null: nullpx

Cómo los empleados despedidos de Wells Fargo engañaban a clientes como la cantante Ana Bárbara

Este banco informó este jueves el despido de 5,300 empleados que abrieron más de dos millones de cuentas bancarias y tarjetas de crédito sin que sus clientes lo supieran.
9 Sep 2016 – 10:38 PM EDT

La cantante Ana Bárbara demandó en junio pasado a Wells Fargo por "negligencia y engaño" luego de que, según denunció, un empleado del banco abrió cuentas y tarjetas de crédito a su nombre y transfirió 416,000 dólares sin su autorización.

Ese esquema engañoso se asemeja al realizado por los 5,300 empleados que Wells Fargo despidió tras comprobar que abrieron más de dos millones de cuentas bancarias y tarjetas de crédito sin que los clientes supieran. Y borró de un plumazo parte de los ahorros de la artista.

"Wells Fargo es ampliamente conocido por crear una cultura de negocio corrupta que presiona a sus empleados a conminar a sus clientes a abrir múltiples cuentas no deseadas en Wells Fargo, con las que Wells Fargo maximiza sus ganancias a la vez que expone a sus clientes a costos innecesarios", precisó la demanda presentada por Ana Bárbara en una corte de Los Ángeles.

El banco "impone cuotas de ventas irreales a sus empleados, y ha adoptado políticas que han llevado a sus banqueros a tener un comportamiento (...) fraudulento, incluyendo la apertura de cuentas y emisión de tarjetas de crédito sin autorización".

"Ana Bárbara se convirtió en la víctima del esquema corrupto de Wells Fargo para maximizar sus ganancias", reza la demanda.


Esto luego de que, en abril de 2012, Arturo Arias, empleado en ese entonces de Wells Fargo, se acercó a ella con el objetivo de "entablar" una amistad, precisa la demanda. Cerca de enero de 2013, la "persuadió" a abrir una cuenta personal de cheques en la sucursal Golden West de Huntington Beach, California. La apertura se concretó en la casa de la cantante, no en un establecimiento del banco como se hace habitualmente.

$416,000 perdidos

Dos meses después, en marzo, Arias la "convenció" de abrir otra cuenta de cheques a nombre de su corporación, Lo Busque Productions Inc. Luego Arias, de acuerdo a la demanda, creó un perfil online para la cuenta de Ana Bárbara usando un correo electrónico falso.

Casi un año después, en enero de 2014, Arias y otro empleado de Wells Fargo, Jorge Valdez, "conspiraron" para abrir una línea de crédito no autorizada a nombre de la artista. Posteriormente, Arias emitió tarjetas de crédito y/o de débito en Wells Fargo y otras instituciones financieras a nombre de Ana Bárbara.

"El hecho de establecer sin autorización una línea de crédito fraudulenta y cuentas fraudulentas es consistente con la práctica de Wells Fargo de hacer bundling (o decirle a un cliente que solo puede obtener un producto si contrata otro). Arias también procedió a abrir numerosas otras cuentas corrientes o de ahorros a nombre de Ana Bárbara en Wells Fargo, todas sin su conocimiento o autorización", se lee en la demanda.

Arias también tomó dinero de las cuentas de la artista para uso propio. Wells Fargo no precisó este jueves, al hacer el anuncio sobre el despido del 1% de su fuerza laboral, si los empleados que echó además robaron dinero de los clientes.

La defensa de la cantante afirma que ella nunca recibió en físico ni por correo electrónico los estados de esas cuentas, por lo que no pudo percatarse de los movimientos de dinero que se realizaban.

"Ana Bárbara no tenía conocimiento de la existencia de estas transferencias, compras o retiros online; nunca autorizó estas transferencias, compras o retiros de dinero; no recibió beneficio alguno de estas transferencias de dinero y no descubrió estos robos porque Arias desvió o interceptó todas las cartas o estados de cuenta de Wells Fargo, por lo que Ana Bárbara nunca los recibió", agrega la demanda.


"Cuidado con la institución en la que depositas tu confianza"

En total, dice la demanda, Arias retiró en forma fraudulenta 416,000 dólares de las cuentas de Ana Bárbara.

Al ser descubierto, admitió el 28 de agosto de 2015 ante la cantante y el gerente de su sucursal haber abierto con la ayuda de Valdez una serie de cuentas y tarjetas de crédito sin la autorización de ella. La cantante inició un reclamo y el 16 de septiembre de 2015 el banco abrió otra cuenta a su nombre y le depositó 127,182.16 dólares. Pero no le devolvió los restantes 289,000 dólares.

"Trabajas y que de repente sientas que no valió la pena el esfuerzo porque simplemente estás sin nada", dijo la artista a Univision Noticias.

"Estoy pasando momentos duros que ojalá la gente como yo, mamás que trabajamos, que somos el pilar principal de la casa, solo les digo que hay que tener mucho cuidado siempre de en qué institución bancaria depositas tu confianza", afirmó entre lágrimas.

Lea también:


Publicidad