null: nullpx
América Latina

La odisea de un inmigrante desde Chile a EEUU: ¿por qué los funcionarios del DHS no vieron venir esta crisis?

Esta es la historia de una familia que viajó desde Santiago de Chile hasta Del Río, Texas, en el transcurso de un mes. Otros miles siguieron la misma ruta y acabaron hacinados debajo de un puente. (Read this article in English)
26 Sep 2021 – 11:48 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Adaptándose a su nueva vida en Rhode Island, el migrante haitiano Castro Gustin reflexiona sobre la reciente y peligrosa odisea de 9,000 millas a la que sobrevivió con su esposa y su hija de dos años.

"Todo salió bien", dice aliviado durante una entrevista telefónica con Univision Noticias.

Su extraordinario viaje, que comenzó en Santiago de Chile el 3 de julio y terminó un mes después tras llegar a Del Río, Texas, es de repente una historia común de miles de migrantes haitianos que luego acabaron acampados bajo un puente cerca de la frontera con Estados Unidos la semana pasada.

"Tuvimos suerte. Cuando llegamos a Del Río apenas había nadie y las autoridades de inmigración nos procesaron rápidamente", añadió el joven de 25 años en un español casi fluido, aprendido tras cuatro años de vivir en Chile.

La migración masiva de haitianos a la frontera de Texas era totalmente predecible y, sin embargo, pareció coger al gobierno estadounidense por sorpresa, según los expertos, lo que plantea preguntas preocupantes sobre la gestión de la respuesta por parte de la Casa Blanca.

Los medios de comunicación estadounidenses, entre ellos Univision Noticias, habían estado siguiendo el movimiento de los haitianos durante varios meses, especialmente el gran número de personas que realizaban el peligroso viaje a través del Tapón del Darién.

Según las autoridades panameñas, unas 80,000 personas -el 70% de ellas haitianas- han cruzado a Panamá desde Colombia en lo que va de año. El ritmo se aceleró en el verano, con hasta 20,000 en agosto.

El puente de Del Río

La falta de preparación condujo a las condiciones inhumanas bajo el puente de Del Río, Texas, así como a las impactantes escenas de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo intentando intimidar a los migrantes para que cruzaran el Río Grande.

¿Por qué al gobierno de Joe Biden le tomó tan desprevenido, especialmente después de las experiencias anteriores con las 'caravanas' de migrantes de Centroamérica?

"Lo que me sigue sorprendiendo es que ni Estados Unidos ni México parecen tener inteligencia y capacidad para monitorear cómo la gente está siendo contrabandeada a través de México", dijo Ali Noorani, presidente del Foro Nacional de Inmigración.

"A menos que 3,000 hondureños se alineen en una caravana, empujando cochecitos de bebé. ¿Son tanto México como Estados Unidos incapaces de entender cómo se mueve la gente en grandes cantidades?", añadió.

Según las entrevistas con migrantes haitianos, funcionarios estadounidenses, analistas de Haití y expertos en inmigración, una confluencia de factores parece haber provocado el repentino y brusco aumento en Del Río, un campamento improvisado que terminó siendo despejado completamente este viernes.


Entre esos factores está el hecho de que muchos migrantes perdieron sus trabajos en América Latina debido al covid-19, así como la confusión sobre las políticas de inmigración de la administración de Biden.

Miles de haitianos han quedado atrapados en las ciudades fronterizas de México desde 2016, cuando el gobierno de Obama puso fin a una política que inicialmente les permitió entrar por razones humanitarias tras el devastador terremoto de 2010 en la capital haitiana, Puerto Príncipe, que acabó con la vida de 250,000 personas. Otros miles emigraron a Chile y Brasil con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

Los mensajes en internet que promocionan a ciudad Acuña, frente a Del Río, comenzaron después de que el presidente Biden asumiera el cargo y comenzara a revertir algunas de las políticas de inmigración de la administración Trump. Algunas publicaciones en las redes sociales que la recomiendan parecen provenir de contrabandistas de personas que buscan hacer negocio, según los defensores de los inmigrantes.

Confusión sobre TPS

El 3 de agosto, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, otorgó un nuevo Estatus de Protección Temporal (TPS) para los haitianos que viven en Estados Unidos. Esto parece haber sido lo que desencadenó la carrera hacia la frontera bajo la creencia errónea de que los recién llegados serían elegibles. En realidad, las protecciones temporales se limitaban a los que residían en Estados Unidos antes del 29 de julio, pero la información sobre esa fecha límite no quedó clara para muchos.

Mayorkas lo reconoció esta semana, diciendo que "estamos muy preocupados de que los haitianos que están tomando el camino de la migración irregular estén recibiendo información errónea de que la frontera está abierta", o que califican para el estatus de protección a pesar de la fecha límite vencida.

Las agencias federales de Estados Unidos siguen resolviendo la crisis de los migrantes en la frontera, permitiendo que algunos -como Gustin Casto- soliciten asilo mientras deportan a otros a Haití y dejan a muchos varados en México, Centroamérica y Colombia.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional dijeron el jueves que también estaban "investigando activamente" cómo tantos migrantes haitianos pudieron atravesar rápidamente México hasta Del Río, Texas, sin ser detectados.

En una llamada con los periodistas el jueves, un funcionario del DHS dijo que el departamento ha estado "siguiendo de cerca el movimiento de los migrantes a través del hemisferio." Sin embargo, "no teníamos ninguna información de inteligencia que sugiriera que íbamos a ver el aumento de los números que vimos en la última semana", dijo el funcionario.

Cargando Video...
Desde el aire: así se vio la evolución día a día del campamento de migrantes en Del Río, Texas

"Sabían exactamente dónde estaban"

Otros dicen que no se trata tanto de seguir la pista a los emigrantes como de tener las herramientas necesarias para volver a encontrarlos. "Sabían exactamente dónde estaban en todo momento. Lo que ocurre es que no había herramientas para hacerles retroceder en cada país", dijo un experto en inmigración que trabaja estrechamente con funcionarios estadounidenses en la región.

"Ya que este movimiento lleva años, ¿por qué el gobierno no movilizó más esfuerzos?" para encontrar una solución, agregó el experto, diciendo que tanto la administración de Trump como la de Biden eran culpables.

En lugar de hacer cumplir sus propias leyes de inmigración, los funcionarios de Centroamérica en particular están dejando que los migrantes fluyan ilegalmente a través de su territorio, facilitando un flujo medio de al menos 650 personas en autobús por día, dijo un funcionario de la región a Univision Noticias.

Los haitianos comenzaron a cruzar a Del Río este año, pero su número se disparó después de que terminara un programa de la administración Biden que abrió brevemente la puerta a algunos solicitantes de asilo, según la Alianza Puente Haitiano, con sede en San Diego, que aboga por los migrantes haitianos. El programa permitía la entrada de un número selecto de personas que los grupos humanitarios consideraban de alto riesgo en México.

"Todos mis amigos se iban"

Gustin fue uno de los que vio la oportunidad. "Vi que todos mis amigos se iban. Pensé, no voy a quedarme solo", dijo.

Después de cuatro años en Chile no había planeado irse tan pronto, pues ya había obtenido la licencia de conductor de camiones comerciales. Pero llevaba meses sin trabajar por culpa del covid-19 y se estaba desesperando. "El sueño de los haitianos es ir a Estados Unidos", dijo. "En Chile no hay futuro. La discriminación es muy profunda y el covid acabó con los trabajos", añadió.

Dijo que se encontró con el racismo en el transporte público, especialmente de los chilenos mayores. "Cuando te sientas a su lado en el microbús se levantan y se apartan porque no quieren estar cerca de ti", dijo.

Así que empacó sus cosas y comenzó a planear cómo llegar a Estados Unidos, con la ayuda de su tío, un ciudadano estadounidense en Rhode Island.

Él y su mujer trazaron un cuidadoso plan que consistía en una mezcla de viajes baratos en avión, autobús, ferry, piragua y el tramo más peligroso, una caminata de cuatro días a través del Tapón del Darién, una selva poco poblada y sin carreteras que separa Colombia de Panamá.

Incluyendo los sobornos a los policías de México y Centroamérica, el coste total sería de 7,000 dólares, para Casto y su familia: la esposa, Rose Alexis y su hija May-Caïna.

El viaje

Salieron de Santiago el 3 de julio en un vuelo nacional a la ciudad norteña de Iquitos, y desde allí tomaron otro vuelo barato a La Paz, Bolivia. A continuación, un largo viaje en autobús a Lima (Perú) y otro vuelo de bajo coste a Bogotá (Colombia). Tras tomar un autobús hasta Necoclí, en la costa norte, cogieron un ferry que cruzaba el Golfo de Urabá hasta Capurganá, en el Chocó, el extremo noroeste de Colombia, cerca de la frontera con Panamá.

Cargando Video...
Necoclí, la población en Colombia donde miles de inmigrantes haitianos esperan para seguir su camino hacia EEUU


Para la siguiente etapa del viaje, Gustin pagó a un guía local, armado con una escopeta y una pistola, para atravesar el Darién y llegar al caserío panameño de Bajo Chiquito, donde fueron procesados por la policía fronteriza panameña, SENAFRONT.

"Había mucha gente en el camino allí. Nos tomó cuatro días. Fue la parte más difícil. Tenía miedo por mi esposa", dijo. Gustin explicó que los guías no tuvieron piedad con quienes no podían seguir adelante, y exigieron un pago extra a quienes no podían llevar sus propias mochilas.

"Te matan si no puedes pagar", dijo.

Otros han contado historias de violaciones, asesinatos y robos a migrantes que cruzan en el Darién, lo que puede llevar hasta ocho días. Afortunadamente, Casto dijo que su viaje transcurrió sin problemas. "Si pagas por un guía es más seguro, y más rápido", dijo Gustin.

El teléfono

Su otra preocupación principal era su teléfono. Dijo que no tiene fotos del Darién porque guardó el teléfono bien envuelto en plástico de la lluvia y la humedad. "Si pierdo el teléfono, se acabó, no hay manera de continuar el viaje. Allí tengo mi banco y mis comunicaciones", explicó, diciendo que pagaba todo - excepto la comida y los sobornos - por internet.

Un equipo de Univision Noticias visitó Bajo Chiquito alrededor de la misma hora, el 29 de julio, y fue testigo de la llegada de un flujo de haitianos, así como de algunos cubanos, venezolanos y africanos. Solo a los haitianos, cubanos y venezolanos se les permitió entrar en Panamá, con una consideración especial debido a la situación humanitaria y política de esos países.


Las autoridades panameñas dijeron que estaban viendo llegar entre 400 y 1,200 migrantes diarios que buscaban seguir camino hacia Estados Unidos.

Desde allí, Gustin y su esposa pagaron 25 dólares cada uno por un viaje de cuatro horas en piragua por dos ríos, el Turquesa y el Chucunaque, hasta una Estación de Recepción de Migrantes en Lajas Blancas, en la carretera Panamericana. Allí comenzó el largo viaje en autobús por Centroamérica y México hasta la frontera, que acabó costando a la familia 3,000 dólares debido a los numerosos sobornos exigidos por la policía.

Después de cruzar la frontera el 4 de agosto, Gustin dijo que a su familia se le concedió la libertad condicional humanitaria y se le permitió volar a Rhode Island, donde se están quedando con un tío mientras espera que se determine su situación migratoria.

Crisis tras crisis

El viernes, el campamento de migrantes de Del Río estaba vacío y se estaba utilizando maquinaria pesada para limpiarlo de basura.

Los críticos culpan al gobierno de Biden por no tener un plan en marcha. "Este gobierno no se concentra en nada a menos que haya una crisis de inmediato", dijo Alex Nowrasteh, analista de políticas de inmigración del Instituto Cato en Washington DC.

Comparó la crisis fronteriza de Haití con la forma en que el avance de los talibanes en Afganistán cogió por sorpresa a la administración Biden. "Siempre han ocurrido cosas en la frontera. Así es como funciona institucionalmente el sistema político estadounidense. Solo reacciona a las crisis de frente", añadió.

Algunos dicen que es necesario adoptar un enfoque de "todo el gobierno" para prepararse para la próxima crisis. "Creo que el DHS y el Departamento de Estado necesitan realmente un grupo de trabajo conjunto para la gestión de la migración en lugar de una respuesta a la crisis", dijo Noorani.

Juego político

El gobierno de Biden también parece estar obsesionado por los costes y consideraciones electorales, dijo Jake Johnston, experto en Haití del Centro de Investigación Económica y Política de Washington DC.

"Están intentando no cabrear del todo a los republicanos y no cabrear del todo a los demócratas y a su base. Simplemente no se puede tener todo, ya sabes", dijo. "Son demasiado arribistas y demasiado políticos, por lo que están tratando de hacer todo a través de una lente de daño político. Y eso no va a ser suficiente para crear una buena política", añadió.

Después de la ofensiva de los funcionarios de inmigración en Del Río esta semana, los casos como el de la familia de Casto pueden reducirse considerablemente. Sin embargo, las autoridades estadounidenses siguen rastreando grandes grupos de haitianos en América Latina, incluidos más de 20,000 en Colombia, que podrían intentar llegar pronto a Estados Unidos, según un documento interno del que informa NBC News.

El DHS también está vigilando a grupos de unos 1,500 en Panamá y 3,000 en Perú, según el documento.

Esperar y ver

Es posible que muchos opten por quedarse donde están. Uno de los amigos de Casto que se quedó en Chile dijo que está tomando una actitud de esperar y ver. "Estoy esperando más noticias antes de decidir", dijo Nixon Pilorge, de 29 años.

También casado, Pilorge dijo que era consciente de que esperar hasta que su mujer esté embarazada, o dé a luz, podría darles más posibilidades de obtener la libertad condicional humanitaria en la frontera. El abuelo de su mujer vive en Nueva York.

También dijo que necesita ahorrar dinero para el viaje.

Como nota positiva, después de que tantos haitianos abandonaran Chile, dijo que al menos podría ser más fácil encontrar trabajo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés