Energía Eléctrica

Heces de cerdos y desechos peligrosos convierten las aguas estancadas por Florence en piscinas tóxicas

Otra gran preocupación en las Carolinas son los pozos de cenizas de carbón de las plantas eléctricas, que contienen arsénico, mercurio y otras sustancias tóxicas que están terminando en los ríos. El riesgo también llega con los miles de cadáveres de animales muertos en las granjas avícolas y porcinas.
Arantxa Loizaga