null: nullpx
Donald Trump

Trump "prometió" algo a un líder extranjero que llevó a un funcionario a denunciarlo y ahora el Congreso exige saber qué pasó

El presidente tuvo una conversación con un dignatario extranjero que preocupó tanto a un funcionario de inteligencia presente que este lo denunció formalmente ante sus superiores. Desde la comunidad de inteligencia determinaron que la denuncia era lo suficientemente seria como para ser considerada una "preocupación urgente", que debe notificarse al Congreso.
19 Sep 2019 – 9:46 AM EDT

La presunta promesa que hizo el presidente Donald Trump a un líder extranjero a través de una llamada telefónica inquietó tanto a los funcionarios más cercanos al presidente que uno de ellos presentó una denuncia, según una información que presenta en exclusiva el diario The Washington Post.

El diario, que cita a dos exfuncionarios que caracteriza como "familiarizados con el asunto", no especificó con qué líder extranjero estaba hablando Trump ni qué le prometió, pero afirma que desde la comunidad de inteligencia la denuncia se ha considerado como “una preocupación urgente”. Tampoco se ha identificado al denunciante.

La queja del funcionario contra Trump fue presentada el pasado 12 de agosto. Por esa fecha los registros de la Casa Blanca muestran que Trump había hablado o interactuado con cinco líderes extranjeros en las cinco semanas anteriores: Vladimir Putin, de Rusia, Kim Jong Un, de Corea del Norte, el primer ministro de Pakistán, el primer ministro de los Países Bajos y el emir de Qatar. Pero no está claro que la llamada que inspiró la queja fuera con alguno de ellos.

Según el reporte, el inspector general de inteligencia, Michael Atkinson, determinó que la denuncia era creíble y lo suficientemente seria como para ser considerada una "preocupación urgente", algo que requiere la notificación a los comités de supervisión del Congreso.

Sin embargo, el director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, se negó a entregar el documento a los legisladores, alegando que el tema de la denuncia está por encima de su jurisdicción, informó el diario.

El martes, la oficina de Maguire envió cartas a Adam Schiff, presidente demócrata del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y a Devin Nunes, el republicano de mayor, informandoles que proporcionarían la información solicitada por “no cumplir con la definición de ‘preocupación urgente'” y que no se presentaría ante la comisión porque “no está disponible con tan poca anticipación”.

Schiff ha buscado obligar a los funcionarios de Inteligencia a revelar todos los detalles relacionados con la denuncia al Congreso y a acudir a declarar ante los representantes.

Finalmente parecen haber llegado a un acuerdo y en la mañana de este jueves está programado que Atkinson comparezca en una audiencia cerrada y que Maguire lo haga la próxima semana, anunció Schiff en un comunicado.

“El Director Interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, acordó testificar en sesión abierta ante el Comité el próximo jueves 26 de septiembre a las 9:00 am”, dice la nota del comité de la Cámara.


Según Schiff, aún no conocen la naturaleza exacta de la denuncia y ni siquiera la identidad del denunciante, pues no han recibido ningún detalle de la oficina de Maguire, quien, en opinión del representante por California, ha tomado medidas sin precedentes para impedir que llegue la información al Congreso.

El presidente negó los hechos y calificó la información como "fake news".

"Otra historia de 'Fake News' por ahí: ¡esto nunca termina! Prácticamente, cada vez que hablo por teléfono con un líder extranjero, entiendo que puede haber mucha gente escuchando de varias agencias de EEUU. Sin mencionar a las del otro país. ¡No hay problema", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.


No es la primera vez que el presidente Trump pone en jaque a la comunidad de inteligencia, tanto criticando o menospreciando su trabajo, como revelando información sensible.

Recientemente, Trump mostró en Twitter una imagen de alta calidad de un sitio de lanzamientos espaciales de Irán, para enseñar que un nuevo intento espacial de la nación persa se había malogrado, pero al mismo tiempo, revelando información de sus satélites espías y la vigilancia que ejercen sobre Irán.

En 2017, Trump se reunió en la Oficina Oval con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov y el entonces embajador ruso en Estados Unidos, Sergey Kislyak, en donde discutieron sobre inteligencia altamente clasificada, al punto de que Trump les entregó información israelí de la guerra de Siria, un conflicto en donde Estados Unidos y Rusia operan en bandos contrarios.

La nueva complicidad del presidente con los rusos y su irresponsable manejo de la información clasificada hizo que la CIA retirase a un superespía que tenían en una alta posición en el Kremlin, por temor a que su seguridad fuera comprometida.

Las 37 acusaciones y acuerdos de culpabilidad que dejó la investigación de Mueller sobre el ‘Rusiagate’ (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés