null: nullpx
Visas

Familiares y víctimas de crímenes violentos en EEUU podrán entrar al país para esperar aquí la obtención de la Visa U

A finales de marzo había 121,659 casos pendientes y el servicio de inmigración solo entrega 10,000 cupos por año. La visa incluye un permiso de trabajo y la opción de obtener tres años después la 'Green Card'.
13 Sep 2016 – 11:09 AM EDT

La inmigrante mexicana Blanca Pérez es una de las miles de víctimas de crímenes violentos beneficiadas con la Visa U, que permite vivir legalmente en Estados Unidos y, después de un tiempo, recibir la residencia legal permanente ('Green Card' o tarjeta verde). “Me la dieron en el 2010”, cuenta con un dejo de tristeza.

Pérez recibió la Visa U porque su hija, cuando tenía entre 5 y 6 años de edad, fue violada varias veces por un depredador sexual en un parque cercano a la casa donde vivían en Los Angeles, California. “Yo no lo supe hasta cuando ella cumplió 10. Entonces fui a la policía para presentar la denuncia. Por ese tiempo a mi esposo lo habían deportado”, dice. “Fue muy triste”.

Tras la denuncia, Pérez se enteró de la existencia de la Visa U para víctimas de crímenes como el cometido en contra de su pequeña hija. “Fui adonde la fundación y ellos me ayudaron a llenar el proceso”.

La organización que le asistió con los trámites es la Legal Aid Foundation of Los Angeles, que asiste “únicamente a personas de bajos ingresos”, indica su página de internet.

“Nos ayudaron a mi y a mis dos hijos”, agrega Pérez. “Me acuerdo que me pidieron el papel de la denuncia que hice en la policía, pruebas de identidad, constancia de domicilio y todo eso. Al poco tiempo llegó la visa. Todo lo hice sola porque a mi esposo no estaba en casa”.


Por un pelo

El esposo de Pérez había sido deportado en más de una ocasión por delitos y violaciones a la ley de inmigración, cuenta Alex Gálvez, su abogado. “La última vez que estuvo aquí, en el 2013, vino a mi oficina a pedir ayuda. Descubrimos que cuando a la señora Blanca y a sus hijos les dieron la Visa U, ellos estaban casados. Con eso era suficiente para iniciar el trámite”.

Gálvez explicó que el caso Pérez no fue nada fácil. “Él tenía delitos y deportaciones previas y lo expulsaron. Pero a pesar de eso, “ pudimos demostrarle al juez que no era un peligro para la sociedad basado en sus delitos, y le otorgaron la Visa U, por un pelo, apenitas. El trámite fue posible gracias a que estaba afuera y solicitamos un Advance Parol. Eso hizo la diferencia. Y porque la madre de su hija ha sufrido mucho con este caso”.

A Pérez le autorizaron la Visa U pero no ha podido entrar a Estados Unidos hasta que haya un cupo de visa disponible. La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) entrega 10,000 Visas U cada año fiscal. A finales de marzo, explica, había una cola de 121,659 casos pendientes.

“La espera dilata algunos años. Por eso el gobierno, atendiendo las recomendaciones del Defensor del Pueblo, permitirá que a partir del año fiscal 2017 las personas con trámite aprobado y que viven fuera del país, entren a Estados Unidos y esperen la visa junto a su familia. Es un gran paso para mitigar en algo el dolor de las víctimas”, dice Gálvez.


Recomendaciones del Ombudsman

El pasado 16 de junio la Oficina del Defensor del Pueblo del Servicio de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (Citizenship and Immigration Services Ombudsman’s) recomendó que los inmigrantes indocumentados víctimas de crímenes en Estados Unidos y familiares que les hayan aprobado la Visa U pero estén fuera en espera, reciban un permiso de entrada y aguarden aquí el cupo disponible de sus visas, proceso que denomina ' libertad condicional'.

El Defensor del Pueblo justificó la recomendación indicando que, de esta manera, tanto víctimas como familiares “podrán participar en las investigaciones y persecución de las actividades delictivas que hacen elegible a un indocumentado para recibir una Visa U".

La semana pasada la USCIS respondió que aceptaba las recomendaciones y otorgará la autorización para permitir la entrada de solicitantes de Visa U que viven en el extranjero y cuyos trámites ha fueron aprobados.

Agregó que, una vez agotada la cuota anual de 10,000 cupos, los peticionarios que están fuera del país gestionen la libertad condicional humanitaria para entrar a Estados Unidos. La medida regirá a partir del año fiscal 2017 (1 de octubre).

Gálvez dijo que el cambio en el reglamento mitigará el sufrimiento de miles de solicitantes de la Visa U que están en espera de un cupo, “y de alguna manera compensará el sufrimiento de las víctimas”, como el caso de la familia Pérez.

“Unir a las familias para poder sobrepasar estos tiempos difíciles fue una decisión sabia”, dijo Gálvez. Pero advirtió que en casos tan delicados como el del padre de la hija de los Pérez, las víctimas deben buscar “el consejo de un abogado porque se trata de asuntos delicados que, al menor error, puede dilatar la espera y el sufrimiento”.

La Visa U

La USCIS explicó que la Visa U (de No-Inmigrante) está reservada “para las víctimas de ciertos crímenes, que han sufrido abuso físico o mental, y brindan ayuda a las agencias de orden público y oficiales gubernamentales en la investigación o prosecución de actividades criminales”.

Agrega que el Congreso creó esta visa “mediante la aprobación de la Ley de Protección a Víctimas de la Trata de Personas y Violencia (incluyendo la Ley de Protección de Mujeres Inmigrantes Abusadas) en octubre de 2000”.

Añade que la ley está dirigida a “fortalecer la capacidad de las agencias del orden público para investigar y procesar judicialmente los casos de violencia doméstica, abuso sexual, tráfico de extranjeros y otros crímenes, a su vez que protege las víctimas de los crímenes que han sufrido abuso mental o físico sustancial producto de dichos crímenes y están dispuestas a ayudar a las autoridades del orden público en la investigación y prosecución de la actividad criminal”.

Las actividades criminales elegibles para obtener una Visa U incluye: acecho, agresión con arma, agresión sexual, asesinato, detención ilegal, explotación sexual, incesto, manipulación de testigos, prostitución, rapto, secuestro, servidumbre involuntaria, tortura, trata de esclavos y violación, entre otros.

Historia de la Visa U

La primera cuota de Visas U se entregó a finales de 2007, casi ocho años después de que el Congreso creara este beneficio migratorio para víctimas de crimen y violencia doméstica. El permiso permite permanecer y trabajar en Estados Unidos por tres años al término de los cuales el beneficiario tiene derecho a solicitar la residencia permanente.

Uno de los primeros beneficiados con la Visa U fue el inmigrante salvadoreño José Suárez, un residente del área de la Bahía de San Francisco que fue víctima de robo en 2007. Suárez fue severamente golpeado durante un asalto en San Mateo, California. Su testimonio permitió a las autoridades capturar al agresor quien fue juzgado y sentenciado.

Suárez recibió la protección por colaborar con las autoridades y, a cambio, pudo legalizar su permanencia en Estados Unidos.

Gálvez dijo que el depredador de la niña Pérez fue detenido y sentenciado. La señora Blanca ya recibió la residencia legal permanente “pero su matrimonio se quebró”, dijo el abogado. “Son víctimas de un crimen terrible que los marcó para toda la vida”.

La USCIS dijo que durante el primer trimestre del año fiscal 2016 (octubre-diciembre) había 62,013 casos pendientes de Visa U correspondientes a víctimas de actividades criminales, y 46,610 casos pendientes de Visa U a familiares.

El año fiscal estadounidense arranca el 1 de octubre y finaliza el 30 de septiembre del año siguiente.

Lea también:

Más contenido de tu interés