publicidad
Apunta estas sugerencias para mantener una buena relación con los vecinos.

El ‘ABC’ para fiestas en el vecindario

El ‘ABC’ para fiestas en el vecindario

Apunta estas sugerencias para mantener una buena relación con los vecinos.

Apunta estas sugerencias para mantener una buena relación con los vecinos.
Apunta estas sugerencias para mantener una buena relación con los vecinos.

Texto: Irina Kenigsberg

Ya sea que vivas en una casa en los suburbios o en un departamento en una gran ciudad, siempre deberías ser considerada con tus vecinos. ¡Especialmente si vas a hacer una fiesta! Estas son algunas cuestiones que deberías tener en cuenta, según el sitio de real estate, Brick Underground.

1. Sé razonable con los horarios. En general, las reglas indican que no se puede hacer ruido después de las 10 pm. Si no haces muchas fiestas, o sea que no es algo recurrente, puedes extenderte un poco, pero intenta ir bajando los decibeles hacia la medianoche. Tus vecinos probablemente no se molesten, siempre y cuando sigas la siguiente recomendación.

2. Cuéntales, una semana antes. “Avisar que vas a hacer una fiesta suele resolver el 90 por ciento de los problemas”, afirma Dean Roberts, abogado especializado que tuvo muchos casos relacionados con quejas de vecinos, en el sitio mencionado.

publicidad

3. Si vives en un edificio, toma algunas precauciones. Por ejemplo, puedes colocar una alfombra que amortigüe el ruido que les llegará a los vecinos de abajo. Y dale al portero una lista de invitados para que no tenga que anunciar a cada uno por separado.

4. Pequeños gestos. Si haces una cena, puedes reservar algunas porciones para llevarles a tus vecinos al día siguiente, a modo de agradecimiento por su buena predisposición.

5. Hacia adentro. Por supuesto, en verano todos queremos estar en el jardín, disfrutando del clima. Pero, si se hace tarde, lo mejor es que tu ‘living’ esté preparado para que los invitados se instalen adentro. La diferencia de ruido puede ser abismal.

6. Si son tus vecinos los que hacen ruido. Para mantener un buen vínculo con ellos, es fundamental que la comunicación sea clara y honesta. Si tienes una queja, exprésala. Pero, como el fin es mantener una relación sana, evita hablar con ellos en el momento. Espera a sentirte capaz de tener una conversación tranquila y abierta a la negociación, para llegar a un compromiso.

Laura (pediatra de 32 años, con bebé de un año y medio) mencionó que hace unos meses se mudó, y sus vecinos resultaron unos ruidosos estudiantes que hacían fiestas, ¡casi todas las noches! Ella siguió los pasos recomendados por el sitio del Instituto Emily Post, especializado en etiqueta. 

-No pierdas la compostura. De forma tranquila, con tacto y sin confrontar: esa es la forma de dirigirte a tus vecinos. En el caso de Laura, les tocó la puerta un día y les dijo: “Durante las últimas semanas, he notado que por las noches invitan personas y el nivel de ruido se mantiene hasta bastante tarde. ¿Podríamos hacer algo al respecto?”

-Si no los encuentras personalmente, escríbeles una nota. A veces, los horarios no coinciden. De nuevo, evita el lenguaje amenazante e insultos. Después de todo, se trata de la persona que vive, ¡justo al lado!

-Pídele ayuda al dueño de la casa, si la rentas, o a una asociación de propietarios. A veces, una conversación no resulta. Una carta de alguien con más autoridad podría servir. Laura habló con una asociación de su vecindario, que envió una misiva a sus vecinos, recordándoles reglas y horarios a respetar.

-Eleva el problema a las autoridades locales. Este debería ser tu último recurso, ya que probablemente no haya vuelta atrás para recuperar el vínculo con tus vecinos. Pero si hay varias personas afectadas por el problema, podrían reunirse y presentar una queja al organismo público pertinente.

publicidad
publicidad
El alquiler es el gasto que más preocupa a los inmigrantes, pues consume la tercera parte de su ingreso. Por esta razón, organizaciones y activistas recomiendan estar atentos con el porcentaje del aumento de rentas, pues muchos no aplican el control.
La familia Zarate vivió momentos de pánico la madrugada de este domingo luego de que humo y llamas comenzaron a salir de una habitación que se extendieron rápidamente.
Los habitantes del edificio ‘Woodscape’ aseguran estar viviendo entre cucarachas y roedores que llegaron a la estructura tras el devastador paso de Harvey. Además, denuncian tener que pagar altas sumas de dinero por las facturas del agua.
Muchas constructoras de nuevas propiedades en Arizona realizan sorteos para asegurar la igualdad ante el aumento en la demanda de casas, que se enfatiza en estas fechas.
publicidad