null: nullpx
Así se Vive Mejor Familia

Cómo mantener cepillos de dientes libres de gérmenes

Tener una buena higiene bucal no basta, también la requieren nuestros cepillos de dientes.
9 Jul 2015 – 01:51 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Texto: Pilar Melero de la Cámara


Aunque son los grandes olvidados de nuestra higiene dental, hay que recordar que una gran cantidad de bacterias, gérmenes, hongos y virus, pueden vivir felizmente en el cepillo de dientes durante meses. Entérate de cuándo reemplazarlos y cómo guardarlos, para evitar bacterias y reducir el riesgo de infecciones. 

Nido de gérmenes

Las pequeñas cerdas de tu cepillo, pueden albergar a cinco de los gérmenes más desagradables, incluyendo el virus de la gripe, advierte el sitio de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas (UAMS, por sus siglas en inglés). Puede haber hasta 1,2 millones de bacterias en un sólo cepillo. ‘OMG!’ 

El problema de los gérmenes, según explica el Dr. David Stillwell, director de la Clínica de Salud Oral de la UAMS, radicaría en cómo y dónde guardamos este instrumento. Ten en cuenta que el baño es el lugar perfecto para que las bacterias proliferen, gracias a su elevado grado de humedad. 

Recomendaciones básicas

Una forma de evitar que el cepillo dental se convierta en un nido de gérmenes, según la Asociación Dental Americana (ADA) es seguir algunas reglas básicas:  

a) No compartirlo NUNCA. De lo contrario, puede producirse un intercambio de fluidos o microorganismos, que implica un mayor riesgo de infecciones.

b) Enjuagarlo y dejarlo secar. Después del cepillado, lava este instrumento con agua, para eliminar los restos de pasta y suciedad. Luego, déjalo secar al aire libre, y guárdalo en posición vertical con las cerdas hacia arriba. Si varios cepillos comparten el mismo vaso, no permitas que haya contacto entre ellos.

c) Para un lavado más efectivo, la UAMS sugiere sumergir el cepillo en peróxido de hidrógeno o algún enjuague bucal a base de alcohol.

d) Cerdas al aire libre. Es aconsejable, también, que los cepillos no estén cubiertos, ni guardados en recipientes cerrados. Estas condiciones fomentarían el crecimiento de bacterias.

e) Hora de renovarlo. Cambia tu cepillo dental cada 3-4 meses, o antes, si las puntas de las cerdas lucen desgastadas o dobladas. La UAMS también aconseja reemplazarlo si enfermaste de gripe.

Otros consejos útiles que puedes sumar a tu lista:

-Lávate las manos antes y después del cepillado.

-Alterna dos cepillos (de noche y de día), para asegurarte de que esté totalmente seco cuando necesites usarlo. 

-Guarda el cepillo lo más lejos posible del retrete. 

Finalmente, consulta a un dentista ante cualquier duda que tengas. 

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
Publicidad