null: nullpx
Finanzas

El presidente de Wells Fargo culpa a sus trabajadores del fraude masivo de cuentas y tarjetas falsas

Varios senadores acusan de fraude al banco y quieren saber si la creación de cuentas y tarjetas falsas fue permitida desde arriba. El banquero acusa a los trabajadores.
20 Sep 2016 – 12:09 PM EDT

El Senado lo recibió acusándolo de "estafa", de prácticas bancarias "fraudulentas", "increíbles" y "perturbadoras".

El CEO de Wells Fargo, John Stumpf, fue este martes a dar explicaciones a los legisladores sobre la creación de centenares de miles de cuentas y tarjetas que los clientes ni querían ni sabían que existían.

Los senadores preguntaron insistentemente si esa práctica fraudulenta se hizo con la complicidad de la dirección y por la presión sobre los vendedores, aunque el CEO no lo asumió. Se refirió en todo momento a empleados que no compartían la ética del banco y que "solo" representaban el 1% de su fuerza laboral.

Pero eso no convenció a los senadores que preguntaban. Ellos ven un patrón: fueron, como mínimo, 5,300 empleados de todo el país que crearon unos 1.5 millones de cuentas falsas y medio millón de tarjetas fantasma durante un mínimo de cinco años. Especialmente trabajadores con ingresos anuales de unos 35,000 dólares al año y con unos duros objetivos de ventas que cumplir.

"Nunca pedimos a nuestros empleados que vendieran productos que los clientes no querían", se defendió el CEO.

"No lo hicimos bien"

El banquero sí admitió en varias ocasiones que hubo errores: "Siento profundamente que falláramos", "tomo plena responsabilidad", "no lo hicimos bien", "de nuevo, lo siento profundamente". Pero esquivó muchas preguntas.

"Tendríamos que haber actuado antes para acabar con conductas no éticas", dijo en el Congreso. Sobre todo porque explicó que conocía la práctica masiva desde 2013, aunque no recuerda exactamente desde qué momento, ni detalla por qué no lo incluyó en sus reportes anuales públicos donde se tienen que detallar ese tipo de incidencias.

"¿Usted ha dimitido?"

Los senadores fueron combativos, mostraron su indignación e insistieron en varios asuntos en los que consideran que el CEO no es claro: ¿cómo más de 5,000 personas pueden engañar a los clientes de la misma manera sin estar organizados? ¿por qué no hubo destituciones entre los altos cargos directivos? ¿por qué no se tomaron más medidas en los últimos años? ¿qué rol tuvo la agresiva política para que sus empleados crearan más cuentas y más tarjetas?

Fue difícil que contestara directamente.

La senadora Elizabeth Warren pidió consecuencias para el CEO: "Usted debería dimitir, debería devolver el dinero que ganó mientras esta estafa ocurría y debería ser investigado criminalmente por el Departamento de Justicia y la Securities and Exchange Commission".

Wells Fargo deberá pagar 185 millones en multas a las autoridades por culpa de este fraude, un 3.3% de sus ingresos en el segundo trimestre, que fueron de 5,600 millones de dólares.

"Me quedé estupefacto cuando me enteré del aliento y duración del fraude", dijo el demócrata Sherrod Brown, que preside el comité que controla la banca. Se quejó de que la práctica incluyó "falsificación de firmas, robo de identidades, de números de Seguro Social, de dinero ganado con esfuerzo por parte de los clientes, con el fin de los empleados de aferrarse a puestos de trabajo de baja remuneración y hacer dinero para pagar los altos ejecutivos de Wells Fargo".

Si usted es cliente de Wells Fargo y se vio afectado por la creación de cuentas y tarjetas fraudulentas, puede compartir su caso mandando un email a dbonmati@univision.net.

Publicidad