null: nullpx

‘No ciudadanos’: por qué es importante el cambio de palabras utilizado para referirse a los indocumentados por el gobierno

El nuevo gobierno da un giro en el lenguaje que utiliza para referirse a los inmigrantes indocumentados y desde el primer día se refiere a ellos como "no ciudadanos", término que las organizaciones aplauden, pero quieren ver hechos no solo palabras.
23 Ene 2021 – 10:52 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

El cambio de lenguaje mostrado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en las primeras horas de instalado el gobierno de Joe Biden fue aplaudido por la comunidad inmigrante.

En un memorando firmado el miércoles por el secretario interino, David Pekoske, el funcionario ordenó una moratoria de deportaciones por 100 días para ciertos extranjeros que se encuentran indocumentados y tienen una orden de deportación, a quienes llamó “no ciudadanos”.

Durante los últimos cuatro años, ese mismo grupo de personas fueron llamados ‘extranjeros ilegales’ o simplemente ‘ilegales’, a quienes además el expresidente Donald Trump los acusó de ser responsables de crímenes, violaciones y tráfico de drogas.

Esta vez Pekoske se refiere a ellos como “no ciudadanos” y explica que se trata de aquellas personas que “no son ciudadanos estadounidenses”.

La moratoria de deportaciones “se aplica a cualquier extranjero presente en Estados Unidos, excepto aquellos que han participado o es sospechoso de terrorismo o espionaje, o que represente un peligro para la seguridad de Estados Unidos", detalla.

En el caso de los extranjeros que no califican para el beneficio temporal, el gobierno tampoco utiliza un término para descalificarlos, como solía hacerlo el gobierno anterior.

“Pequeño, pero importante”

El cambio de lenguaje “significa que tenemos un gobierno que ve la humanidad en todas las personas, incluyendo a los inmigrantes”, dice José Muñoz, director de comunicaciones de United We Dream (UWD), una de las principales organizaciones de soñadores en el país.

Los dreamers -jóvenes que ingresaron siendo niños al país y que fueron amparados de la deportación en 2012 por el entonces gobierno de Barack Obama- fueron sacudidos en septiembre de 2017 por la cancelación del programa, pero tras una larga batalla que llegó hasta la Corte Suprema el beneficio permanece vivo.

“Es algo pequeño, pero importante”, agrega Muñoz. “Ahora es urgente que el presidente Biden cumpla sus promesas a nuestra comunidad más allá de las palabras”.

Biden promtió que durante los primeros 100 días de su mandato enviará al Congreso un plan de reforma migratoria que incluirá un camino a la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de indocumentados.

También pedirá al legislativo protecciones especiales para los dreamers, beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) y trabajadores esenciales.

El día de la toma de posesión, la Casa Blanca dio a conocer los lineamientos del plan migratorio. El senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey) encabeza las conversaciones en el Congreso para conseguir respaldo republicano para que se apruebe la iniciativa.

Intencionalmente ‘mal utilizado’

La Ley de Inmigración describe a un extranjero como “Allien” y depende de cómo se traduzca o se emplee se puede determinar el enfoque que el gobierno de turno le quiera dar a su política migratoria.

“Este gobierno lo está reemplazando por no ciudadano. Lo ha cambiado desde el inicio, cambiando el enfoque del país a lo que somos, una nación de inmigrantes, de seres humanos”, dice Rebeca Sánchez-Roig, una abogada de inmigración que ejerce en Miami (Florida) y que durante 15 años ejerció fungió como fiscal para el Departamento de Justicia.

“Pero el término es frecuente e intencionalmente mal utilizado por funcionarios, agentes y grupos antiinmigrantes para influir negativamente en la forma en que las personas ven a los no ciudadanos de Estados Unidos”, agrega.

La abogada dice además que “cuando se le agrega el término ‘ilegal’ al extranjero, lo que inmediatamente viene a la mente es que se trata de delincuentes y gente peligrosa. Así fue como la Administración de Trump quería que se percibieran a los no ciudadanos”.

Sánchez-Roig dijo además que “el exfiscal general, Jeff Sessions, ordenó a los fiscales que se refirieran a los no ciudadanos como extranjeros ilegales. Esto encajaba en las cuatro esquinas de la narrativa de Trump de que los no ciudadanos eran todos criminales y peligrosos”.

“El cambio en el uso de esta palabra es fundamental para enfatizar que el no ciudadano es, ante todo, un ser humano y que su humanidad no cambia según su estatus migratorio. Es una descripción más precisa de los inmigrantes en este país.”, apuntó.

“La ley no ha cambiado”

Para Stephen Yale-Loher, profesor de la práctica de inmigración de la escuela de leyes de la Universidad de Cornell, Nueva York, “la ley no ha cambiado, es simplemente una forma diferente para describir a un extranjero, alguien que no es un ciudadano de Estados Unidos”.

“Incluso los jueces conservadores de la Corte Suprema están comenzando a usar el término ‘no ciudadano’ en lugar de ‘allien’ (extranjero)”, agrega.

En junio del año pasado el magistrado Brett Kavanaugh, al escribir una opinión sobre un fallo del máximo tribunal de justicia, se refirió a los extranjeros como ‘no ciudadanos’, tal y como ahora lo hace el DHS.

Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), dijo que “el cambio de lenguaje significa que nos ven como seres humanos y no se nos define (como algo negativo) el no tener papeles. Es un lenguaje de respeto”.

En similares términos se refirió Frankl Sharry, director ejecutivo de America’s Voice. “El nativismo es el pecado original del trumpismo. Desde el día en que descendió por esa escalera mecánica en 2015, Trump ha demonizado a los inmigrantes, y desde el primer día de su administración infligió un enorme dolor y sufrimiento a través de sus políticas implacablemente crueles”.

“Biden y Kamala Harris tienen un conjunto muy diferente de políticas de inmigración, prioridades. Creen que los inmigrantes son seres humanos plenos, que son activos para nuestra nación y que ser una nación acogedora refleja nuestros valores y sirve a nuestros intereses”, indicó.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés