismo tiempo, brindar audiencias justas para las familias que buscan asilo en la frontera”, agregaron.

Cambio de estrategia

Hasta ahora las familias (unidades familiares) que llegaban a la frontera en busca de asilo estaban siendo expulsadas aceleradamente a México bajo el Título 42 del Código de Estados Unidos por la pandemia del coronavirus, una medida adoptada el año pasado por el gobierno de Donald Trump.

Tras asumir el control de la Casa Blanca, en enero, Joe Biden eliminó gran parte de la política migratoria e tolerancia cero en la frontera, entre ella el Programa de protección del Migrante (MPP), pero mantuvo vigente el Título 42.

Sin embargo, tras el reclamo de organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, la Casa Blanca anunció el 18 de mayo que acelerará los casos de MPP y detendría la deportación automática de familias. Luego anunció que recomendaría el acceso a abogados pagados por el Estado a Menores No Acompañados detenidos en la frontera para que puedan defender sus casos de asilo en los tribunales de inmigración.

Si bien los cambios no se verán funcionando hasta dentro de algunos meses, el cambio de postura evidencia una transformación del sistema migratorio, pero sin la participación del Congreso.

Detalles del plan

El nuevo plan anunciado por el gobernó precisa que las familias “que llegan a la frontera y son colocadas en procedimientos de inmigración (deportación donde piden asilo) deben tener sus casos resueltos de manera ordenada, eficiente y justa”, dijo Mayorkas.

“Las familias que han llegado recientemente no deben languidecer en un atraso de varios años; el anuncio de hoy es un paso importante tanto para la justicia como para la seguridad fronteriza".

La Corte de Inmigración, que cuenta con alrededor de 500 jueces, tiene acumulados poco más de 1.3 millones de casos. En enero de 2017, cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca, había unos 520,000.

“La misión de los tribunales de inmigración del Departamento de Justicia es decidir los casos que se presentan ante ellos de manera rápida y justa”, dijo Garland. "Este nuevo programa para ciertas familias recién llegadas ayudará a lograr ese objetivo de importancia crítica".

Los favorecidos por el programa serán aquellas familias que sean detenidas entre los puertos de entrada desde el 28 de mayo en adelante. Todos los detenidos serán puestos en proceso de deportación, dijo el gobierno.

Otros detalles del programa

El comunicado detalla además que las personas detenidas y puestas en proceso de deportación en los tribunales de inmigración, “podrán inscribirse en el programa de Alternativas a la detención (ATD)”.

“El DHS, en asociación con la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (Corte de Inmigración -EOIR-) del Departamento de Justicia (DOJ), pondrá a disposición servicios de información para ayudar a las familias a comprender el sistema de inmigración y remitirlas a proveedores de servicios legales pro bono para una posible representación” legal.

La EOIR ha identificado tribunales de inmigración en 10 ciudades con comunidades establecidas de proveedores de servicios legales y jueces disponibles para manejar los casos, dice el comunicado.

Las ciudades designadas son Denver, Detroit, El Paso, Los Ángeles, Miami, Newark, Nueva York, San Diego, San Francisco y Seattle.

El plan señala además que los jueces de inmigración trabajarán, en general, “para emitir una decisión dentro de los 300 días posteriores a la audiencia inicial del calendario maestro, sujeto a las circunstancias únicas de cada caso, incluido el tiempo para que las familias busquen representación cuando sea necesario”.

Si bien el objetivo de este proceso es decidir los casos rápidamente, la equidad no se verá comprometida”, asegura el gobierno.

Aplauden el cambio

Abogados y activistas aplaudieron el anuncio. “Es algo que se ha contemplado, algo que prometió Biden (durante la campaña) y creo que se está respetando el debido proceso migratorio, dice Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego.

“Es lo que teníamos antes cuando se respetaba el proceso legal y los derechos humanos”, agregó.

A su vez, Matt Adams, director legal del Northwest Immigrant Rights Project (Proyecto de Derechos de Inmigrantes del Noroeste -NWIRP-) en Seattle, dijo que el anuncio “es importante, especialmente que ya se alejan de la política de detener a las personas, particularmente a quienes lleguen buscando protección y tienen el derecho de pedir asilo”.

“En los últimos cinco años han usado la detención para intentar impedir a estas personas ejercer sus derechos. Por eso es un paso muy importante”, indicó.

Adams dijo además que “esto permitirá que las personas pueden seguir adelante con sus aplicaciones. Hay otras miles que han abandonado sus solicitudes por falta de oportunidades para presentarlas y defender sus casos ante los tribunales de inmigración”, dijo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés