null: nullpx
Narcotráfico

¿Qué sabía Nery López? El asesinato de un narco preso que habló con la DEA salpica al gobierno de Honduras

Nery López Sanabria era socio del hermano del presidente hondureño Juan Orlando Hernández y estaba colaborando con la DEA. ¿Fue esta la razón por la que lo mataron?
(Read this article in English)
6 Dic 2019 – 5:48 PM EST

TEGUCIGALPA.- Una cámara de seguridad captó la sangrienta escena en una prisión de máxima seguridad en el norte de Honduras a finales de octubre.

Un guardia con una máscara en el rostro abre una puerta de seguridad de color rojo brillante y seis reclusos con camisetas blancas entran apresuradamente, uno de ellos armado con una metralleta Uzi y abre fuego.

El blanco era Nery López Sanabria, un narcotraficante de 37 años de edad, cuyos libros de contabilidad se utilizaron en el juicio en Nueva York unos pocos días antes para condenar al hermano del presidente, Juan Antonio 'Tony' Hernández, por cargos de narcotráfico y posesión de armas.

López nunca testificó en el juicio ya que fue encarcelado en Honduras. Sin embargo, había estado en conversaciones con la Agencia de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA por su siglas en inglés) durante varios meses antes de su asesinato, según cuatro abogados familiarizados con sus esfuerzos para cooperar con los funcionarios estadounidenses.

Algunos de esos abogados ahora se preguntan si su cooperación con la DEA, y sus conexiones políticas de alto nivel, pueden haberlo matado. "Él era un grande, como se dice, él no era cualquier persona dentro de la actividad y ... su dimensión le hizo tener contactos con diferentes autoridades", dijo el abogado de López, Carlos Chajtur, a Univision. "A los que sí conocían quién era [Lopez], sí les producía algún tipo de temor el hecho de que él pudiera convertirse en un colaborador de la DEA", añadió.

Oscar Arroyave, un abogado de Miami familiarizado con el caso, agrega: " Yo sentía que eso iba a pasar, yo presentía que eso iba pasar, que lo mataran, el problema de él es que tenía mucha información y tenía la contabilidad para demostrarlo".

El video de su asesinato escandalizó aún más a un país que todavía estaba conmocionado por las impactantes acusaciones de narcotráfico en las altas esferas de poder y que involucraron al presidente Juan Orlando Hernández. Mientras, la Casa Blanca se mantiene firme en su alianza con el mandatario, que el presidente Trump ha llamado un aliado "fantástico" en sus esfuerzos por contener la migración desde Centroamérica.

Durante el juicio, los abogados de Tony Hernández negaron vehementemente los cargos en su contra, incluyendo las supuestas referencias a él en el libro de contabilidad del negocio de las drogas de López Sanabria. El presidente Hernández, a quien los fiscales identificaron como un conspirador no acusado en el caso, también rechazó las acusaciones en su contra, describiéndolas como un cuento de hadas, similar a Alicia en el País de las Maravillas.

El abogado de Tony Hernández se negó a discutir asuntos relacionados con el caso antes de la sentencia el 17 de enero. El presidente Hernández se negó a responder preguntas de Univisión relacionadas con la muerte de López Sanabria.

Se enfrenta a una sentencia máxima de cadena perpetua.

Los libros de contabilidad

Los libros de contabilidad fueron uno de los aspectos más destacados del juicio en Nueva York, crucial para el caso del gobierno contra Tony Hernández. López Sanabria no pudo testificar en el juicio de Nueva York debido a su detención en Honduras, aunque su esposa dijo que a él le habría gustado, y añadió que sus abogados habían estado en conversaciones con el Departamento de Justicia de Estados Unidos por varios meses antes de su asesinato.

En su argumento final, el fiscal Emil Bove declaró: "ese libro de contabilidad por sí solo demuestra que el acusado (Tony Hernández) participó en esta conspiración de narcotráfico. Realmente no se necesita mucho más que eso".

Observó cómo aparecía el nombre 'Tony' junto con referencias aparentes a los envíos de cocaína.

Bove acusó al presidente Hernández de recibir dinero de los narcotraficantes para sus campañas políticas y de poner al ejército y la policía hondureños a disposición de su hermano, en lo que llamó "narcotráfico patrocinado por el estado".

En el juicio, el abogado de Tony Hernández, Michael Tein, trató de desacreditar los libros de contabilidad, alegando que fueron "plantados" por funcionarios corruptos hondureños. "Cualquier cosa que se relacione con ese libro que muestran. No es confiable", le dijo al jurado.

Tein citó presuntos errores en los procedimientos policiales para asegurar adecuadamente las pruebas del caso, incluyendo los libros de contabilidad que fueron incautados durante el arresto de López Sanabria y su esposa, Erika Bandy, durante un control de tránsito en Honduras el 6 de junio de 2018.

El arresto, 6 de junio, 2018

Univision obtuvo copias del reporte del arresto, que no son públicas, incluyendo los detalles de la inspección de su auto, un Toyota Land Cruiser, así como de otro vehículo que los acompañaba. Los expedientes policiales confirman el descubrimiento de nueve libretas de apuntes de espiral, así como $193,000 en efectivo y varias pistolas (con silenciadores), en un compartimento oculto debajo del asiento del segundo coche.

Aunque el reporte del arresto contenía fotos de las pruebas incautadas, no incluía fotos de las libretas de apuntes, pues mostraba sólo un estuche color negro en el que presuntamente se encontraron las 9 libretas.

Univision habló con varias fuentes, incluyendo dos militares presentes en la escena, quienes confirmaron que las libretas se encontraron en la escena. Univision también obtuvo una copia de las libretas de una fuente familiarizada con las investigaciones.

El control de tránsito fue establecido después de que agentes de inteligencia hondureña recibieron un aviso de que López estaba en el área y que pasaría por una carretera cerca del pueblo de Naco, dijeron las fuentes.

La pareja se dirigía a su rancho en Quimistán, en el norte de Honduras, para celebrar el cumpleaños de López. El informe del arresto incluye una foto del pastel de cumpleaños que les esperaba en casa.

López no resistió, aunque intentó sobornar a los oficiales en la escena, según un oficial.

Después de esposarlos, los llevaron a un batallón militar cercano para interrogarlos. López Sanabria había estado utilizando una identidad falsa durante varios años después de que su nombre comenzara a aparecer como sospechoso de narcotráfico. Incluso organizó su propio funeral en 2015, incluyendo fotos de sí mismo en el ataúd, y asumió el nombre de Magdaleno Meza Fúnez. También se sometió a una pequeña cirugía plástica, para lo cual trajo un cirujano plástico de Cali, Colombia, para que realizara la operación. Después de su arresto, los investigadores parecen haber establecido rápidamente su verdadera identidad, según el informe policial.


Investigación de la DEA

López y su esposa tenían una hacienda con 400 cabezas de ganado, según los investigadores que visitaron la propiedad en Quimistán.

Al igual que muchos traficantes hondureños, López Sanabria había conducido sus operaciones con virtual impunidad durante varios años con la ayuda de policías y políticos hondureños corruptos, según informes policiales. Pero todo comenzó a cambiar después de que el gobierno hondureño acordó crear equipos especiales de policía antinarcóticos supervisados por la DEA, conocidos como Unidad de Investigaciones Sensibles (SIU, por sus siglas en inglés) a finales de 2012.

Según numerosos informes de la SIU, obtenidos por Univisión, las autoridades hondureñas estaban investigando a López Sanabria desde al menos septiembre de 2016 cuando los agentes recibieron una denuncia anónima. En unos meses, la SIU descubrió el alias bajo el que vivía López Sanabria, la ubicación de su hacienda y otras casas, e interceptó llamadas telefónicas de asociados y familiares en las que se hablaba sobre actividades de narcotráfico.

En el juicio de Nueva York, los fiscales alegaron que López había estado proporcionando logística para algunos de los principales narcotraficantes de Honduras, incluidos Víctor Hugo Díaz Morales, alias 'El Rojo' y Devis Rivera, líder de la banda de narcotraficantes ' Cachiros'. Los dos están detenidos en Estados Unidos y testificaron contra Tony Hernández.

El nombre 'Alex' también aparece con frecuencia en las narcolibretas, que parece ser Alexander Ardón, un expolítico del Partido Nacional que también testificó contra Tony Hernández. Ardón sorprendió al jurado al describir su participación en la entrega de una contribución de un millón de dólares por el narcotraficante mexicano, Joaquín El Chapo ’Guzmán, a la campaña electoral de 2013 de Juan Orlando Hernández.


Helicóptero

Un video obtenido por Univisión de fuentes hondureñas familiarizadas con la investigación, supuestamente muestra un helicóptero azul Bell 407 despegando de la hacienda de López con Tony Hernández. El video no muestra quiénes son los ocupantes ni el número de registro visible.

Durante el juicio de Hernández, los fiscales mostraron varias fotos de helicópteros, alegando que fueron utilizados por él para llevar a cabo su negocio de drogas.

Chajtur, el abogado de López, dijo que los fiscales hondureños tienen documentos que demuestran que su cliente compró un helicóptero para Tony Hernández en Guatemala, aunque dijo que no había visto los documentos. Los libros de drogas también incluyen varias menciones de un helicóptero y compras relacionadas en Guatemala.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos hizo una solicitud formal a las autoridades hondureñas en abril para obtener documentos sobre un helicóptero, un Bell 429, con matrícula HK-GCA, en relación con el juicio de Tony Hernández, según documentos judiciales. No está claro si se proporcionó información alguna.

¿Quién era Nery Orlando López Sanabria, el autor de las 'narcolibretas'?

Loading
Cargando galería

Prisión

Después de su arresto, López Sanabria sufrió una intensa presión por parte de la familia Hernández para guardar silencio y no cooperar con el gobierno estadounidense en el caso contra Tony Hernández, según su abogado. Eso incluyó numerosas amenazas, presuntos castigos y torturas, así como varias visitas a la prisión, no reveladas anteriormente, por parte de un miembro de la familia Hernández y un investigador privado de Miami contratado por la familia Hernández.

Después de aparentemente rechazar las propuestas iniciales de abogados hondureños de Tony Hernández, fue trasladado a una prisión de máxima seguridad en el norte del país, en Ilama, llamada 'El Pozo'.

Pasó semanas en confinamiento solitario, con una dieta de pan y agua, según su abogado. Perdió 26 libras antes de que su abogado lo trasladara a una celda normal después de plantear su caso ante grupos hondureños de derechos humanos.

"Estábamos viendo la posibilidad del traslado de él a otro centro penal con menos restricciones, para que incluso se habló de que pudiese recibir la visita de un funcionario de la Fiscalía o del propio agente de investigación", dijo.

De hecho, Chajtur dijo que su cliente le había dado instrucciones de contactar a la DEA en Miami. Chajtur dijo que hizo arreglos para que un abogado de Washington, Robert Feitel, lo visitara en la cárcel en febrero.

“Intercambiamos información, cuyos detalles no podemos discutir debido al privilegio entre el abogado y el cliente que aún existe incluso después de su muerte ", dijo Feitel a Univision. “Continuamos tratando de avanzar en su caso. Desafortunadamente, el asesinato asombrosamente brutal de nuestro cliente puso fin a estos esfuerzos".

Chajtur ahora piensa que puede haber sido el principio del fin para su cliente.

" Creo que esa visita es lo que empezó a generar mayor presión, y la posibilidad de que alguien pudiera atentar contra la vida de él, porque al recibir abogados norteamericanos, pues lo que piensa la gente es que él estaba dispuesto a colaborar [con la DEA]. Entonces, yo creo que esa visita que era necesaria porque era la única manera de que él pudiera constituir un equipo de defensa en Estados Unidos", dijo. "Pero, también, digamos, eso vino a activar las alertas".

Visitas no autorizadas

Para sorpresa y asombro de Chajtur, se enteró de que López Sanabria había recibido la visita de un miembro de la familia Hernández, Amílcar Hernández, el hermano mayor del presidente y militar retirado que quedó confinado a una silla de ruedas después de un accidente de paracaídas. También lo visitó un investigador privado de Miami contratado por la familia Hernández, llamado Chase Lalani.

Según la ley hondureña, ese tipo de visitas en prisión normalmente requieren la orden de un juez y el permiso del recluso o su abogado, ninguno de los cuales había sido otorgado.

" Llegaban a visitarlo sin ningún tipo de autorización formal, más que la autorización del director del penal de Ilama", dijo Chajtur.

La orden tuvo que haber venido desde muy arriba, dijo Chajtur. Describió otra ocasión cuando obtuvo el permiso de un juez para que otro abogado estadounidense, Oscar Arroyave, visitara a López Sanabria, pero cuando se presentaron en la cárcel, el director de la prisión les impidió la entrada.

Los visitantes no autorizados querían saber sobre los tratos legales de López Sanabria con las autoridades estadounidenses, según dijo Chajtur que su cliente le había contado más tarde. Se fueron con las manos vacías.

"No les iba a informar ni sobre su situación legal, ni los alcances de sus conversaciones con autoridades norteamericanas, ni nada que a él le pudiera perjudicar", dijo Chajtur.

Amílcar Hernández no respondió a una solicitud de entrevista por parte de Univision. Univision habló con Lalani, quien confirmó haber visitado a López Sanabria el 27 de mayo, pero se negó a revelar detalles de su conversación, y sólo dijo: "En realidad estaba ayudando a Tony".

Eso parece inverosímil, dado lo que López Sanabria le dijo a Chajtur.

Mensajes grabados

En un mensaje de audio que fue grabado en secreto en la cárcel, y proporcionado a Univision, López Sanabria describió la visita de Lalani. "Quería que le dijera todo lo que sé sobre TH", dijo, refiriéndose a las iniciales en su libro de contabilidad y que Tony Hernández utilizaba para marcar su cocaína.

"Le dije, por qué voy a contarte todo si yo no gano nada", dijo, y añadió que Lalani se enojó por su renuencia a divulgar lo que sabía sobre Hernández.

Todas las visitas apuntan a una cosa, dijo Chajtur. "Todo eso denota una preocupación por esa situación que han mencionado, de saber qué tanto estaba dispuesto Nery López... a entregar como información", dijo. "Todas las conversaciones giraban siempre en torno a esas libretas [de contabilidad]", añadió.

Chajtur dijo que nunca hubo ninguna duda en sus conversaciones con su cliente a quien se referían el nombre 'Tony' y las iniciales 'JOH'.

"Cuando los abogados estadounidenses lo visitaron, manifestó todo eso... también se refirió a él [Juan Orlando Hernández] como 'el primero' o 'primerísimo'", dijo Chajtur. En las narcolibretas a veces también se refirió a 'Versache', o 'Bersache' para referir al presidente, usando el nombre del famoso diseñador italiano, Gianni Versace.

"Cuando le preguntaste, a eso se refería", agregó Chajtur, señalando que el presidente es conocido en todo Honduras por sus iniciales como "JOH".

Pocos días después de la visita de Lalani, Chajtur y su socio abogado, Omar Dubon, viajaron a Miami en junio para reunirse con agentes de la DEA y entregar una grabación de audio de López Sanabria, grabada en secreto en la cárcel, ofreciendo colaborar con el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Chajtur le dio a Univision una copia de la foto de él y de Dubon parados afuera de la oficina de la DEA.

Llevaron una grabación de audio de López Sanabria a la reunión. "Nos pidió que le hiciéramos ese audio", dijo Chajtur. En la grabación expresó su disposición a cooperar en las investigaciones que se estaban llevando a cabo.

Colaborador

Deseo manifestarles… estoy totalmente en la disponibilidad para poder ser colaborador del gobierno americano, de la justicia americana. Estoy abierto a cualquier tipo de acuerdo que se quiera hacer… Tengo bastante que puedo ofrecer para ayudar,” añadió.

Durante la reunión los abogados se dieron cuenta que había una investigación contra López Sanabria. “Esa investigación iba a ser el fundamento para una solicitud de extradición", dijo Chajtur.

Según documentos judiciales obtenidos por Univisión, López Sanabria había sido acusado de narcotráfico en una acusación sellada en la corte federal de Miami y ya se estaba procesando una solicitud de extradición en el momento de su muerte.

El abogado de López Sanabria en Miami, Jay White, confirmó a Univisión que su cliente estaba listo para firmar un acuerdo con el Departamento de Justicia.

“Quería resolver su caso en Estados Unidos. Le preocupaba que nunca lo enviarían a los Estados Unidos”, dijo White. "Desafortunadamente, nunca llegó a materializarse".

La DEA se negó a discutir su caso con Univision. "Esta investigación sigue en curso, por lo tanto, no podemos proporcionar ninguna información al respecto", dijo un portavoz.

26 de Octubre

Menos de media hora antes de que López fuera brutalmente asesinado el 26 de octubre, Univisión se enteró de que el director de la prisión le citó en un pasillo, flanqueado por una comitiva de aproximadamente una docena de guardias para informarle a él y a otro preso de su módulo que las visitas habían sido canceladas ese día. Irónicamente, la decisión fue tomada debido a un asesinato la noche anteriot en otra prisión de máxima seguridad.

López y el otro recluso, un colombiano llamado Fermín García que está cumpliendo condena por lavado de dinero con drogas, fueron los coordinadores de su módulo, pero no era un procedimiento normal que se les convocara a reunirse con el director por esa razón, según una fuente de Univision que habló con García.

Durante la conversación, un preso de su módulo, uno de los eventuales asesinos, se acercó a López y le estrechó la mano, según García. La conversación y el apretón de manos fueron captados en video, según otra fuente.

Las personas con conocimiento de los eventos especulan que el apretón de manos fue una forma de marcar el blanco del asesinato.

Aproximadamente 25 minutos después, el director regresó, esta vez con solo otros tres guardias, sacando a López y García de su celda una vez más. Esta vez los guardias cerraron la puerta detrás de ellos mientras el director les informó que las visitas habían sido restablecidas.

Momentos después, otra puerta se abrió y los seis atacantes saltaron. López no tuvo tiempo de reaccionar cuando uno de los hombres se le acercó, levantó una pistola y disparó directamente a la cabeza.

Después de que López Sanabria cae al suelo boca abajo, un hombre con una pistola se para sobre su cuerpo inerte y le vacía el cargador en la cabeza, salpicando de sangre gran parte del muro de la prisión. Los guardias huyeron mientras los asaltantes seguían apuñalando a su víctima en el estómago, la espalda y las piernas con una brutalidad descabellada.

Antes de irse, uno de los asesinos vacía otro cargador completo en la cabeza de López. Los seis atacantes luego salen por la misma puerta de seguridad roja y la cierran.

"No puedo creer que a estos asesinos se les haya permitido ingresar a una cárcel de máxima seguridad para asesinar a mi cliente con armas y cuchillos", dijo el abogado de López en Miami, Robert Feitel. "Esto parece haber sido cuidadosamente orquestado y organizado", agregó.


¿Investigación profunda?

Días después, cuatro jóvenes comparecieron ante la corte acusados del asesinato, lo cual planteó interrogantes sobre lo sucedido a los otros dos agresores que se observan en el video de la prisión.

"Nosotros ya sabemos quiénes son los autores materiales, pero queremos saber quiénes son los autores intelectuales, quién ordenó la muerte de [López Sanabria] y saber cuál es el motivo de por qué se le dio muerte", dijo Chajtur. "Y eso creo que nunca lo vamos a saber a través de una investigación por autoridades hondureñas", añadió.


"Yo nunca pensé que el Estado podía llegar a estos niveles a los que actualmente nos encontramos, donde prácticamente el Estado es una estructura criminal... donde existe colusión para que a una cárcel de máxima seguridad ingresen armas", dijo Chajtur. " Esto es un hecho planificado con participación de autoridades penitenciarias de cierto nivel, de bajo nivel, o hasta, quizás, del más alto nivel".

El día después del asesinato, el viceministro de Seguridad, Luis Suazo, escribió en Twitter que el presidente Hernández le había pedido al Ministerio Público una "investigación profunda" sobre posibles vínculos con narcotraficantes y que había suspendido al director de la prisión de Ilama. Dijo que el gobierno estaba investigando la teoría de que López Sanabria había sido asesinado porque "estaba en condiciones de demostrar la falsedad de la libreta [de contabilidad] usada en [Nueva York]", y que alguien "estaba interesado en que él no pudiera terminar de dar su declaración".

Univision solicitó una entrevista con el Ministerio de Seguridad hondureño, que supervisa el sistema penitenciario, pero no recibió respuesta. Según informes de medios hondureños, el director de la prisión fue suspendido, a la espera de los resultados de una investigación.

Ni Suazo ni el gobierno han dado evidencia alguna que apoye esa teoría.

Cuando se le preguntó sobre esa esa teoría, el exabogado estadounidense de López, Robert Feitel, reiteró: "Nunca escuchamos nada de nuestro cliente acerca de que los libros de contabilidad no sean auténticos".

Pocos días después del asesinato, el cuerpo de López fue llevado en un ataúd a la cárcel de su esposa en las afueras de la capital, Tegucigalpa, donde se le permitió verlo por última vez.

Su cuerpo fue entregado a su padre para su entierro. La familia aún espera los resultados del post mortem.

Agenda normal

Los funcionarios estadounidenses no han comentado sobre ninguno de los eventos relacionados con la muerte de López, actuando con la misma agenda como si nada hubiera pasado, al menos en público.


"Seguimos trabajando muy de cerca con el gobierno [de Honduras] en las prioridades que compartimos", dijo a Univision Hugo Rodríguez, subsecretario de Estado Adjunto del Departamento de Estado para América Latina.

La administración Trump sigue centrada en la repatriación de los solicitantes de asilo hondureños no elegibles como parte de su politica política de 'tolerancia zero'. No obstante, debe señalarse que el sistema penitenciario de Honduras es tan notoriamente corrupto y violento que el gobierno de Estados Unidos no proporciona al país ningún tipo de financiación penitenciaria.

En una entrevista, Univision le preguntó a Richard Glenn, el principal diplomático de Estados Unidos en el Departamento de Estado para Asuntos Internacionales, Narcóticos y Aplicación de la Ley en América Latina, sobre las acusaciones contra el presidente Hernández. Declinó hacer un comentario.

Sin embargo, los agentes de la DEA continúan trabajando estrechamente con las autoridades de Centroamérica para dar con otros presuntos miembros de la red de drogas de Honduras "patrocinada por el estado".Y los fiscales en Nueva York parecen interesados en iniciar un caso contra el presidente Hernández, a juzgar por la forma en que lo atacaron como conspirador en el juicio de su hermano.

" Ha habido muchas persona que han declarado en cortes de Estados Unidos y saben de la involucración del presidente de Honduras en el narcotráfico, se sabía desde años atrás," dijo Arroyave.

Es posible que tenga que esperar hasta que Hernández deje el cargo en 2022 debido a la práctica internacional habitual de que los líderes de un estado extranjero son inmunes al enjuiciamiento en los tribunales de otro estado.

Pero, a pesar de perder a López, el posible caso contra el presidente Hernández sigue creciendo, dicen los expertos. Varios supuestos coconspiradores siguen en libertad, otros destacados narcotraficantes acusados han sido arrestado en las últimas semanas.

Dos días después de la muerte de López, agentes antinarcóticos arrestaron a dos de los presuntos narcotraficantes principales en la costa atlántica de Honduras, los hermanos Seth y Roberto Paisano Wood, ambos sospechosos de tener estrechos vínculos con el gobierno.

Luego, el 14 de noviembre, la policía guatemalteca arrestó a uno de los supuestos socios comerciales más importantes de López, Haroldo Lorenzana, uno de los narcotraficantes más buscados que operan a lo largo de la frontera con Honduras, que había estado en la lista de "narcotraficantes extranjeros" desde 2010.

Lorenzana también figuraba en el libro de drogas de López. Su apodo, 'Compadre' aparece frecuentemente junto a 'Tony'.

Claudia Mendoza y Gerardo Reyes contribuyeron a este informe.

¿Quién era Nery Orlando López Sanabria, el autor de las 'narcolibretas'?

Loading
Cargando galería
Publicidad