null: nullpx

Gobierno estima que cerca de 50,000 menores podrían llegar a la frontera en los próximos meses, según reporte

De acuerdo con proyecciones internas preparadas por la Administración de Joe Biden y publicadas este sábado por el diario The Wall Street Journal, en abril podrían cruzar la frontera entre 18,600 y 22,000 menores no acompañados, una cifra que podría aumentar a entre 21,800 y 25,000 en mayo.
27 Mar 2021 – 05:02 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El Gobierno de Joe Biden prevé que el número de niños migrantes no acompañados que crucen la frontera sur del país siga aumentando de forma significativa durante los próximos dos meses, alcanzando hasta 25,000 menores durante el mes de mayo.

De acuerdo con proyecciones internas preparadas por la Administración actual y publicadas este sábado por el diario The Wall Street Journal, en abril podrían cruzar la frontera de forma irregular entre 18,600 y 22,000 menores no acompañados, una cifra que podría aumentar a entre 21,800 y 25,000 en mayo.

Si las previsiones se cumplen, el número total estaría entre 40,000 y 50,000 en total en los dos meses.

En marzo, las autoridades fronterizas estadounidenses esperan recibir a más de 16,000 niños, un número que ya es récord para cualquier mes desde hace al menos 10 años, según datos del Gobierno. En comparación, la cifra fue de 9,300 durante febrero y de 5,700 durante el mes de enero.

Actualmente, el Gobierno estadounidense tiene bajo su custodia a más de 1 8,000 niños migrantes, una mayoría de ellos alojados en albergues y algo más de 5,000 en instalaciones de la Patrulla Fronteriza a la espera de ser trasladados.

El rápido aumento de los cruces de la frontera mexicana por parte de menores, procedentes sobre todo de países de Centroamérica, ha colapsado el sistema de acogida de EEUU, generando fuertes críticas a la Administración de Biden.

En concreto, las críticas se han centrado en la situación de los menores que han cruzado la frontera en las últimas semanas y que han tenido que quedarse más tiempo del permitido por la ley en centros de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) que están diseñados para adultos, no para niños o adolescentes.

La normativa estadounidense establece que los menores pueden estar en esas instalaciones un máximo de 72 horas antes de ser trasladados a albergues o a familias de acogida.

Los documentos internos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal sugieren que el tiempo que los niños pasan en centros de la CBP podría reducirse con un aumento del número de camas en albergues de emergencia, acelerando los trámites para transferirlos a familiares que vivan en EEUU o personas que los patrocinen o con una combinación de ambas medidas.

En marzo, el gobierno de Biden anunció que abrirá ocho nuevos sitios de emergencia en el suroeste del país con 15,000 camas, aumentando a más del doble el sistema existente.

Alertan por falta de requisitos para cuidadores de menores

Por su parte, la agencia AP publicó este sábado que el gobierno de Joe Biden no está requiriendo que el FBI averigüe los antecedentes de los cuidadores en su red de instalaciones de emergencia para albergar a miles de adolescentes migrantes, alarmando a expertos de bienestar infantil que dicen que la exención pone en peligro la seguridad.

En la premura para sacar a los niños de las instalaciones atestadas y poco adecuadas de la Patrulla Fronteriza, el equipo de Biden está empleado una medida usada por gobiernos previos: campamentos de tiendas, centros de convenciones y otras instalaciones enormes operadas por contratistas privados y financiadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Esos sitios no tienen que ser licenciados por las autoridades estatales ni proveer los mismos servicios que las instalaciones permanentes del departamento. Además, cuestan mucho más, un estimado de 775 dólares diarios por niño. Y para proveer personal a esos sitios rápidamente, el gobierno ha suspendido los exámenes de antecedentes por medio de las huellas dactilares dirigidos a proteger a los menores.

El personal y los empleados que cuidan directamente a los menores en los nuevos sitios de emergencia no tienen que someterse a revisiones de huellas dactilares por el FBI, que usan las bases de datos de delincuentes no accesibles al público y pueden detectar a alguien usando una identidad falsa.

El Departamento de Salud dijo en un comunicado el viernes que las personas que cuidan directamente a los menores “deben pasar por revisiones de antecedentes delictivos”. Esos exámenes generalmente toman menos tiempo, pero dependen en gran parte de la veracidad de la información proveída por el sujeto.

La agencia dijo que aquellos que proveen cuidados directos son supervisados por empleados federales u otros que han sido sometidos a revisiones de antecedentes basados en pruebas dactilares.

Durante el gobierno de Donald Trump, el Departamento de Salud durante meses no se aseguró de que se realizasen revisiones de huellas dactilares a los trabajadores en un campamento grande en Amarillo, Texas.

Inmigrar porque “no hay otra opción”

Un reciente informe publicado por el Southern Poverty Law Center (SPLC) señala que los inmigrantes indocumentados que están llegando a la frontera sur en busca de asilo no lo están haciendo porque en Estados Unidos hay un nuevo presidente, sino porque “no tienen otra opción”.

La conclusión es similar a la expresada el jueves por el presidente Joe Biden en su primera conferencia de prensa desde que asumió el control de la Casa Blanca el pasado 20 de enero: una de las causas fundamentales del éxodo es “debido a las circunstancias” que viven en los países de origen.

Paralelamente, el mandatario mencionó que cada año entre los meses de enero a marzo se registran aumentos de migrantes en la frontera que llegan en busca de asilo porque se trata de “el momento en que pueden viajar con la menor probabilidad de morir en el camino debido al calor en el desierto”.

Pero el informe no se centra solo en la o las causas que generan el éxodo, sino además en que, si bien todos los migrantes lo hacen por los mismos motivos, no todos son tratados de la misma manera cuando son detenidos en la frontera.

Biden ha vuelto a reiterar que solo los Menores No Acompañados (UAC) están siendo aceptados y que el resto, inmigrantes adultos solteros y unidades familiares, están siendo deportados inmediatamente bajo el Título 42 del Código de Estados Unidos, activado el año pasado como parte de las medidas para controlar la pandemia del coronavirus.

La única excepción, agregó el mandatario, son aquellas familias que México no acepta que sean deportadas a su territorio.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés