El muro de Trump en la frontera aleja mucho más una solución integral al tema migratorio

Algunos republicanos se preguntan qué sucederá con el tema migratorio, el verdadero problema de este debate que se trasladó a la discusión sobre el presupuesto. También se preguntan qué pasó con la reforma migratoria.
13 Ene 2019 – 10:50 AM EST

La amenaza del presidente Donald Trump de declarar una “situación de emergencia nacional” por la crisis migratoria que se vive en la frontera tiene preocupados tanto a demócratas como republicanos en el Congreso.

En una encuesta publicada este domingo por The Washington Post y la cadena ABC News un 66% de los encuestados mostraron su oposición a que el presidente declare la emergencia nacional para poder encontrar los fondos para la construcción del muro.

Los republicanos batallaron el jueves por aprobar un plan que le otorgue al presidente Donald Trump los $5,700 millones que pide para construir el muro en la frontera con México a cambio de darle un estatus temporal de protección a los dreamers amparados por DACA.

El proyecto requería la aprobación de Trump antes de hablar con los demócratas, pero el vicepresidente Mike Pence desestimó la iniciativa de su partido, asegurando que el programa no se encontraba en la mesa de negociaciones hasta que la Corte Suprema emita un veredicto al respecto.

Aumenta la brecha

El rechazo de Pence agravó el escenario y también la brecha entre demócratas y republicanos en esta batalla por el presupuesto que, desde el 22 de diciembre, tiene cerrado parcialmente el gobierno, dejando a más de 800,000 empleados federales sin salario.

Trump, por su parte, no cede en su estrategia y continúa presionando para que el Congreso le dé el dinero para el muro.

“La barrera de acero, o muro, debería haber sido construida por administraciones anteriores hace mucho tiempo. Nunca lo hicieron, lo haré. Sin ella nuestro país no está a salvo. Los delincuentes, las pandillas, los traficantes de personas, las drogas y tantos otros grandes problemas pueden entrar fácilmente. ¡Se puede detener en frío!”, escribió en su cuenta de la red social Twitter.


La encuesta de The Washington Post/ABC News, arrojó que la oposición a la construcción de un muro en la frontera sur disminuyó. “42% ahora apoya el muro fronterizo, el porcentaje más alto obtenido en las encuestas realizadas por ABC y The Washington Post desde que el presidente Trump propuso esta iniciativa”, explica la cadena televisiva que anota que la popularidad del muro el año pasado solo alcanzaba un 34%. A pesar de ganar más empatía entre los ciudadanos, el porcentaje que se opone a la creación de un muro que divida y delimite la frontera alcanza el 54%.

La emergencia de Trump

Los demócratas insisten en que la emergencia advertida por Trump no existe. “No la vemos”, dice Joe García, un exrepresentante federal demócrata por el estado de Florida. “Hay un problema en la frontera, pero no creo que sea suficiente como para declarar una emergencia nacional, como quiere el presidente”, agregó.

Otra fuente demócrata conocedora de las negociaciones a puertas cerradas en el Congreso para poner fin a la crisis del cierre parcial del gobierno dijo en condición de anonimato que “no existe precedente histórico” sobre el tema, y que “estamos esperando cuál será el siguiente paso. El gobierno se encuentra en una situación delicada. Y la situación en la frontera es un asunto humanitario, no hay crisis".

La oficina del líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), confirmó las preocupaciones. Dijo que “no sabemos de dónde sacará el dinero el presidente para construir el muro, y tampoco si lo hace declarando una situación de emergencia. Desconocemos de dónde sacará los fondos”.


¿De dónde saldrá el dinero?

García dijo que los miembros del gabinete pueden hacer uso de sus poderes para mover hasta un 10% de sus presupuestos, “pero cada vez en cantidades aceptables y legítimas”.

“Y en caso de una movilización como lo que pide el presidente, $5,700 millones, va a requerir de legislación porque se trata de una gran cantidad de dinero de los contribuyentes”, agregó.

Una tercera fuente del Senado dijo que “hasta este momento no ha habido comunicación con la Casa Blanca para conocer de dónde saldrán los fondos, que partidas presupuestarias serán tocadas y tampoco si habrá una declaratoria de emergencia. Estamos esperando el siguiente paso”.

García añadió que en declaraciones de emergencias anteriores, tal como en caso de guerra o situaciones que la ameritan, “siempre hay comunicaciones previas entre el presidente y el Congreso”.


¿Y el tema migratorio?

Mientras ambos partidos y la Casa Blanca siguen enfrentados, algunos republicanos se preguntan qué sucederá con el tema migratorio, el verdadero problema de este debate que se trasladó a la discusión sobre el presupuesto.

“Sentimos que la inmigración es buena. Es bueno para Estados Unidos. Nos hace más fuertes, siempre lo ha sido a lo largo de nuestra historia”, dijo La Iniciativa Libre, un grupo republicano moderado que promueve los principios y valores de la libertad económica para empoderar a la comunidad hispana.

“Los inmigrantes han creado riqueza para ellos mismos y riqueza para nuestra nación. Por eso queremos continuar con eso y acomodarnos a un flujo de inmigrantes que puede hacer que Estados Unidos sea más fuerte y rico. Vemos una oportunidad aquí”, apuntó Daniel Garza, presidente de la organización, en referencia a los mas de 700,000 dreamers protegidos por DACA y cuyo futuro pende de lo que dirá la Corte Suprema en el verano.

"Lo que realmente está en juego aquí es la vida de miles de niños, y también el poder estadounidense y la seguridad de nuestro país. Y eso es lo que importa y es por eso que tenemos que responsabilizar al Congreso y hacer que resuelvan estos problemas”, apuntó.

El grupo también se pregunta qué sucedió con el tema de la reforma migratoria, una deuda pendiente de ambos partidos en el Congreso.

Trump no cede

El presidente no cede en sus exigencias al Congreso. La Casa Blanca no ha movido de su página digital un resumen del discurso de Trump pronunciado el martes desde la Oficina Oval.

“La Administración ha solicitado $5,700 millones para la construcción de aproximadamente 234 millas de una nueva barrera de acero en la frontera sur, un aumento de $4,100 millones con respecto al proyecto de ley del Senado”, explica.

Y agrega:


  • Para proteger a nuestras comunidades, la Administración solicitó $675 millones para disuadir y detectar narcóticos, armas y otros materiales que cruzan nuestras fronteras.
  • $211 millones para contratar a 750 agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza.
  • $571 millones para 2,000 nuevos agentes de ICE.
  • $4,200 millones para 52,000 camas en centros de detención de ICE, personal, transporte y alternativas de detención.
  • $563 millones para contratar 75 jueces de inmigración y personal de apoyo adicionales.

Pero no muestra una crisis, insiste García. La Iniciativa Libre tampoco la menciona.
El plan de Trump no explica qué hará con los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

La construcción del muro en la frontera con México es una de las principales promesas de campaña del mandatario, un argumento que vuelve a utilizar, esta vez, con miras a la reelección del 2020, denuncian los demócratas, quienes además advierten que si Trump declara la emergencia nacional, "lloverán demandas en los tribunales de justicia".

Museos cerrados y parques repletos de basura: las consecuencias del cierre parcial del gobierno en imágenes

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaReforma Migratoria

Más contenido de tu interés