null: nullpx

Ashley Tabaddor, severa crítica de la política migratoria de Trump, dirigirá el servicio de inmigración

La abogada y jueza Ashley Tabaddor, quien preside la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, asumirá como directora del servicio de inmigración, agencia federal que regula la inmigración legal en Estados Unidos.
27 Ene 2021 – 09:32 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

La abogada y jueza Ashley Tabaddor, quien preside la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ), asumirá como directora del servicio de inmigración, reportaron medios este martes.

La corresponsal en Washington del diario San Francisco Chronicle, Tal Kopan, dijo en su cuenta de la red social Twitter que Tabaddor, quien ha sido la presidenta de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, envió un correo electrónico a sus colegas anunciando que dejaba su trabajo como jueza para asumir un liderazgo en el DHS bajo la nueva administración de Biden”.

A su vez, la cadena de noticias CNN reportó que Tabaddor asumirá la dirección de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), agencia federal que opera bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y que regula la inmigración legal en el país.

Entre otros servicios, la USCIS administra visas, residencias, ciudadanías y asilo, esta última una de las políticas más golpeadas por el gobierno de Donald Trump en el marco de la ‘tolerancia cero’, estrategia que provocó severos daños al debido proceso migratorio.

“Pienso que la jueza Tabaddor es la persona ideal para dirigir la USCIS”, dijo Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California). “Ya lo comprobó en los últimos cuatro años. Ella arriesgó su carrera al exigir al gobierno de Trump que respetara la discrecionalidad de los jueces y criticó medidas antinmigrantes que afectaron, por ejemplo, el asilo”.

“Ella se negó a aceptar reglas que dañaron el debido proceso y batalló por el respeto a la ley de inmigración”, indicó.

A pasos acelerados

La llegada de Tabaddor a la dirección de la USCIS se suma al nombramiento de Alejandro Mayorkas como secretario del DHS, quien ya digirió ambas dependencias durante el gobierno de Barack Obama.

En los últimos cuatro años, la USCIS pasó de ser una agencia que brindaba servicios a los inmigrantes a formar parte de la fuerza nacional de deportaciones del gobierno de Trump.

En julio de 2019 la USCIS confirmó a Univision que estaba ‘colaborando’ con el DHS “para mitigar la crisis fronteriza” desatada tras la llegada de miles de personas que huían de sus países a causa de la violencia y la pobreza, y buscaban asilo en Estados Unidos.

“Hay una emergencia nacional en nuestra frontera sur”, dijo en esa ocasión Jessica Collins, portavoz de USCIS por medio de un comunicado. “Debido a que el Congreso se niega a proporcionar los cambios específicos necesarios para cerrar las lagunas legales en nuestras leyes de inmigración, la USCIS continúa asociándose con el DHS y nuestras agencias hermanas para mitigar la crisis”, agregó.

Un año y medio después el escenario comienza a cambiar. “Estoy optimista con la noticia”, dice Bárbara Hines, exprofesora de la Clínica Legal de la Faculdad de Leyes de la Universidad de Texas, en Austin. “Es una buena señal de que este gobierno quiere cambiar la cultura y la política de los últimos cuatro años de Trump como presidente.

La opinión de Tabaddor

En febrero del año pasado durante una audiencia celebrada en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes para hablar sobre la política de tolerancia cero y el impacto que ésta tenía en la Corte de Inmigración, la jueza Tabaddor advirtió una de las mayores dificultades registradas a ese momento era la falta de acceso de los inmigrantes a representación legal, un problema grave que disminuye dramáticamente la probabilidad de conseguir asilo.

“El Departamento de Justicia ha transformado los tribunales de inmigración una especie de línea de montaje para la aplicación de la ley", dijo Tabaddor a los miembros del comité y acusó al gobierno de “priorizar” la “velocidad sobre la sustancia” en los procesos, todo ello con el objetivo de alcanzar la cuota “poco realista” impuesta a partir del 1 de octubre de 2018 por el entonces fiscal general, Jeff Sessions.

"Los jueces sienten la presión. El nivel de hostilidad hacia nosotros, la forma insultante y ofensiva por la cual estamos siendo tratados, la micro gestión de nuestros expedientes diarios francamente no tiene precedentes", agregó.

Golpe al debido proceso

En agosto de 2018 Tabaddor envió una queja al juez jefe de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) por medio de una carta, en la que expuso la preocupación de los jueces por la política migratoria del gobierno apenas unos meses después de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

La jueza expuso en la misiva que las directrices impartidas por el Departamento de Justicia “afectan las condiciones de empleo” y “violan la autoridad de un juez de inmigración para tomar decisiones basadas en juicios independientes y discreción de conformidad” con lo estipulado en la ley.

También señaló que las restricciones impuestas quitan a los jueces la capacidad para “otorgar una continuación por buena causa”, y además constituyen una “violación de la autoridad del juez de inmigración para otorgar un aplazamiento razonable en su propia instancia de conformidad” con lo estipulado en la ley.

Se espera que Tabaddor asuma el cargo en los próximos días.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés