null: nullpx

Demócratas exigen al DHS que no use los datos de los dreamers protegidos con DACA con fines de deportación

La oposición teme que el gobierno de Trump no cumpla la promesa hecha a los jóvenes, comparta sus datos personales y los coloque al borde de la expulsión de Estados Unidos.
25 Oct 2017 – 7:51 AM EDT

Un grupo de 30 senadores y representantes demócratas exigió este miércoles al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que cumpla la promesa hecha hace cinco años a miles de dreamers beneficiarios de la Acción Diferida de 2012 (DACA) y les garantice que no usará sus datos de identificación para deportarlos de Estados Unidos.

En una carta dirigida a la secretaria interina del DHS, Elaine Duke, los legisladores la instaron además a “mantener el compromiso” hecho por el gobierno del presidente Donald Trump, quien poco después de asumir la Casa Blanca garantizó que la información proporcionada por los jóvenes indocumentados no sería usada con “fines de cumplimiento”, es decir, para ejecutar sus deportaciones diferidas por DACA.

Esta carta se ha enviado después de que recientes declaraciones de funcionarios del DHS durante comparecencias en ambas cámaras del Congreso activaran las alarmas de los demócratas, quienes ahora temen que el gobierno de Trump no cumpla su palabra y comparta la base de datos de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS, agencia que recolectó la información) con la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, encargada de las deportaciones).

Cuántos dreamers peligran

DACA otorgó amparo de la deportación a unos 800,000 jóvenes indocumentados que entraron siendo niños a Estados Unidos (antes de cumplir los 16 años) y se les conoce como dreamers. Los beneficiarios, quienes además no constituyen una prioridad de deportación, recibieron una autorización de empleo renovable cada dos años.

El programa fue cancelado el pasado 5 de septiembre por el secretario de Justicia, Jeff Sessions, permitiendo una última renovación el pasado 5 de octubre para que aquellos dreamers cuyos permisos de trabajo vencen entre el 5 de septiembre y el 5 de marzo de 2018.

La USCIS estima que de los casi 800,000 beneficiarios de DACA, unos 100,000 regularizaron sus permanencias por vías legales y otros 154,000 calificaron para obtener una prórroga del amparo de sus deportaciones si enviaron sus solicitudes de reinscripción antes del 5 de octubre.

El lunes, la agencia confirmó a Univision Noticias que recibió unas 132,000 de las 154,000 solicitudes proyectadas. “Aproximadamente unos 22,000 individuos no sometieron sus renovaciones dentro del plazo”, dijo Steve Blanco, vocero de la USCIS.

Los 568,000 dreamers que quedaron sin la protección de DACA y cuyos permisos de trabajo se irán venciendo paulatinamente son los que preocupan a los senadores demócratas, quienes temen que sean arrestados y deportados del país.

Urgen respetar promesa

El gobierno de EEUU se comprometió con estos jóvenes a que la información que proporcionaron a la USCIS, como parte del programa DACA, no se usaría contra ellos o sus familias con fines de deportación”, escribieron los senadores.

El grupo citó una respuesta publicada en junio de 2012 por la USCIS en su web sobre el tema, indicando que la información entregada por los beneficiarios de DACA “está protegida de divulgación a ICE y a la Patrulla Fronteriza (CBP) con propósitos de procedimientos de cumplimiento de inmigración, a menos que el solicitante cumpla con los criterios para la emisión de un aviso de comparecencia o una referencia a ICE bajo los criterios establecidos en la guía Notice of Appear”.

También recuerdan documentos enviados en diciembre del año pasado por el entonces secretario del DHS, Jeh Johnson, en el sentido de que esa dependencia respetará el compromiso adquirido de no compartir la información de los dreamers con ICE, excepto “donde se determine independientemente que un caso involucra una amenaza de seguridad nacional o seguridad pública, una actividad criminal, fraude u otras circunstancias limitadas en las que la ley exija la emisión de un aviso".

Cambio de rumbo

A pesar de las evidencias que prueban la existencia de un compromiso por parte del gobierno para proteger los datos de los dreamers, los senadores advierten que el pasado 27 de septiembre, durante una audiencia del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado para la confirmación del director de la USCIS, Francis Cisnna, el funcionario dijo que “no podía prometer” que la información de DACA no sería compartida con ICE.

“Además, en una audiencia reciente del Comité Judicial del Senado, el entonces director interino de USCIS, James McCament, declaró que desde 2012 esa política de intercambio de información no ha cambiado", pero advirtió que esta se encuentra “sujeta a cambios”, apuntaron.

Los senadores indican además que, como resultado de la decisión de dar por terminado DACA, “cientos de miles de personas” que confiaron una gran cantidad de información personal detallada sobre ellos y sus familias, “ahora viven con miedo”, y que esos temores “se ven agravados” por una política que “amplió las prioridades de deportación en lugar de priorizar las verdaderas amenazas a la seguridad pública y la seguridad nacional”.

En la misiva, los senadores citan datos proporcionados por ICE al Congreso “que muestran un aumento de casi el triple de arrestos entre el 22 de enero y el 2 de septiembre de 2017 de personas sin antecedentes penales, en comparación con el mismo período en 2016”, indicaron.

La comparecencia de Homan

También recuerdan la advertencia lanzada por el director interino de ICE, Thomas Homan, quien a principios de año, durante una comparecencia ante el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, dijo que cada persona indocumentada en este país "debería sentirse incómoda, [ellos] deberían mirar por encima de su hombro, y [ellos] deben estar preocupados".

“Es imperativo que el gobierno de EEUU mantenga su promesa a estos jóvenes y sus familias. Le instamos a que respete el compromiso hecho con los solicitantes de DACA de que su información no será compartida con el propósito de hacer cumplir la ley de inmigración en circunstancias muy específicas. Hacer algo menos que esto sería contrario a nuestros intereses económicos y de seguridad, y una traición al compromiso con los destinatarios de DACA y sus familias”, concluyeron.

En la carta el grupo de senadores demócratas no hace mención a ninguna iniciativa de ley que otorgue a los dreamers un estado de permanencia legal permanente.

La carta fue liderada por los congresistas Bob Menéndez (Nueva Jersey), Kamala D. Harris (California), Dick Durbin (Illinois), Dianne Feinstein (California), Martin Heinrich (Nuevo México) y Catherine Cortez-Masto (Nevada). También fue firmada por Tammy Baldwin (Wisconsin), Tom Carper (Delawere), Ed Markey (Massachusetts), Patty Murray (Washington), Jeanne Shaheen (New Hampshire), Kirsten Gillibrand (Nueva York), Bob Casey (Philadelphia), Chris Van Hollen (Maryland), Chris Murphy (Connecticut), Elizabeth Warren (Massachusetts), Mazie Hirono (Hawai), Richard Blumenthal (Connecticut), Chris Coons (Delawere), Tammy Duckworth (Illinois), Jeff Merkley (Oregon), Tim Kaine (Virginia), Michael Bennet (Colorado), Mark Warner (Virginia), Sheldon Whitehouse (Rhose Island), Tom Udall (Nuevo México), Cory Booker (Nueva Jsesey), Jack Reed (Rhode Island), Bill Nelson (Florida) y Amy Klobuchar (Nuevo México).

De dreamers a doctores: los jóvenes que quieren estudiar medicina y no tienen papeles

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés