null: nullpx
Deportaciones

Mujeres inmigrantes marchan en Washington DC para pedirle a Obama una acción ejecutiva que detenga las redadas

En septiembre del año pasado el grupo hizo la caminata '100 millas 100 mujeres' con la intención de ver al Papa para pedirle que intercediera ante Obama y parar las deportaciones.
16 Sep 2016 – 3:47 PM EDT

Un grupo integrado por al menos 100 inmigrantes, la mayoría de ellas indocumentadas, llevarán a cabo este viernes una vigilia entre el Congreso y la Casa Blanca para pedir un alto a las deportaciones.

“Queremos que el presidente (Barack) Obama tome acción ejecutiva para frenar las redadas de inmigrantes y detenga la separación de nuestras familias”, dijo a Univision Noticias Lenka Mendoza, una inmigrante indocumentada de origen peruano madre de tres hijos, dos de ellos dreamers protegidos por la Acción Diferida de 2012 (DACA) y un tercero ciudadano estadounidense.

“Las deportaciones continúan. Muchas familias están siendo separadas por las redadas. El presidente tiene la capacidad para hacerlo y esperamos que lo haga antes de las elecciones”, agregó.

En septiembre del año pasado el grupo realizó una caminata de 100 millas desde Philadelphia hasta la Casa Blanca. Querían reunirse con el Papa Francisco para pedirle que intercediera por ellas y que la Casa Blanca ordenara una moratoria de redadas.

“Pero no pudimos hablar con él”, lamenta Mendoza. “También le queríamos pedir que convenciera al Congreso para que se apruebe la reforma migratoria. Sin embargo, un año después estamos peor porque no hay beneficios y las redadas continúan. Es muy triste”.


Francisco visitó Estados Unidos entre el 22 y el 27 de septiembre del año pasado. Durante su peregrinación fue recibido por Obama en la Casa Blanca, pronunció un discurso ante el pleno del Congreso -donde resaltó el aporte de los inmigrantes- y tuvo un encuentro con familias inmigrantes, entre otros eventos.

“Queríamos que parara las deportaciones”, dice Adriana Carzola, una mexicana que tras años de batallas legales para detener su deportación, obtuvo la residencia legal permanente y se convirtió en activista.

“Desde la caminata de las ‘100 mujeres 100 millas’ del año pasado no nos hemos detenido”, cuenta. “Lo hacemos por todos los indocumentados, 11.3 millones que viven en las sombras y esperan un respiro”.

Carzola también dijo que la vigila de este viernes “es para pedirle al presidente que libere a las madres centroamericanas y los niños migrantes que están detenidos en los centros de ICE (Oficina de Inmigración y Aduanas)”.

“Ellos huyen de sus países y buscan asilo. No es justo que los metan en una cárcel. Ellos no son criminales”, dijo la activista poco antes de emprender viaje desde Virginia hasta el centro de la capital, junto al edificio de la Corte Suprema de Justicia, donde arrancará la vigilia.

“Estas mujeres y niños salieron de una pesadilla en busca de libertad y viven otra pesadilla peor. Es tiempo que les den un alivio y las liberen porque no son criminales”, indicó.

Carzola es una trabajadora del hogar que vive en el estado de Washington. Es una sobreviviente de violencia doméstica que padeció abuso durante más de una década. No pidió ayuda por miedo a que la detuvieran y deportaran por ser indocumentada.


La oleada de inmigrantes en la frontera referida por Carzola estalló a mediados del 2014 cuando Obama reconoció la existencia de una crisis luego que la Patrullas Fronteriza había detenido a poco más de 46,000 niños solos cuando intentaban entrar indocumentados al país.

Al término del año fiscal 2016 (30 de septiembre), el numero de detenciones alcanzó las 68,541. En el mismo período las autoridades detuvieron a 68,445 unidades familiares (niños acompañados por uno o más adultos).

A la totalidad de los detenidos se les abrió un proceso de deportación para que un juez de inmigración decida sus futuros en el país.

Más del 95% de los detenidos por las autoridades fueron liberados con una orden para acudir al tribunal; otros fueron enviados a centros de detención.

Lidia Nakiberu, una madre de dos niños cuyo marido fue detenido por agentes de ICE, dijo que participa en la vigilia “para compartir nuestra historia y sufrimiento”, y en señal de protesta por “la no decisión el (pasado) 20 de junio de la Corte Suprema que dejó en el limbo DACA y DAPA”.

Ambos programas, incluidos en la Acción Ejecutiva del 20 de noviembre del 2014, amparaban de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes legales (DAPA), y ampliaba los beneficios de las Acción Diferida de 2012 de los dreamers (DACA). También les otorgaba un permiso temporal de trabajo renovable cada tres años.

“Muchos padres indocumentados se quedaron llorando. Y muchos han sido deportados en el último tiempo”, dice Mendoza.


En los 10 primeros meses del año fiscal 2016 (del 1 de octubre de 2015 al 30 de julio de 2016), ICE ha deportado a 196,497 indocumentados. La lista la encabezan inmigrantes originarios de México, Guatemala, Honduras, El Salvador y República Dominicana.

Las mujeres aseguraron que seguirán realizando protestas para presionar a Obama que frene las deportaciones, y recordarle al Congreso que debata la reforma migratoria tal como lo hizo el senado el 27 de junio de 2013 cuando aprobó el plan S. 744, que incluyó un camino a la ciudadanía para los indocumentados.

El proyecto se estancó en la Cámara de Representantes por decisión del entonces liderazgo republicano encabezado por John Boehner (Wisconsin), presidente del Congreso, quien renunció al cargo poco después de la visita de Francisco.

Lea también:

Más contenido de tu interés