null: nullpx

Congresistas y organizaciones exigen al gobierno investigar denuncias de histerectomías en una cárcel de ICE en Georgia

Políticos, abogados y activistas exigen al gobierno tomar en serio la denuncia, parar lo que definen como una "monstruosidad" y proteger a los inmigrantes, sobre todo a las mujeres, el grupo más vulnerable entre los miles de detenidos en las decenas de cárceles de ICE alrededor del país.
15 Sep 2020 – 07:07 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Congresistas demócratas y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes exigieron al gobierno que investigue una queja presentada por varios grupos de derechos humanos quienes, en base a denuncias de testigos y de una enfermera, alegan la realización de un elevado número de histerectomías practicadas en un centro de detención de migrantes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) ubicado en Georgia.

El recurso, presentado el lunes ante la oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), también incluye presuntas prácticas insalubres en el manejo de la pandemia del coronavirus en el centro de detención, así como el rechazo de atención médica solicitada por los internos, retraso en la entrega de medicamentos y ocultación de informes sobre el estado de salud de los internos, entre otros problermas.

La denuncia, contenida en un documento de 28 páginas, fue elaborada por la organización Project South y se basa, principalmente en los testimonios de una enfermera que trabajó en el Centro de Detención de ICE ubicado del Condado de Irwin, sur de Georgia, operado por la empresa LaSalle Corrections.

También se basa en testimonios de varios inmigrantes indocumentados detenidos cuyas identidades fueron protegidas para evitar represalias en sus casos de inmigración.


“Abuso asombroso”

“Si es cierto, las espantosas condiciones descritas en la denuncia, incluidas las acusaciones de histerectomías masivas que se realizan a mujeres inmigrantes vulnerables, son un abuso asombroso de los derechos humanos” de estas personas, dijo la líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California).

“Esta situación profundamente perturbadora recuerda algunos de los momentos más oscuros de la historia de nuestra nación, desde la explotación de Henrietta Lacks al horror del Estudio de Sífilis de Tuskegee, a las esterilizaciones forzadas de mujeres negras que Fannie Lou Hamer y tantos otros sufrieron y lucharon”, agregó.


Pelosi dijo además que “el Inspector General del DHS debe investigar inmediatamente las acusaciones detalladas en esta denuncia. El Congreso y el pueblo estadounidense necesitan saber por qué y en qué condiciones tantas mujeres, supuestamente sin su consentimiento informado, fueron empujadas a someterse a este procedimiento extremadamente invasivo y que altera la vida”.

La presidenta de la Cámara Baja dijo además que “también es esencial que obtengamos respuestas sobre el atroz manejo de ICE de la pandemia de coronavirus a la luz de los informes de su negativa a realizar pruebas a los detenidos, incluidos los que presentan síntomas, la destrucción de las solicitudes médicas presentadas por inmigrantes y la fabricación de registros médicos”.


Política “cruel”

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes reaccionaron de inmediato tras la presentación de la denuncia. “El gobierno de Donald Trump ha ampliado el alcance y la crueldad de la detención de inmigrantes, en particular contra las mujeres latinas y negras como parte de una agenda política impregnada de supremacía blanca y misoginia”, dijo Jamille Fields Allsbrook, directora de Salud y Derechos de la Mujer del Centro para el Progreso Americano (CAP).

“A medida que la pandemia del coronavirus continúa dañando de manera desproporcionada a las comunidades negras y latinas en Estados Unidos, los centros de detención de inmigrantes han demostrado ser incapaces de proteger la salud de las personas detenidas. Las condiciones inseguras, la falta de pruebas y atención médica y los continuos traslados entre las instalaciones, han provocado brotes masivos de covid-19 en detención y múltiples muertes”, agregó.

La base de datos de ICE revela que a este martes se han registrado 5,799 casos positivos en 89 centros de detención alrededor del país entre una población total de 20,138 detenidos.

En el centro de detención Irvin, en Georgia, hay 43 casos positivos de covid-19.

“Los informes de histerectomías masivas y negligencia médica en la detención de ICE son horribles, pero lamentablemente no sorprenden”, añadió Allsbrook. “Estados Unidos tiene una larga y sórdida historia de coerción reproductiva y esterilización forzada, especialmente dirigida a mujeres negras, latinas y nativas americanas, así como a mujeres con discapacidades y mujeres encarceladas”, precisó.


“Invasión monstruosa”

En California, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), tildó la denuncia de “monstruosa” y dijo que las histerectomías practicadas a mujeres inmigrantes en el centro de detención de Irvin “muestran el nivel de depravación” en el que han caído las autoridades a cargo de estos centros. “Esto es tortura”, indicó.

“Esta última y monstruosa invasión de los cuerpos de las mujeres muestra por qué estos especuladores que contrata ICE para abusar y retener a los inmigrantes deben cerrar de inmediato”, agregó la organización en un comunicado.

“Si no fuera por una heroica enfermera denunciante, no sabríamos que al menos cinco mujeres detenidas en la cárcel de ICE en Irvin fueron esterilizadas entre octubre y diciembre de 2019, algunas sin una idea real de lo que se les había hecho”, apuntó.


Grito en el cielo

Para la Coalición Interreligiosa de Inmigración, la denuncia simplemente no tiene nombre. “La comunidad de fe reacciona con indignación contra el gobierno y con una profunda compasión por todos los inmigrantes que están detenidos”, se lee en un comunicado.

“Este horrible informe es perturbador y recuerda los momentos más oscuros de la historia de nuestra nación, desde la explotación de Henrietta Lacks, al horror del estudio de sífilis de Tuskegee, las esterilizaciones forzadas de mujeres negras que Fannie Lou Hamer y tantas otras personas sufrieron y lucharon”, agrega.

"Este es nuestro propio gobierno mutilando a algunos de los más vulnerables del mundo en nuestro propio suelo", puntualiza la coalición. “Puede que el problema no sea nuevo, pero es profundamente erróneo, reconocido como un crimen de lesa humanidad por la Corte Penal Internacional. De hecho, el maltrato médico en diversas formas está muy extendido en los centros de detención de ICE" prosigue.


“Paren los abusos”

A medida que pasan las horas las reacciones no han cesado. “Esta es una historia de terror estadounidense. La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) está al tanto de los continuos abusos en los centros de detención de ICE en todo el país”, dijo Víctor Nieblas, un expresidente de la entidad que agrupa a unos 15,000 miembros alrededor del país.

“La denuncia pública presentada por las organizaciones locales de Georgia hace acusaciones específicas de que se realizan múltiples histerectomías en mujeres, así como preocupaciones sobre la falta de consentimiento informado”, indica. Señala además que “varias personas detenidas hicieron esos informes, al igual que la Sra. Wooten, la enfermera denunciante que se cita en detalle” en la queja presentada ante el Inspector General del DHS.

“Hacemos un llamado al gobierno para que detenga estos abusos de inmediato. La grave falta de protección a las personas detenidas durante la crisis de covid-19 no solo en las instalaciones de Irwin, sino también en muchas otras instalaciones de ICE en todo el país, como se detalla en esta queja presentada a las agencias de supervisión por la Campaña de Justicia de Inmigración, está documentada de manera convincente e innegable. El Congreso y el poder ejecutivo deben tomar medidas inmediatas para detener estos abusos”, dijo Nieblas.

El abogado indicó además que “las noticias basadas en la denuncia de un informante deben investigarse y tomarse en serio. Estas acusaciones plantean importantes interrogantes sobre la capacidad del gobierno para mantener seguras a las personas y al personal detenidos y, por extensión, a las comunidades donde se encuentran estas instalaciones”.


La respuesta de ICE

ICE dijo a Univision Noticias que "no comenta sobre asuntos presentados" a la oficina del Inspector General del DHS, que toma "todas las acusaciones con seriedad", pero que las "acusaciones anónimas, no probadas, hechas sin ningún detalle específico que verifique los hechos, deben tratarse con el escepticismo apropiado que merecen”.

Agregó que "está firmemente comprometido con la seguridad y el bienestar de todos los que están bajo su custodia. Todas las instalaciones de ICE están sujetas a inspecciones periódicas, tanto anunciadas como no anunciadas, y se ha encontrado repetidamente que el Centro de Detención del Condado de Irwin funciona de acuerdo con los rigurosos Estándares Nacionales de Detención Basados en el Desempeño".

La agencia federal dijo además que "brinda atención médica integral a todas las personas bajo su custodia" y que la dotación de personal para los detenidos incluye enfermeras registradas y enfermeras prácticas con licencia, proveedores de salud mental con licencia, proveedores de nivel medio como asistentes médicos y enfermeras practicantes, y un médico".

En cuanto a las decisiones de atención las toma el personal médico y "no las fuerzas del orden", e indicó que "los detenidos también tienen acceso a atención dental y atención de emergencia las 24 horas".

ICE también precisó que, "en conformidad con su compromiso con el bienestar de quienes están bajo la custodia de la agencia, gasta más de $260 millones al año en el espectro de servicios de salud que se brindan a los detenidos", concluyó.

Inmigrantes en centro de detención en Texas temen contraer el coronavirus

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés