null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Cuatro exgobernadores mexicanos salidos del PRI tienen cuentas pendientes con la justicia

Tomás Yarrington, Eugenio Hernández, Humberto Moreira y Andrés Granier están en la mira de las autoridades por la presunta comisión de diversos delitos.
18 Jul 2016 – 1:09 PM EDT


Tomás Yarrington, Eugenio Hernández, Humberto Moreira y Andrés Granier no solo tienen en común haber sido gobernadores de una entidad mexicana abanderando al Partido Revolucionario Institucional (PRI, oficialista). También comparten el hecho de estar en la mira de las autoridades por la presunta comisión de diversos delitos.

Los exgobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarrington Ruvalcaba (1999 a 2004) y Eugenio Hernández Flores (2005-2010), son incluso considerados prófugos de la justicia estadounidense por acusaciones de lavado de dinero y narcotráfico.

Tras la recaptura en enero pasado del Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, el congresista demócrata Filemón Vela, miembro de la Comisión de Seguridad, elevó el tono para que, tanto Guzmán Loera como Yarrington y Hernández sean extraditados y puestos ante la justicia estadounidense.

“El gobierno mexicano ha colaborado mucho con nuestro gobierno para promover la extradición a EEUU de delincuentes de alto rango como ‘El Chapo’”, indicó Vela según cita la web Breitbart, y agregó que ha presionado tanto al Secretario de Estado, John Kerry, como a la Fiscal General, Loretta Lynch, para que los exgobernadores también enfrenten el mismo proceso.

Desde 2012 fue girada una orden de aprehensión en contra de Tomás Yarrington por delitos contra la salud en su modalidad de fomento, pero no se ha cumplimentado. Marisela Morales, que en aquel año era la titular de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía mexicana) afirmó que la Interpol también ha sido informada para colaborar en la búsqueda del exgobernador.

También en 2012, la fiscalía de Texas anunció que Yarrington adquirió propiedades en ese estado con valor de unos siete millones de dólares, que habría obtenido de sobornos de cárteles de las drogas.



En junio de aquel año, Yarrington dijo en una entrevista radiofónica no tener “ninguna relación con el crimen organizado. No he recibido sobornos ni he brindado protección a algún delincuente; no he realizado actividades de lavado de dinero ni tengo negocios inmobiliarios en Texas”.

Por su parte, Eugenio Hernández ha seguido en México con su vida normal. Estuvo presente en los dos últimos informes del todavía gobernador Egidio Torre. Asistió también al arranque de campaña del más reciente candidato del PRI a la gubernatura de esa misma entidad, Baltazar Hinojosa.

En 2015, Hernández declaró a la AFP que las acusaciones habían sido “aclaradas con las autoridades mexicanas, y seguramente hay una confusión de las autoridades americanas”. Aseguró que todas sus propiedades y movimientos financieros eran resultados de su trabajo como empresario durante más de 25 años.



Humberto Moreira y el erario de Coahuila

Sobre el exgobernador de la también norteña Coahuila, Humberto Moreira (2005 a 2011, del PRI), una fuente de la Corte Federal del Distrito Oeste División San Antonio informó a la web de la revista Proceso que los fiscales se encuentran investigando para poder confirmar el lavado de dinero “robado del erario de Coahuila”.

La base de las investigaciones contra Moreira es el testimonio de Rolando González Treviño, un empresario señalado de fungir como intermediario para lavar millones de pesos en Texas. González aseguró que se reunió con Moreira y otros funcionarios de su gobierno para después realizar transferencias a través del JP Morgan en Texas.

Por otro lado, Rodrigo Humberto Uribe Tapia, el hijo del exalcalde de Piedras Negras (Coahuila) declaró en el juicio contra el narcotraficante Marciano Millán ‘Chano’, que fungió como intermediario para que el cártel narcotraficante de Los Zetas entregara al gobierno de Humberto Moreira al menos dos millones de dólares por concepto de protección a la organización en la entidad.

Humberto Moreira respondió que esas afirmaciones eran “fantasías”.

Cabe recordar que Humberto Moreira, también líder nacional del PRI de marzo a diciembre de 2011, fue detenido en España en enero de este 2016, señalado por blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico, así como malversación de caudales públicos, cohecho y organización criminal. Al mes siguiente, fue liberado y volvió a su país.



Andrés Granier, acusado de fraude fiscal

Por otro lado, la PGR ejecutó una orden de aprehensión en reclusión en contra del exgobernador de Tabasco (sur), Andrés Granier (2007-2012), señalado del delito de defraudación fiscal por un monto del equivalente en pesos a 12,252 dólares.

Granier fue detenido a mediados de 2013 bajo los cargos de lavado de dinero y fraude fiscal. El auto de formal prisión le llegó en noviembre de 2014. Un tribunal le otorgó en junio pasado un amparo para que se revise el proceso en su contra, más no para liberarlo.

En su defensa, el exgobernador asegura que su sucesor en Tabasco, Arturo Núñez, emprendió en su contra una “ persecución política”. Núñez aseguró que la gestión de Granier desfalcó los fondos públicos de la entidad por unos 105 millones de dólares.

Granier se encuentra actualmente preso en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, de la capital mexicana.

Contra los gobernadores corruptos

Este mes, Enrique Ochoa Reza se erigió como presidente nacional del PRI en sustitución de Manlio Fabio Beltrones, tras la pérdida de gubernaturas en las elecciones del mes pasado.

En su primer discurso, Ochoa propuso a los militantes que ese partido político forme un órgano anticorrupción que se encargue de fiscalizar las gestiones de sus gobernantes e incluso señale a quienes, desde alguna posición de gobierno, incurran en prácticas corruptas.

Lea también:

Publicidad