null: nullpx

El servicio de inmigración pospone hasta finales de agosto la suspensión de miles de empleados

Tras reuniones con el Congreso, el servicio de inmigración aplaza la suspensión administrativa de unos 13,400 empleados y agentes, pero mantiene la exigencia de $1,200 millones para cubrir un millonario décifit presupuestario.
28 Jul 2020 – 01:04 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Miles de empleados de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) no serán suspendidos de sus puestos por ahora debido a la falta de dinero de la agencia tras un acuerdo alcanzado con el Congreso.

En mayo, la agencia federal le pidió al legislativo una partida presupuestaria de emergencia reembolsable por $1,200 millones para costear su funcionamiento hasta finales del año fiscal 2020 (30 de septiembre). De no hacerlo, advirtió, se verá en la necesidad de despedir a 13,400 empleados de un total de 18,700 (70%).

Pero tras una reunión entre funcionarios de la USCIS y miembros del Comité de Asignaciones del Senado, se llegó a un acuerdo para evitar las suspensiones y que la agencia siga respondiendo a la solicitud de servicios migratorios disponibles.

La oficina del senador demócrata Patrick Leahy (Vermont), vicepresidente del Comité de Apropiaciones, dijo que tras la audiencia “USCIS acordó posponer” las suspensiones laborales de más de 13,000 empleados desde el 3 de agosto hasta el 31 de agosto”.


Aumentarán la presión

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) dijo que, a pesar del acuerdo, “se debe continuar presionando” para garantizar que el Congreso exija a la USCIS “un manejo responsable de su presupuesto”.

A su vez, este miércoles el Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes celebrará una audiencia de supervisión de USCIS para estudiar los problemas de presupuesto que alega la agencia.

AILA señala que la suspensión de empleados “está completamente dentro del poder de USCIS”. Sin embargo, añade, la solicitud de un fondo de emergencia debió haber garantizado su funcionamiento hasta el 31 de diciembre y no hasta el término del año fiscal.

El año fiscal estadounidense arranca el 1 de octubre y finaliza el 30 de septiembre del año siguente.


La USCIS tiene fondos

La semana pasada los senadores Leahy y Jon Tester (demócrata por Montana), enviaron una carta al secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Chad Wolf, y al subdirector del USCIS, Joseph Edlow, indicándoles que de acuerdo con la información en manos del Congreso la agencia “proyecta terminar el año fiscal 2020 con un superávit y un saldo suficiente para pagar a sus empleados por el resto del año fiscal”.

“Pedimos que se tomen medidas inmediatas para salvar a los empleados de USCIS de permisos innecesarios”, agrega la misiva a la que tuvo acceso Univision Noticias. Y señala que, sin duda, “el superávit contrasta fuertemente con el pronóstico de ingresos proporcionado al legislativo a principios de este año que indicaba un déficit de $571 millones para el año fiscal 2020”.

Los senadores agregan que “a pesar de esta bienvenida reversión en las estimaciones de ingresos, la USCIS ha elegido desconcertantemente proceder con suspensión de labores a más de 13,000 empleados federales”, una decisión que de llevarse a cabo ocurriría “durante esta pandemia” que marca un desempleo récord.

De hacerlo, USCIS estaría “forzando innecesariamente a estos estadounidenses trabajadores al desempleo, aplastará la moral de la fuerza laboral y pondrá a un número indeterminado de familias en dificultades financieras innecesarias”, escribieron.

Tanto Leahy como Tester también indicaron que “con respecto al déficit proyectado para el año fiscal 2021, estamos comprometidos a abordar este problema en el próximo suplemento de coronavirus para que USCIS pueda continuar cumpliendo sus misiones” y que si bien por ahora la agencia ya no está proyectando un déficit para el año fiscal 2020, “no debe quedarse sentada ya que miles de empleos estadounidenses están en juego, particularmente durante un momento de desempleo sin precedentes”.


La respuesta de USCIS

La respuesta dada por el legislativo fue fríamente recibida por la USCIS. “Las recientes garantías del Congreso, y un aumento en los recibos de solicitudes y peticiones, han permitido a los altos cargos de USCIS la flexibilidad de retrasar responsablemente la fecha de inicio del permiso administrativo de aproximadamente 13,400 empleados hasta el 30 de agosto”, dijo a Univision Noticias Jessica Collins, portavoz de la agencia.

Agregó que el objetivo del aplazamiento de la decisión “es darle al Congreso el tiempo suficiente para actuar y proporcionar al USCIS los fondos necesarios para evitar el permiso administrativo por completo”.

Collins indicó además que “la solicitud de fondos por $1,200 millones permanece sin cambios y la agencia depende del Congreso para proporcionar fondos de emergencia para garantizar que las operaciones de la agencia continúen sin interrupciones".

Postura anterior

El pasado 25 de junio la USCIS dijo a Univision Noticias que la crisis presupuestaria era a causa de la pandemia del coronavirus. Y que los efectos de la pandemia eran de largo alcance y generalizados, “dejando a pocos indemnes a su paso”.

“USCIS todavía está experimentando esos mismos efectos, que comenzaron con una caída alarmante en las solicitudes a fines de marzo. Los pronósticos predicen un déficit presupuestario paralizante que requiere asistencia del Congreso para permitir que USCIS mantenga las operaciones actuales”, dijo en ese momento el subdirector Edlow en un correo electrónico enviado por la oficina de prensa de la USCIS.

El funcionario dijo además que “desde mayo, USCIS ha trabajado con el Congreso para explicar la situación financiera y educar a los miembros y al personal sobre las necesidades de la agencia”.

“Reconociendo la necesidad de no dejar que los contribuyentes carguen con este peso, la propuesta de USCIS al Congreso incluye el requisito de que cualquier financiamiento proporcionado por se reembolsará al Tesoro de los Estados Unidos”, agregó.

En el pedido de dinero que hizo la USCIS al Congreso, se compromete a devolverlo con el cobro de nuevas tarifas. El profesor Stephen Yale-Loehr, de la práctica de inmigración de la escuela de leyes de la Universidad de Cornell, Nueva York, dijo que de concretarse el alza, el trámite de ciudadanía sufrirá un incremento de 83% y en general el promedio del alza será del 10% en todos los servicios que brinda la agencia.


El covid no tiene culpa

Para la abogada de inmigración Rebeca Sánchez-Roig, la pandemia del covid-19 no tiene la culpa de la deuda acumulada por el USCIS. “Esta fue creada y amontonada intencionalmente por el gobierno de Trump. Seamos claros, este es un plan altamente coordinado, dirigido y llevado a cabo con precisión militar por la Administración para limitar o eliminar la migración legal”, agrega.

Sánchez, quien se desempeñó como fiscal de inmigración en el Departamento de Justicia durante más de 15 años, dijo que el problema que enfrenta la agencia "corresponde a un esquema deliberado y maquiavélico empleado por altos funcionarios que, con su agenda antiinmigrante, en menos de tres años endeudan a USCIS con el propósito exclusivo de desmantelar o reducir un nivel insignificante al servicio de inmigración, cuyo propósito era la adjudicación de beneficios para la inmigración legal".

Sánchez-Roig dijo además que de proceder la agencia a la suspensión administrativa de miles de agentes y empleados, “podría causar un aumento significativo en el tiempo de espera para las personas que buscan beneficios de inmigración y retrasar las naturalizaciones, lo cual es crítico porque estamos en un año electoral”.

“Y contrario a otros gobiernos que en estos tiempos buscan naturalizar la mayor cantidad posible de solicitantes, por la elección presidencial, la intención de Trump es todo lo contrario ”, concluyó.

La política migratoria de 'tolerancia cero' de Trump en 15 fotos

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés