null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Retiran los cargos por homicidio a una mujer de Alabama que perdió su embarazo de 5 meses cuando le dispararon en el vientre

Los fiscales anunciaron este miércoles que no proseguirían con la acusación en este caso que generó indignación en Estados Unidos, luego de que un jurado la imputara por la muerte del feto al argumentar que había sido ella quien inició una pelea que acabó tras el fatal accidente.
3 Jul 2019 – 5:40 PM EDT

Los fiscales de Alabama decidieron este miércoles retirar los insólitos cargos contra Marshae Jones por el homicidio involuntario de su hijo de cinco meses de gestación, que murió luego de que ella recibiera un disparo en el vientre tras una pelea con otra mujer.

"Nos sentimos agradecidos de que el fiscal de distrito evaluara el asunto y decidiera no proceder con un caso que ni era razonable ni era justo", dijo la firma de abogados White Arnold & Dowd, que defendió a la mujer de 27 años. "Es la decisión apropiada tanto para nuestra clienta como para el estado de Alabama", agregaron al explicar que ahora Jones podrá recuperarse y "rehacer su vida en una forma positiva y productiva".

En una conferencia de prensa citada por medios, la fiscal de distrito del condado Jefferson Lynneice Washington —demócrata y la primera mujer negra que se convirtió en fiscal distrital— dijo que desestimó la acusación al revisar los hechos y que no serán tomadas acciones legales a futuro en contra de la mujer por lo ocurrido: "Buscar una acusación, no va en el mejor interés de la justicia". Explicó sin embargo que la decisión no pretendía hacer una crítica al gran jurado que la imputó: "Consideraron que la vida de un niño no nacido había sido terminada violentamente y creyeron que alguien tenía que asumir la responsabilidad".

Todo ocurrió la tarde del 4 de diciembre de 2018 a las afueras de una tienda de artículos misceláneos. Jones, de 27 años, discutió ese día con Ebony Jemison, de 23, por la paternidad del bebé, según dijo la policía a medios locales. La confrontación terminó con el disparo.

Inicialmente había sido Jemison la acusada de homicidio, pero un jurado de Alabama decidió retirarle los cargos e imputar a Jones, quien de inmediato fue trasladada a la cárcel del condado Jefferson.

La policía había dicho que la mujer embarazada era responsable porque inició la discusión que llevó al disparo, así que por eso ella, aseguran, no cuidó de su bebé en gestación. Además, explicaron que Jemison había disparado en defensa propia.

El caso ocurrió en Alabama, uno de los 38 estados con leyes que reconocen al feto como persona y por ende, como víctima en caso de aborto. Y la acusación contra Jones se dio poco más de un mes después de que la gobernadora de ese estado, Kay Ivey, firmara la ley antiaborto más estricta y restrictiva de EEUU, con la que prohíben el procedimiento en cualquier etapa del embarazo e incluso en casos en que la mujer haya sido violada. Además, criminaliza el procedimiento para los médicos al estipular condenas de hasta 99 años de prisión para quien lo practique. La legislación aún no entra en vigencia.

Tras conocerse la acusación en junio contra Jones, los defensores de los derechos de la mujer condenaron que la justicia de Alabama sentara un precedente tan peligroso al criminalizar a la mujer por cualquier acción que pueda tomar, que tenga como consecuencia la interrupción de un embarazo.

"Mañana será otra mujer negra, probablemente por haber tomado un trago mientras estaba embarazada. Y luego de eso, otra más por no haber recibido cuidados prenatales adecuados", dijo al diario The Washington Post Amanda Reyes, la directora ejecutiva de la organización Yellowhammer Fund, que recaudó fondos para costear su defensa.

El aborto es legal en EEUU, pero cada vez hay más obstáculos que restringen el acceso (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad