null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Frontera de California: por estas razones hay más muertes de inmigrantes

En lo que va de este período fiscal han muerto 25 inmigrantes en San Diego, una cifra trágica a la cual abonaron el fallecimiento de 13 personas por el choque de una camioneta conducida por un coyote y el hundimiento de una lancha que dejó un saldo de tres mexicanos ahogados.
7 Jun 2021 – 04:32 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

A tres meses de que concluya el año fiscal 2021, las autoridades federales advirtieron que este período podría concluir como el más mortífero para los inmigrantes en los últimos años en San Diego, California. En esa zona hay dos peligrosos elementos naturales: el impredecible mar y grandes montañas donde se registran temperaturas extremas. También existen dos cercos metálicos que son difíciles de pasar.

Hasta ahora, el incidente que más abonó a esa trágica cifra es el choque de una camioneta en la que viajaban más de 20 indocumentados a principios de marzo. Una banda de coyotes incluso removió los asientos del vehículo para que entraran más personas. La imprudencia del chofer provocó un aparatoso accidente contra un camión de carga. El saldo: 13 muertos.

El 2 de mayo otro suceso volvió a poner los reflectores sobre los peligrosos métodos que usa el crimen organizado para transportar inmigrantes. Una lancha rudimentaria se estrelló frente a la costa de Point Loma, cobrando la vida de dos mujeres y un hombre. Más de veinte inmigrantes que pagaron hasta 18,500 dólares para que los cruzaran a Estados Unidos fueron rescatados del frío mar.

Ese mismo mes, otra embarcación naufragó cerca de La Joya, resultando en una muerte.


Desde el 1 de octubre de 2020 y hasta abril pasado, 25 inmigrantes han perdido la vida tratando de ingresar sin autorización por San Diego. En el ciclo anterior se registraron 29 fallecimientos y en 2019 fueron 24, según cifras que la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) envió a Univision Noticias.

“Cruzar la frontera ilegalmente es extremadamente peligroso. Independientemente del método de cruce, su vida está en riesgo cuando se pone en manos de traficantes despiadados”, dijo Scott Garrett, titular interino del sector San Diego de la Patrulla Fronteriza, en un comunicado.

"Los traficantes abandonarán a sus víctimas a la primera señal de problemas, viéndolos solo como un bien prescindible", advirtió.

Eso ocurrió el 10 de febrero de 2020, cuando dos coyotes inexpertos guiaban a tres hermanas de Oaxaca por las montañas de Otay Mesa. Caminaron durante dos días. Mientras recorrían uno de los puntos más elevados del Bosque Nacional Cleveland, les nevó y no llevaban ropa abrigadora. Las mujeres fallecieron de hipotermia. Los traficantes pidieron ayuda al 911, pero cuando ya bajaban el cerro.

La unidad de rescatistas de la Patrulla Fronteriza acudió al lugar que indicaron los coyotes, a 4,000 pies de altura en una montaña conocida como Sierra de La Posta. Los cinco subieron unas 20 millas desde la frontera con México. En ese sitio se registraba una temperatura de 30 grados Fahrenheit.

Una de las hermanas agonizaba cuando llegaron los agentes federales. “Desafortunadamente, después de unos 30 minutos, ella sucumbió a su enfermedad (hipotermia) y falleció. La mirada en sus ojos es la que veo en mi esposa y en mi hija. Es difícil”, expresó el oficial J. Hiney, en un video que la Patrulla Fronteriza publicó en Twitter el 13 de mayo para advertir sobre los peligros en esa montaña.


“Incluso cuando ella murió, no nos sentimos bien. Solo le dejamos nuestra ropa (chamarras y un gorro que le pusieron a la mujer en un intento por subir su temperatura corporal)”, narró Hiney.

Siguen los cruces marítimos

Lo cierto es que ni siquiera por estos fallecimientos han cesado las actividades ilegales de los coyotes. La semana pasada dos embarcaciones fueron interceptadas en el mar de San Diego, informa la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP).

El primer incidente ocurrió durante la noche del 2 de junio, cuando agentes federales observaron que una moto acuática pasó la línea del límite marítimo, se acercó al YMCA Surf Camp en Imperial Beach y dejó a un mexicano. Oficiales lo detuvieron, pero el conductor de la moto logró volver a México.

Unas horas después, durante la madrugada del 3 de junio, el radar de un barco de la Guardia Costera detectó una lancha de pesca, también conocida como panga, a 15 millas al oeste de Sunset Cliffs. A eso de las 4:30 am agentes de la Patrulla Fronteriza arrestaron a 16 mexicanos, incluyendo cuatro mujeres, quienes se dirigían a la costa cerca del muelle Scripps.

“Apelamos a todas las personas que están considerando un viaje desesperado y peligroso hacia Estados Unidos, ya sea en una lancha, a pie o en la cajuela de un auto: no lo hagas, no pongas tu vida en manos de traficantes”, dijo el fiscal federal interino Randy Grossman, en un comunicado.

"Estas personas no se preocupan por ti. Pondrán a demasiadas personas en un bote o en un auto, solo para ganar más dinero. Ellos lo guiarán por áreas remotas, en condiciones climáticas peligrosas, sin alimentos, agua o ropa adecuada. Los traficantes no se preocupan por sus clientes, solo por el beneficio máximo", dijo el funcionario.

El Distrito Sur de California del Departamento de Justicia (DOJ) informa que en los últimos tres meses varios coyotes fueron sentenciados, se declararon culpables o les presentaron cargos en relación con muertes durante el tráfico de personas.

Fue el caso de Antonio Hurtado, el conductor de la lancha que encalló en Point Loma el 2 de mayo, por lo cual tres personas se ahogaron. Varios inmigrantes lo identificaron. Hurtado, un ciudadano estadounidense, enfrenta dos cargos por tráfico humano y asalto a un oficial federal, porque supuestamente le dio un rodillazo en la cara a un agente que le ponía un grillete en los tobillos. Este hombre se declaró “no culpable” en una corte federal de San Diego.

También presentaron cargos contra los coyotes involucrados en el naufragio de una panga cerca de La Joya, un suceso en el que perdió la vida una persona, el 20 de mayo. Los acusados son Víctor Alfonso Soto Aguilar y José Ramón Geraldo Romero. “Una víctima sumergida se encontró cerca y no sobrevivió”, señala el comunicado de la Fiscalía. “Los migrantes rescatados del agua admitieron que estaban pagando entre 12,000 y 15,000 dólares para ser transportados a Estados Unidos”, agrega.

Por su parte, Leobardo Soto Toledo se declaró culpable por transportar indocumentados. En enero, él guiaba a un grupo de 14 personas por una tubería de drenaje mientras se registraba una fuerte lluvia. Un hombre se ahogó y una mujer fue rescatada mientras flotaba inconsciente.

En relación con las hermanas oaxaqueñas que murieron de frío, dos coyotes fueron condenados en abril a cinco años y medio de prisión. Y en el caso de tres inmigrantes chinos, entre estos una madre y su hijo de 15 años, que perdieron la vida dentro de la cajuela de un auto BMW en agosto de 2019, un juez federal condenó a un camionero a cinco años de cárcel.

El fallecimiento del chofer de la camioneta que se impactó dejando un saldo de 13 muertos, no cerró la investigación criminal. La Patrulla Fronterizo logró identificar al coyote que coordinó ese cruce y lo puso bajo custodia. Se trata de José Cruz Nogues, un residente permanente que fue detenido a finales de marzo cuando se presentó a la garita de Calexico, en California. Lo delató un traficante detenido tras el fatal accidente. A pedido de las autoridades, este le llamó por teléfono para hacerlo confesar.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés