Patrocinios

Tips para que la comida congelada sea más sabrosa

Descubre esta propuesta del chef Adriano Silva, para convertir un aburrido plato de comida congelada en una explosión de sabor.
3 Nov 2014 – 3:06 PM EST

Texto: Sofía Orsay

La comida congelada es muy práctica para aquellas noches en las que llegas cansada a casa sin ganas de cocinar, o para aquellos momentos en los que no has tenido tiempo para ir al supermercado. Pero, en ocasiones, la falta de ingredientes frescos se hace notar, y el platillo no resulta tan delicioso como nos imaginábamos.

Para que esto no te pase, descubre las recomendaciones del chef Adriano Silva, del famoso restaurante Pier 6, para convertir una lasaña congelada en una delicia culinaria con sello de "hecho en casa".

¿Qué necesitas?

1 caja de lasaña congelada de tu marca favorita

¼ taza de albahaca fresca

¼ taza de perejil fresco

¼ taza de queso parmesano en escamas recién cortadas

1 lata de ocho onzas (226 gramos) de salsa de tomate

½ taza de cebollas picadas

2 dientes de ajo picados

1 paquete de 8 oz (226 g) de mozzarella fresca

½ cucharadita de condimento italiano

½ cucharadita de pimienta negra

1 cucharada de aceite de oliva

¿Ya tienes todos los ingredientes? Entonces ¡pon manos a la obra!

Antes que nada, pica el perejil en forma gruesa y la albahaca en chiffonade. "La forma más rápida de lograr un buen chiffonade, es enrollar juntas las hojitas de albahaca y cortar de forma horizontal", recomienda el chef.

Luego, prepara la lasaña congelada según las instrucciones del paquete, dándole un toque propio al colocar sobre ella la mozzarella cortada en fetas de ¼ de pulgada de grosor (0.6 cm), durante los 3 últimos minutos de cocción.

Mientras se cocina, prepara la salsa en una sartén pequeña, calentando primero el aceite de oliva a fuego medio, y agregando luego la cebolla, el ajo, el condimento italiano y la pimienta. Cocina hasta que la cebolla se vea traslúcida y agrega la salsa. Deja que hierva a fuego lento.

Tip: para darle un toque latino a tu platillo, puedes agregar también a tu salsa una pizca de polvo de chili, tal como recomienda el chef Silva.

Para que tu platillo tenga más apariencia de haber sido preparado en casa, Silva propone cortar la lasaña en porciones individuales y colocar una en cada plato. Luego, vierte un poco de salsa sobre cada una.

Finalmente, rocía las escamas de queso parmesano y las hierbas frescas sobre cada porción. "El sabor mantecoso de la mozzarella fresca, el leve sabor picante de la salsa, la frescura de las hierbas y el parmesano harán que tu platillo congelado con poco sabor se vuelva una caricia para el paladar", aseguró el chef.

Y tú, ¿tienes alguna otra sugerencia para hacer más sabrosa la comida congelada?