null: nullpx
Control de Inmigración y Aduanas (ICE)

El gobierno de Trump ha amenazado con redadas masivas, pero la oficina de ICE en Los Ángeles no comparte esa estrategia: ¿por qué?

David Marin, el encargado del Servicio de Inmigración y Aduanas en esa ciudad, explicó en una entrevista con Univision Noticias por qué sus agentes no realizan operativos a gran escala y en qué circunstancias aplican su discreción para liberar a migrantes sin papeles.
1 Feb 2020 – 03:52 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- El verano pasado, el presidente Donald Trump lanzó airadas amenazas de realizar redadas masiva enfocadas en unos 2,000 indocumentados con antecedentes penales en 10 ciudades santuario. Los Ángeles estaba en la mirilla, pero nada pasó. Aunque en ese entonces solo hubo unos cuantos operativos, el pánico predominó en las comunidades migrantes.

El director de la oficina del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Los Ángeles, David Marin, explicó en una entrevista con Univision Noticias por qué en años recientes no se han visto incursiones a gran escala en esta metrópoli, habitada por un millón de personas sin papeles. La última se registró hace 12 años en una fábrica del Valle de San Fernando y concluyó con 138 arrestos.

“No soy un partidario de hacer eso”, afirmó el funcionario, agregando que hacerlo infunde miedo en los vecindarios hispanos y termina por afectar las acciones que efectúan los equipos dedicados a la búsqueda de fugitivos.

“No creo que haya necesidad de estar haciendo eso (operaciones masivas). Lo único que genera es que todos en la comunidad se preocupen y digan que hay redadas. Nosotros iríamos a un lugar en La Puente (una ciudad en el este del condado de Los Ángeles), rodearíamos el área, arrestaríamos a muchas personas y las deportaríamos. Porque es más efectivo hacerlo todos los días”, describió el funcionario.


El punto de vista de Marin no ha cambiado desde que salía a detener indocumentados en los barrios angelinos durante el gobierno de Barack Obama. Sus opiniones siguen sin ser incendiarias, como las que se escuchan a menudo en la Casa Blanca y las oficinas centrales de ICE. Incluso, él afirma que sus oficiales tampoco ponen bajo custodia a cualquier inmigrante sin papeles que se les cruza en el camino, sin distinguir si se trata de un asesino convicto o un padre de familia que se dirigía al trabajo, como se reclama con frecuencia.

“No arrestamos a todas las personas con las que entramos en contacto, con las que hemos establecido una causa probable, que no deberían estar aquí. Usamos nuestra discreción”, expuso el funcionario.

Hacen excepciones, ejemplificó, si verifican los antecedentes penales de un detenido y se dan cuenta de que tiene un proceso migratorio pendiente. “Puede que no tenga sentido que los pongamos bajo custodia a menos que hayan cometido algún otro delito. Pero si ya están pasando por el proceso migratorio, tienen una audiencia en la corte y ya han visto a un juez de inmigración, entonces tal vez no tenga sentido que los detengamos”, detalló.

Las estadísticas, sin embargo, muestran que los agentes de ‘La Migra’ no han sido tan indulgentes en la era Trump. En diciembre, un estudio hecho por el Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) reveló que desde 2017 la dependencia ha detenido a menos personas con antecedentes criminales graves y a más que no tenían antecedente alguno o solo cometieron faltas menores.

La reducción pasó de poco más de 8,000 arrestos de personas con delitos serios en octubre de 2017 a unos 6,000 en abril pasado, de acuerdo con ese análisis. TRAC señala que las condenas relacionadas con terrorismo y pandillas “son notablemente raras” en los indocumentados.


Arrestando a menos delincuentes

Las cifras de ICE indican que la gran mayoría de los 6,657 detenidos en Los Ángeles entre el 1 de octubre de 2018 y el 30 de septiembre de 2019 tenían convicciones criminales (5,766) o cargos penales pendientes (418). En ese período, casi 8,600 migrantes que permanecían detenidos en esta ciudad fueron devueltos a sus comunidades de origen.

Siete de las 24 oficinas de ICE en todo el país rebasaron los arrestos realizados en Los Ángeles. Dallas y Atlanta lideraron esa lista con 16,900 y 13,247 detenciones en el año fiscal 2019, respectivamente.

Marin atribuye este descenso a la falta de cooperación con las agencias del orden en California, donde la ley santuario SB 54 exige a los policías locales no participar en operativos para detener indocumentados y les impide entregar a funcionarios de migración a quienes cometieron faltas menores.

Esta legislación, que ya lleva dos años en vigencia, los ha forzado a realizar más operativos en las calles, advierte el titular de ICE en Los Ángeles. “Antes los arrestábamos dentro de una cárcel, en un ambiente seguro, no solo para nosotros, sino para el público, ahora tenemos que salir a la comunidad”, lamentó.

“Y cuando estamos en las comunidades es inevitable que nos encontremos con otras personas (…) Tal vez miembros de la familia, tal vez amigos”, señaló el funcionario, quien cuenta que sus capturas se tornan emocionales si se llevan a un padre de familia.

“Cuando realizamos una operación de arresto selectivo yendo a la casa de alguien y tal vez tienen niños allí. Y tienes que arrestar a alguien frente a sus hijos. Yo lo he hecho y como padre es difícil, es muy difícil”, contó.


ICE: solo atemorizamos a los criminales

Marin es uno de los 4,200 hispanos que trabajan para ICE en todo el país, el 21% de toda su nómina. Sus ancestros vivían en Texas y Arizona cuando ese territorio le pertenecía a México. Es veterano de las Fuerzas Armadas y lleva casi 25 años con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Comenzó en el extinto Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) y se unió a las filas de ICE desde su creación en 2003. Suma ya 11 años en la oficina de Los Ángeles, que abarca siete condados del sur de California.

“He estado haciendo esto desde 1995. Las leyes (migratorias) no han cambiado en absoluto. Estoy haciendo cumplir las mismas leyes para cuatro presidentes (de Bill Clinton a Trump)”, dice.

El funcionario subraya que ha pasado tres décadas localizando, deteniendo y deportando migrantes que solo vinieron a delinquir a este país. “ICE se encuentra en una posición única en la que podemos prevenir crímenes”, enfatizó. “Pero creo que lo que ha sucedido es que en California está el foco de atención por todas estas políticas de santuario”, agregó.

Él reclama que sus agentes se han vuelto el objetivo de airadas protestas y gente que los filma con sus celulares apenas los identifican. “Eso nos hace más visibles. Cuando estábamos en las cárceles, la mayoría del público y los medios de comunicación no sabían lo que estábamos haciendo”.

Cuando se le pregunta sobre las acusaciones de que ICE infunde miedo en las comunidades migrantes, Marin responde que su trabajo es precisamente evitar que los delincuentes hagan de las suyas en esos vecindarios.

“¿Cómo aterrorizamos a la comunidad cuando arrestamos a extranjeros criminales y los sacamos de la comunidad? ¿Sabes quiénes están aterrados? Los extranjeros criminales”, concluyó.

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.