null: nullpx

"Me montaron en un carro y me tiraron para México": las deportaciones exprés en tiempos de covid-19

Las deportaciones aceleradas en la frontera sur de Estados Unidos no se detienen. Las autoridades no están procesando casos de asilo, sino que envían a los migrantes de regreso inmediatamente. Mientras, en el lado mexicano, los albergues estan llenos o cerrados.
12 Abr 2020 – 11:39 AM EDT

Joél Alexander cruzó el miércoles la frontera de México con Estados Unidos, en Sonora, en busca de trabajo. Pasó dos días escondido entre matorrales protegiéndose de la lluvia. Al mediodía del Sábado Santo lo detuvo un grupo de agentes fronterizos y lo esposaron.

“Sólo me montaron en un carro y me tiraron para México. Acabo de cruzar de regreso”, cuenta el inmigrante a Univision Noticias a través de un teléfono celular. La voz le tiembla. “Todo duró menos de dos horas. Me pusieron una mascarilla, guantes y las esposas”, agrega.

El inmigrante tiene esposa e hijos. “Vine buscando trabajo, una mejor vida porque en México no hay, está difícil, muy difícil. El oficial solo me dijo que estaba de suerte porque andaban rapiditos. Así que me subieron al carro y nos trajeron a la frontera”, cuenta.

A la pregunta si les hicieron algún chequeo médico para certificar si se habían contagiado de coronavirus, Joel Alexander dijo que no. “Como le dije, me agarraron en la (carretera) 86 y me tiraron aquí”.


No hay registros

Nadie conoce la cifra de inmigrantes que aguarda en la frontera entre México y Estados Unidos. “No tenemos registros y el gobierno tampoco los proporciona. Pero son miles”, dice Soraya Vásquez, directora de la sección mexicana de la organización Families Belong Together, en Tijuana.

“La situación empeoró desde la tercera semana, cuando el presidente Trump activó las deportaciones exprés por el covid-19. No están procesando ningún caso de asilo y están mandando a la gente de regreso inmediatamente, sin verificar si están infectados o no por el virus”, agregó.


“Quien ingresa a Estados Unidos de manera indocumentada es detenido y regresado en el mismo momento. Son miles. Y no solo están enviando a mexicanos a México, sino también a centroamericanos porque el gobierno de López Obrador aceptó un trato con el gobierno de Estados Unidos”, indicó.

Vásquez también dijo que “el gobierno de México no está atendiendo la crisis sanitaria de la frontera. Los albergues están llenos y, además, están cerrados. Y la gente que sigue siendo deportada viene sin diagnóstico ni prevención. No hay acción preventiva para recibirlos. Quizás les tomen la temperatura, pero no hay cómo hacerles pruebas para saber si ya si tienen covid-19 o no. Esto es una tragedia”.

Deportaciones bajo emergencia sanitaria

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) dijo a Univision Noticias que “los individuos que regresan a México no corresponden a deportaciones bajo la autoridad del título 8, sino que se trata de expulsiones bajo el título 42”. Y que esto se trataba de “una disposición legal diferente”.

“El título 42 corresponde a la aplicación de una parte de la ley distinta”, explica José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. “No los expulsan por una falta a la ley de inmigración como permanecer de manera indocumentada, sino que los deportan porque para el gobierno esas personas constituyen una amenaza a la salud pública de los estadounidenses”.

La CBP dijo además que “entre los puertos de entrada, cualquier sujeto encontrado y que haya realizado una entrada ilegal desde México o Canadá, potencialmente ha estado expuesto a covid-19” e incluso probablemente “desde su país de origen”.


La agencia dijo que, por encontrarse el país bajo estado de emergencia sanitaria, se están tomando “medidas inmediatas para evitar la propagación de covid-19 al evitar la entrada ilegal de cualquier persona y deportarlos rápidamente sin proceder a arrestarlos”.

El viernes el presidente Trump firmó una orden ejecutiva en la que, advierte, impondrá sanciones de visas a los países que se nieguen o retrasen la recepción de deportados.

Joél Alexander dijo que no sabía dónde dormiría la noche del sábado en la frontera de Sonora, pero que intentaría regresar con su familia en el centro de México.

“Está terrible”

En Sonora las preocupaciones aumentan a medida que la pandemia se riega por México. “Está terrible”, dice a Univision Noticias Irineo Mujica, director de la organización Pueblo Sin Fronteras. “Todos los días, a cada rato están enviando a la gente de regreso. Los mandan sin hacerles pruebas y aquí ya no tenemos cómo ayudarlos”.

Mujica dice desde antes de la emergencia de salud pública desatada por la pandemia en marzo “la situación en la frontera esa critica; ahora empeoró. No hay ayuda para las personas, esto es un caos un desastre”.


“Aquí hay mucho miedo al coronavirus”, dice el activista. "En Sonora ya no hay cómo ayudar a los mexicanos, menos aún a los centroamericanos o de otras nacionalidades. Y el gobierno de México tampoco tiene un plan, no sabemos qué hará con esta crisis y con la pandemia. Nadie sabe qué pasará el día de mañana”.

Pueblos cerrados

La situación en la frontera para los miles de solicitantes de asilo en Estados Unidos que aguardan en México bajo el Programa de Protección del Migrante (MPP) que un juez de inmigración los atienda, se vio entorpecida por la pandemia.

Por una parte, los juicios fueron suspendidos por lo menos hasta el 1 de mayo y los procesos afectados serán reprogramados, audiencias que pidieran demorarse meses, quizás años, teniendo en cuenta que entre enero del año pasado y marzo de este año más de 60,000 migrantes fueron regresados.


Por otra parte, todos aquellos que entraron a Estados Unidos después del 21 de marzo, fueron devueltos inmediatamente a México sin la posibilidad de pedir asilo bajo el título 42 de la Ley de Inmigración, por constituir una amenaza a la salud pública de los estadounidenses.

A mediados de semana, el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Mark Morgan, dijo que más de 10,000 inmigrantes habían sido deportados en la frontera desde que fue cerrada por coronavirus.

“El problema es que aquí no pueden estar porque no los dejan”, dijo Mujica. “Hay pueblos que han instalado barricadas para que la gente no entre. Les piden identificación y si no son de ahí, pues se tienen que marchar. Y en los albergues de Sonora, el gobierno le dice a la gente que no hay sitio. Esto se va a convertir en un desastre para cuando nos pegue el virus. No los dejan entrar, no los dejan estar y quieren que se vayan para sus casas”, agregó Mujica.


Fuerzas unidas en la emergencia: el angustioso traslado de pacientes de covid-19 en Nueva York (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés