null: nullpx
Estafa y Fraude

FBI: un fraude telefónico desde México robó $10.5 millones a más de 100 personas en EEUU y Canadá

Este “sofisticado” esquema fraudulento relacionado con la venta de tiempos compartidos operó en algún lugar de México fingiendo ser una empresa legítima con oficinas en Estados Unidos. La mayoría de sus víctimas estadounidenses tienen 60 años o más.
5 Oct 2019 – 12:26 PM EDT

En junio de 2018, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) recibió la denuncia de una pareja que aseguró le habían robado 540,000 dólares a través de la venta de su tiempo compartido en México. La agencia siguió recibiendo quejas similares hasta sumar más de 100 víctimas en Estados Unidos, Canadá y Sudamérica, las cuales alegan que perdieron más de 10.5 millones de dólares.

Esta semana, después de acumular evidencias a lo largo de 15 meses, el Departamento de Justicia (DOJ) decidió presentar múltiples cargos contra seis mexicanos que desde su país participaron en un esquema fraudulento de telemercadeo que dejó sin ahorros a muchas personas en el continente americano.

La acusación interpuesta en el Distrito Este de Luisiana de la Fiscalía federal menciona a Martín Alonso Aceves Custodio, alias ‘Robin Birmingham’, como el líder de esta banda criminal que operó desde algún lugar de México. Cinco paisanos suyos le ayudaron a defraudar a sus “clientes” desde enero de 2016.

Les llamaban a dueños de tiempos compartidos en México para ofrecerles sus servicios vendiendo sus paquetes vacacionales. Se presentaban como representantes de dos empresas falsas, Planet Travel y Newport International Investments.

No solo les decían que tenían oficinas en EEUU, sino que sus llamadas indicaban códigos de área de este país y tenían páginas de internet “que parecían profesionales” para mostrarse como un negocio legítimo.


Una investigación del FBI descubrió que estos delincuentes también se cubrían las espaldas en su país. Allá se presentaban como vendedores de la empresa Destinations México, ofrecían empleos de manera pública y funcionaban bajo un organigrama que definía cada función: director, responsables de ventas, administrador, contador, supervisores, vendedores y asistentes de contratos.

Cuando oficiales federales espiaron sus operaciones encontraron desgloses de comisiones y sueldos que recibían cada uno de los cómplices, así como conversaciones sobre ingresos por miles de dólares después de robarles a sus víctimas.

El FBI lo considera un “esquema de fraude sofisticado” que funcionó durante tres o cuatro años.

Mientras les enviaban cobros a los afectados a través de correos electrónicos, faxes y cartas, les hacían creer que ya había interesados en comprar sus paquetes vacacionales para robarles aún más.

“No hubo compradores interesados, los cierres de las ventas no ocurrieron y los tiempos compartidos no fueron revendidos. En cambio, los conspiradores simplemente se embolsaron las tarifas anticipadas”, señala la acusación federal.

Al menos 55 víctimas son estadounidenses y la gran mayoría tiene 60 años o más. En total, esta célula delictiva obtuvo más de 10.5 millones de dólares. Estos defraudadores les pedían a sus víctimas que les enviaran dinero a cuentas en los bancos HSBC, BBVA Bancomer y Santander, con sucursales en México.

La queja judicial cita el caso de una pareja que en junio de 2018 denunció ante la oficina del FBI en Nueva Orleans que había perdido unos 540,000 dólares. Un mes después, otra pareja se quejó de que le robaron 291,000 dólares al prometerle vender su tiempo compartido en el lujoso hotel Mayan Palace de Nuevo Vallarta, en el oeste mexicano.

El jefe o “director ejecutivo” de la organización criminal, Martín Alonso Aceves Custodio, aparece en libretas contables que ahora presenta el FBI como evidencia del delito. En una se menciona que recibió una “comisión bruta” de 248,156 dólares. Este hombre registró su “empresa” ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) con un domicilio en Los Cabos, en Baja California Sur.

Sus cómplices son Liza Flanery Fierro, alias ‘Lie’; Claudia Elena Antillón Zahuita, apodada ‘Julie Bautista’; Sergio León Kuri; Jesús Adrián Ledesma Bernal; y Julio César Rivera Rojas.

Si son declarados culpables, estos mexicanos enfrentarían una sentencia máxima de 20 años de prisión, una multa de hasta 250,000 dólares y tres años de libertad supervisada.

Las autoridades no han revelado dónde se encuentran estos sospechosos. Tampoco está claro cómo obtuvieron los teléfonos y la información de los dueños de tiempo compartido que estafaron.


Protéjase de fraudes y estafas que buscan que convierta su dinero en Bitcoins

Loading
Cargando galería
Publicidad