null: nullpx

“Ellos tienen todo el poder de dejarlos libres y no lo hacen”, dice hermana de inmigrante muerto en cárcel de ICE por covid-19

La familia del inmigrante salvadoreño Carlos Ernesto Escobar-Mejía, de 57 años, culpa al gobierno por no haber hecho todo lo posible para evitar que se infectara por covid-19, sobre todo sabiendo que era diabético y sufría de hipertensión.
Sigue aquí nuestra cobertura completa de la pandemia del covid-19.
7 May 2020 – 04:40 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La familia del inmigrante salvadoreño Carlos Ernesto Escobar-Mejía, de 57 años, está devastada por su muerte ocurrida en un hospital de San Diego el miércoles. Escobar-Mejía se infectó por covid-19 estando bajo la custodia del gobierno. Se encontraba en proceso de deportación desde enero, cuando lo detuvieron para pedirle papeles.

Escobar-Mejía contrajo el virus en el Centro de Detención Otay Mesa de la Oficina de Inmigración y Aduanas ( ICE) ubicado en San Diego, California, la cárcel con más casos positivos de la enfermedad en el país.

El 6 de mayo, Escobar-Mejía “fue declarado muerto a las 2:15 am por personal médico en el Hospital Paradise Valley en National City, California, donde había estado hospitalizado desde el 24 de abril”, dijo ICE a Univision Noticias en un correo electrónico.

El inmigrante fue llevado a ese centro asistencial “después de exhibir síntomas relacionados con covid-19”, agregó la agencia. Dijo además que “ICE Health Services Corp administró una prueba covid-19 el 24 de abril y dio positivo ese mismo día. La causa preliminar de la muerte fue catalogada como indeterminada”, indicó.

Familia desconsolada

Las explicaciones del gobierno no son suficientes para la familia de Escobar-Mejía. “Quiero mandar un mensaje directamente a ICE”, dice Rosa, una de sus hermanas. “Ellos tienen todo el poder de dejarlos libres y no lo hacen. Se comete una injusticia”, agrega con la voz entrecortada.

Tras una pausa, señala: “No sean tan crueles, por favor. Tóquense el corazón, que todos somos humanos. Porque hay tanta inmigración (en los centros de detención durante la pandemia) deben dejarlos libres”, pide.

Al 25 de abril ICE dijo que tenía registrados 29,625 inmigrantes detenidos a nivel nacional. Hasta ahora, 705 internos han dado positivo al covid-19 y el centro con mayor número de contagios es Otay Mesa, con 132 inmigrantes infectados.

“Las familias sufren”, precisa Rosa. “Por nada lo detuvo ICE, solo porque no tenía documentos. Fue aquí cerca (de donde vivía). ¿Y que pasó? Que fue a buscar su muerte”, apuntó.

El día del arresto

“Él salió porque tiene necesidad de ir a trabajar a buscar el pan el cada día”, explica Rosa. “Esto es una injusticia lo que están haciendo. Este covid-19 está afectando mucho, matando a mucha gente como mató a mi hermano”.

ICE dice que Escobar-Mejía pasó a la custodia de la agencia “el 10 de enero, luego de su arresto por la Patrulla Fronteriza de cerca de Campo, California, y fue transferido al Centro de Detención de Otay Mesa (OMDC) debido a procedimientos de deportación pendientes”.

El reporte señala además que un examen médico realizado por IHSC en OMDC el 11 de enero reveló que el señor Escobar-Mejia tenía hipertensión y que también “se identificó a sí mismo que padecía diabetes”.

A pesar de los padecimientos, Rosa asegura que ese día su hermano “estaba bien”.

Trámites fallidos

El reporte de ICE indica que el 13 de enero la agencia presentó una moción para el cambio de sede de Los Ángeles a San Diego, California. Y el 15 de abril un juez de inmigración le negó una petición de fianza tras considerarlo un riesgo de fuga.

Apuntó además que Escobar-Mejía ingresó originalmente a Estados Unidos sin admisión o libertad condicional (indocumentado) en 1980.

ICE también dijo que el inmigrante había ingresado bajo custodia de ICE en marzo de 2012 “luego de su arresto por cargos locales por parte del Departamento del Sheriff de Los Ángeles”.

“Fue puesto en libertad bajo fianza de inmigración en junio de 2012. Sus condenas penales incluyen robo mayor, posesión de una sustancia controlada, recibir propiedad robada conocida y DUI (manejar bajo la influencia de alcohol o drogas)”.

La familia reconoce los antecedentes de Escobar-Mejía, pero dice que durante la pandemia el gobierno debió haber hecho todo lo posible por evitar que el inmigrante salvadoreño fuera infectado por covid-19, sobre todo por tratarse de una persona de alto riesgo.

“Qué necesidad hay de que pasara esto”, dice Rosa. “A mí me destrozaron la vida también con lo que le pasó a mi hermano. El estaba bien. Les pido que tengan un poquito de consideración con las personas que están detenidas, que sean razonables”, dijo entre lágrimas.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés