null: nullpx

Grupos de DDHH insisten en liberar a inmigrantes indocumentados y protegerlos del covid-19

A medida que sigue aumentando el número de casos positivos de covid-19 en los centros de detención de ICE, abogados y organizaciones que defienden los derechos piden al gobierno federal y gobiernos estatales que liberen a los indocumentados.
15 Abr 2020 – 01:42 PM EDT

Organizaciones de derechos civiles, defensores de los derechos de los inmigrantes y abogados aumentan la presión para que el gobierno federal y los gobiernos estatales ordenen la liberación de indocumentados y protegerlos del covid-19.

El martes, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), junto con el Consejo Americano de Inmigración (AIC) y el Proyecto de Dreamers San José, pidieron a través de una carta a la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, que tome “todos los pasos posibles” para lograr una “reducción ordenada, pero significativa” de inmigrantes bajo custodia en centros de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

El 13 de marzo AILA había solicitado al director interino de ICE, Matthew Albens, que ordenara la liberación de toda la población vulnerable privada de libertad en todos los centros de ICE a nivel nacional, entre ellos mayores de 60 años y personas con enfermedades crónicas.

La petición fue atendida recién la semana pasada. Por medio de una carta enviada al Congreso y a la que tuvo acceso Univision Noticias, la agencia se comprometió a liberar indocumentados vulnerables, tal como adultos y mujeres embarazadas. Dijo que en días pasados había puesto en libertad a 160 de un grupo de 600 que revisaba caso por caso.


Casos reportados

En la carta dirigida a la gobernadora de Nuevo México, las organizaciones indican que han llevado a cabo “extensas
Investigación” sobre la atención médica disponible para las personas detenidas en el centro de detención ubicado en Otero y señalan que el hacinamiento, entre otras dificultades, “refuerza la necesidad de una acción inmediata” para prevenir contagios.

“Si bien la aplicación de la ley de inmigración es generalmente responsabilidad del gobierno federal, nosotros creemos que el estado de Nuevo México puede y debe desempeñar un papel crítico en el trabajo para regular la detención masiva innecesaria de personas dentro de sus fronteras dada la naturaleza del centro de detención de Otero y las circunstancias únicas creadas por la emergencia nacional de salud pública”, añade.

El grupo también indica que si los estados son libres de limitar
o evitar completamente el uso por parte del gobierno federal de instalaciones privadas de detención en circunstancias normales, “creemos que pueden y deben desempeñar un papel similar durante una emergencia donde su operación contínua plantea un riesgo significativo no solo para las personas detenidas, sino también para la comunidad circundante”.

De acuerdo con el último reporte de ICE fechado al mediodía del martes, en Arizona se han registrado 8 casos positivos de covid-19 (6 en el centro de detención Florence y 2 en el centro de detención Palma). No hay reportes de agentes infectados que laboren en ese estado.


Otro foco de contagio

Un segundo foco de contagio y de alto riesgo para los inmigrantes detenidos en centros de tención de ICE son los tribunales de la Corte de Inmigración, la mayoría de los cuales se encuentran funcionando a pesar de la pandemia.

AILA, junto con la Campaña de Justicia de Inmigración del National Immigration Project of the National Lawyers Guild (NIPNLG) y varias personas detenidas en cárceles de ICE, presentaron un recurso de emergencia ante la Corte del Distrito de Columbia (DC) desafiando la celebración de audiencias y las condiciones de confinamiento de ICE durante la pandemia de covid-19.

El grupo le pide al tribunal que emita una moción de emergencia y restrinja los procesos, así como el encarcelamiento de indocumentados.

En el escrito, las organizaciones tildan de “arbitraria y caprichosa” la decisión de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR, Corte de Inmigración) mantener los procesos (audiencias) de inmigrantes detenidos, situación expone al contagio no solo a los inmigrantes, sino también al personal de la corte, jueces, fiscales y abogados.


Hacinamiento peligroso

La semana pasada Univision Noticias reportó la situación en la que viven decenas de inmigrantes indocumentadas detenidas en el centro de detención Basile de ICE ubicado en Luoisiana. Las internas denunciaron que viven hacinadas en dormitorios y que temen ser contagiadas por el covid-19.

“Aquí no hay ningún tipo de condiciones, no tenemos higiene, no tenemos artículos de aseo, no tenemos ningún tipo de desinfectante”, una interna en una conferencia telefónica grabada por la organización Southheast Immigrant Rights Network (SIRN) y compartidos con la organización Families Belong Together. “Estamos expuestas a que los oficiales que nos vigilen nos traigan la enfermedad porque están entrando y saliendo del centro. La verdad es que estamos muy preocupadas”.

A principios de abril la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) envió una carta al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para exigir que ICE suspenda temporalmente la aplicación de la ley de inmigración (redadas y deportaciones) y libere a los detenidos durante la pandemia covid-19.

Los afiliados estatales de la ACLU, incluidos el sur y el norte de California, Luisiana, Nueva Jersey, Nueva York, Oregon, el estado de Washington y Texas también están instando a las oficinas de campo de ICE, operadores de prisiones privadas y funcionarios locales electos en todo el país a actuar para limitar la propagación del virus y salvar vidas, dijo el grupo de derechos civiles.

El abogado Aaron Hall publicó en su cuenta de la red social Twitter que, de acuerdo con denuncia de sus clientes, en el Centro de Detención Aurora, Colorado, los internos viven hacinados en habitaciones de 7x9 metros y que empleados del centro, administrado por la empresa GEO, ingresan a los cuartos sin máscaras. Denunció además que el distanciamientos social no existe y los internos duermen uno para un laso y el otro inverso, para que los pies de uno queden a la altura de la cabeza del otro y de esa forma eviten los contagios.

Deportaciones continúan

Mientras en Estados Unidos aumentan las presiones para liberar a indocumentados detenidos en los centros de ICE, la mayoría de ellos solicitantes de asilo, las deportaciones continúan. Y también las preocupaciones de las autoridades adonde llegan los deportados.

En Guatemala, inmigrantes que fueron expulsados por ICE recientemente permanecen en cuarentena en una zona aislada del aeropuerto La Aurora. El Ministro de Salud del país centroamericano, Hugo Monroy, dijo el martes a periodistas que el 75% de los deportados en un vuelo proveniente de Estados Unidos habían dado positivo al covid-19, dato que hizo saltar las alarmas.

Este miércoles, el diario Prensa Libre reportó que inmigrantes llegados al país duermen en el suelo, aislados en una improvisada zona de cuarentena, y que existe amenaza de contagio “a muchas personas porque el lugar no cuenta con las condiciones adecuadas”, según dijo Antonio Ruiz, , secretario general del sindicato de Trabajadores de Aeronáutica Civil (USTAC).

La Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) dijo que las condiciones de los deportados bajo cuarentena denunció que en la zona donde permanecen no es adecuada y tampoco se respeta el distanciamiento social recomendado por las autoridades para prevenir la propagación del virus.

Guatemala registró hasta este martes 180 personas contagiadas del COVID-19 y cinco fallecidas por la misma causa, según un reporte entregado por el presidente Alejandro Giammattei en cadena nacional.

Fotografías de la pandemia en EEUU: así enfrenta el país una crisis de salud inédita (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés