El cierre parcial del gobierno reduce al mínimo las operaciones de ICE

La emergencia, causada por el desacuerdo entre la Casa Blanca y el Congreso por la construcción del muro en la frontera (una promesa de campaña de Trump), tiene a más de 800,000 empleados federales sin sueldo desde hace 24 días. Fuentes aseguran que, como consecuencia, las prioridades cambiaron.
14 Ene 2019 – 12:20 PM EST

La fuerza nacional de deportaciones de Donald Trump se suma a la ya larga lista de dependencias y oficinas del gobierno federal estadounidense afectadas por el cierre parcial del gobierno, que arrancó el pasado 22 de diciembre.

Desde el 20 de enero de 2017 cuando Trump se instaló en la Casa Blanca, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) aumentó los arrestos de indocumentados (un 40% en el año fiscal 2017 y un 11% en el año fiscal 2018) y también las deportaciones (un 13% en el 2018). Pero debido al alto número de detenciones de migrantes que llegan pidiendo asilo en la frontera, la falta de espacios en los centros de detención (el Congreso no ha asignado nuevos fondos) y ahora con el cierre parcial del gobierno, las operaciones de captura se redujeron notablemente.

“Hubo un cambio de prioridades. Muchos agentes se quedaron sin salario. Las familias están buscando alternativas para pagar cuentas y la hipoteca. Hay mucha desesperanza”, dijo a Univision Noticias una fuente afectada por el impase causado por el debate del presupuesto de lo que resta del año fiscal 2019.

Por una parte, Trump habla de una crisis migratoria en la frontera sur que amenaza la seguridad nacional y exige $5,700 millones para construir el muro en la frontera con México.

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, rechazan el argumento del presidente y advierten que la crisis fue fabricada para conseguir el dinero y utilizar el muro como base de su campaña de reelección para 2020.


Crisis humanitaria

La crisis en la frontera no es nueva. En junio de 2014 el entonces presidente, Barack Obama, reconoció un grave problema en la frontera con México con la llegada de más de 46,000 menores centroamericanos y mexicanos no acompañados en busca de asilo.

El gobierno también reconoció la llegada de un numero similar de unidades familiares, situación que convirtió el tema en la principal crisis vivida en la frontera.

Si bien la situación fue contenida por las autoridades, en los últimos tres meses se registran detenciones consecutivas de más de 60,000 arrestos cada mes. Trump insiste en que se trata de un asunto de seguridad nacional, pero los demócratas reiteran que en la frontera existe una crisis humanitaria que debe ser resuelta sin la necesidad de erigir un muro.


La estrategia en curso

“La llegada de migrantes a la frontera y los arrestos cambiaron la estrategia”, dijo otra fuente. “Los centros de detención están llenos, ya no hay cupo disponible. Esto llevó a un segundo plano las operaciones de búsqueda y arresto de inmigrantes con orden de deportación. Y el cierre parcial del gobierno complicó la situación. Por lo tanto, bajaron las operaciones a un mínimo porque cambiaron las prioridades”, agregó.

Univision Noticias escribió correos electrónicos a las oficinas de prensa del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para conocer más detalles respecto a la suspensión de operativos de arrestos y conocer el número de detenidos a partir del 22 de diciembre.

“A partir del 26 de diciembre estoy fuera de la oficina debido a la pausa de fondos federales”, respondió de manera automática uno de los funcionarios contactados. “No puedo acceder o devolver mensajes durante este tiempo. En cualquier momento en que el gobierno vuelva a abrir, comuníquese conmigo luego de que su consulta aún requiera una respuesta”.

ICE encabeza la fuerza nacional de deportaciones prometida por Trump durante su campaña. El mandatario aseguró en 2016 que deportaría a los 11 millones de indocumentados en un plazo de 18 meses.

Trump no cede

Un tuit publicado por Trump el sábado valida la postura demócrata en esta crisis.

“.... Tengo un plan para (levantar) el cierre. Pero para comprender ese plan, tendría que comprender el hecho de que gané las elecciones y prometí seguridad y protección para el pueblo estadounidense. Parte de esa promesa era un muro en la frontera sur. ¡Las elecciones tienen consecuencias!”, escribió en su cuenta de la red social.


Mientras ambos bandos mantienen la guerra de palabras en medio de la crisis, que este lunes cumple 24 días, las preocupaciones y temores aumentan entre empleados y familiares de los trabajadores federales afectados.

“Ya nos quedamos sin dinero para pagar la hipoteca”, dice una empleada de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), dependencia que vigila los aeropuertos del país. “Y tampoco podemos pagar los tratamientos médicos de nuestros hijos”.

El sábado, cientos de agentes de la TSA no se presentaron a sus puestos de trabajo como medida de presión para el gobierno y el Congreso, y exigir la aprobación del presupuesto que permitiría la reapertura del gobierno.

Unos 800,000 empleados federales trabajan sin salarios desde las primeras horas del 22 de diciembre.

“Si esto continúa, no sabemos qué sucederá con nosotros y nuestras familias”, dijo una de las fuentes consultadas este lunes.


También las cortes

No solo las operaciones de ICE están afectadas por el cierre parcial del gobierno. La semana pasada Univision Noticias reportó que alrededor del 75% de los jueces de inmigración (IJ) que trabajan en los tribunales “no están atendiendo casos de inmigrantes no detenidos”.

“Y los afectados sufrirán retrasos de hasta tres años en las cortes”, confirmó la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ).

Debido al cierre “es probable que un caso afectado tenga que esperar otros tres años más para volver a configurarse en el calendario”, dijo Dana Leigh Marks, presidenta honoraria de la NAIJ.

Marks dijo además que los tribunales solo están atendiendo casos de inmigrantes privados de libertad o permanecen bajo la custodia del DHS.
A su vez, un reporte de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) al que tuvo acceso Univision Noticias revela que poco antes del cierre las cortes de inmigración tenían acumulados 786,303 casos.

La cifra no incluye unos 350,000 expedientes que fueron cancelados administrativamente en los últimos 20 años y que fueron reactivados por orden del exfiscal general, Jeff Sessions, como parte de la política de ‘tolerancia cero’ de Trump.


Las consecuencias del cierre parcial del gobierno en 15 fotografías

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés