Bolsonaro arrasa en las elecciones presidenciales de Brasil, pero deberá ir a segunda vuelta con Haddad

Como ninguno de los candidatos obtuvo el 50% de los votos, los brasileños se volverán a dar cita el próximo 28 de octubre para elegir entre el candidato ultraderechista y el izquierdista Fernando Haddad.
7 Oct 2018 – 7:21 PM EDT

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro arrasó este domingo en las elecciones de Brasil obteniendo el 46.3% de los votos, sin embargo, tendrá que disputar la presidencia en una segunda vuelta con el izquierdista Fernando Haddad, quien logró un 28.9% de los sufragios. Esto según el 98% de los votos escrutados por el Tribunal Superior Electoral (TSE).

Como ninguno de los candidatos obtuvo el 50% de los votos, los brasileños se volverán a dar cita el próximo 28 de octubre en una segunda ronda.

La jornada electoral, en la que 147 millones de personas estaban llamadas a las urnas, se desarrolló sin incidentes, después de que se reforzó la seguridad con el despliegue del Ejército en 513 municipios.

También los candidatos cumplieron las normas del TSE y se mantuvieron en silencio en las redes sociales.

Por la tarde, Laura Chinchilla, jefe de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), afirmaba que el proceso electoral transcurría con "normalidad", y calificó de seguro el sistema electrónico de votación utilizado en las elecciones .

Lo que Chinchilla sí destacó fue la preocupación de la OEA por las "fake news" (noticias falsas) que han empañado toda la campaña electoral con constantes informaciones desmentidas por parte los políticos y la prensa nacional.

La abstención alcanzó el 20.3% de la población con derecho al voto, de acuerdo con el Tribunal Superior Electoral, el mayor índice desde las elecciones de 2002.

Campaña polarizada

Los brasileños viven momentos de gran expectación ante unas elecciones extremadamente polarizadas. Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), y Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), son los candidatos que mayor índice de rechazo registran. Sin embargo, son quienes irán a segunda vuelta de estas presidenciales.

El ganador sustituirá a Michel Temer, el presidente que llegó al poder tras el impeachment que en 2016 destituyó a Dilma Rousseff.

A las 8:55 de la mañana, una hora después de la apertura de los colegios electorales, Bolsonaro, exmilitar de 63 años, acudió junto a Favio, uno de sus hijos y candidato al Senado, a votar al colegio electoral situado en Villa militar, en Río de Janeiro.

Rodeado de importantes medidas de seguridad, Bolsonaro, vestido con pantalones vaqueros y tenis, se mostraba seguro de su victoria. "El 28 de octubre estaré en la playa", dijo irónicamente a los periodistas haciendo referencia a la fecha en la que se espera la segunda vuelta electoral.

Conocido por sus declaraciones homófobas, misóginas y racistas, Bolsonaro, defensor de la familia tradicional y de Dios, recordó el apoyo recibido por parte de los mercados, que esta semana reaccionaron con fuertes alzas ante la subida del candidato en las encuestas, y los evangelistas, que representan un tercio de la población.

"Tuvimos el apoyo de sectores importantes de la sociedad. Empresarios, comerciantes, líderes evangélicos, personas de bien en Brasil que quieren alejarse del socialismo y no desean flirtear con el régimen de Venezuela", sentenció el candidato ultraderechista.


Bajo el lema 'Brasil por encima de todo, Dios por encima de todo', entre las propuestas de Bolsonaro, que a principios de septiembre casi pierde la vida al ser apuñalado en el abdomen durante un acto de campaña, está el dotar de armas a civiles –el país alcanzó los 63,000 muertos en 2017–, y un programa de austeridad y privatizaciones.

"Creo que Bolsonaro puede cambiar el país, el PT lleva muchos años al frente y el país ha empeorado. Hay que darle la oportunidad a una persona diferente. Sus propuestas en relación a la seguridad y educación son mejores para Brasil", comenta Eduardo Costa, diseñador gráfico de 38 años, que estos últimos días ha estado vendiendo camisetas del candidato por Brasilia.


Junto a Bolsonaro se presenta como vicepresidente Hamilton Mourao, un general de reserva de 63 años, que pertenece al Partido Renovador Laborista Brasileño (PRTB) y polémico también por sus declaraciones.

Mourao, que ha llegado a decir que las familias sin la figura paterna tienen tendencia a formar parte del narcotráfico, volvió a causar polémica ayer cuando describió a su nieto como un "blanqueo de raza". Fueron muchos los que en las redes sociales le calificaron de racista.

Haddad, acompañado de su mujer, acudió sobre las 10 de la mañana, , a votar a un colegio electoral en un barrio de clase media de Sao Paulo, entre aplausos de sus seguidores, pero también entre silbidos y cacerolazos de sus detractores.

Haddad, de 55 años, exalcalde de Sao Paulo y sucesor del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva, que cumple condena por corrupción y lavado de dinero, dijo sentirse confiado ante la celebración de una segunda vuelta, y aseguró que los brasileños no tendrán dificultades a la hora de elegir porque las propuestas de ambos rivales son muy diferentes.

'Haddad es Lula' ha sido la estrategia de campaña lanzada por el PT para que, tras la retirada de la candidatura presidencial de Lula, este exministro de Educación (2013-2016) lograse salir del anonimato y recuperar los votos del histórico líder.

El efecto parece haber sido el esperado, ya que en menos de un mes, Haddad, hijo de un comerciantes libanés, casado con un dentista y con dos hijos, ha conseguido situarse en segunda posición.

Sin embargo, las promesas de Haddad de hacer al pueblo brasileño "feliz de nuevo" aumentando el crédito y el gasto público, chocan con el extendido “antipetismo”, ya que son muchos los que vinculan la crisis y la corrupción a este partido, que ganó las últimas cuatro elecciones.


Su compañera de fórmula, Manuela D´Ávila, de 37 años, se describe como feminista y es defensora, entre otras cosas, de la legalización del aborto.

"Voto por Haddad para que un tipo como Bolsonaro no suba. Con su discurso contra mujeres, negros y homosexuales sería un desastre si gana. Muchos jóvenes le quieren, porque no saben lo que fue la dictadura (1964-1985)", explicó Lima Dias, de 51 años de edad, a Univision Noticias, tras su salida de un centro de voto en Brasilia.

El resto de candidatos como Ciro Gomes, Henrique Meirelles, Geraldo Alckmin o Marina Silva fueron apareciendo a lo largo de la mañana en sus respectivos colegios electorales.

De la lucha sindical a la prisión: el auge y caída del expresidente brasileño Lula de Silva (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad