null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Le dispararon en el vientre, perdió a su bebé de 5 meses y la acusaron de homicidio en Alabama

Resultó herida de bala, tras iniciar una discusión, y esta semana fue acusada por la muerte del niño y llevada a una prisión con una fianza de 50,000 dólares. Mientras tanto, la autora del disparo fue puesta en libertad.
27 Jun 2019 – 5:40 PM EDT

A Marshae Jones, una mujer negra de Alabama, le dispararon en el vientre en medio de una pelea. Ella sobrevivió, pero su bebé de cinco meses de gestación murió. Esta semana fue acusada de homicidio involuntario por un jurado aunque ni siquiera fue ella quien tiró del gatillo.

Todo ocurrió la tarde del 4 de diciembre de 2018 a las afueras de una tienda de misceláneas. Jones, de 27 años, discutió ese día con Ebony Jemison, de 23, por la paternidad del bebé, según dijo la policía a medios locales. La pelea terminó con el disparo.

Inicialmente había sido Jemison la acusada de homicidio, pero un jurado de Alabama decidió retirarle los cargos. El miércoles, señalaron a alguien más: a Jones, imputada y de inmediato trasladada a la cárcel del condado Jefferson con una fianza de 50,000 dólares.

La policía había dicho que la mujer embarazada era responsable porque inició la discusión que llevó al disparo, así que por eso ella, aseguran, no cuidó de su bebé en gestación. Además, explicaron que Jemison había disparado en defensa propia.

"La investigación demostró que la única víctima en esto fue el bebé que no había nacido", dijo el teniente Danny Reid, del Departamento de Policía de Pleasant Grove. "Fue la madre del niño la que inició y continuó la pelea que resultó en la muerte de su propio niño no nacido".

El caso ocurrió en Alabama, uno de los 38 estados con leyes que reconocen al feto como víctima en caso de aborto. Y la acusación se da poco más de un mes después de que la gobernadora de ese estado, Kay Ivey, firmara la ley antiaborto más estricta y restrictiva de EEUU, con la que prohíben el procedimiento en cualquier etapa del embarazo e incluso en casos en que la mujer haya sido violada. Además, criminaliza el procedimiento para los médicos al estipular condenas de hasta 99 años de prisión para quien lo practique. La legislación aún no entra en vigencia.


"Así es como son castigadas"

Una vez que se conoció la acusación contra Jones, los defensores del derecho de la mujer sobre su cuerpo condenaron que la justicia se haya aplicado de esa manera.

"El estado de Alabama ha probado una vez más que desde el momento en que una persona queda embarazada su única responsabilidad es producir vida, salud para el bebé y que considera como un acto criminal cualquier acción que tome una mujer embarazada que pueda impedir el nacimiento", dijo al diario The Washington Post Amanda Reyes, la directora ejecutiva de la organización Yellowhammer Fund que ahora recauda fondos para apoyarla en su defensa.

"Mañana será otra mujer negra, probablemente por haber tomado un trago mientras estaba embarazada. Y luego de eso, otra más por no haber recibido cuidados prenatales adecuados", agregó.

La periodista Jessica Valenti también se refirió al asunto destancando lo peligroso de un precedente como este: "Además del infierno por el que la está haciendo pasar Alabama, imagínense lo que esto establece: si tienes una pérdida y la policía dice que actuaste de manera irresponsable y se te puede arrestar por ello".

Ilyse Hogue, presidenta de la organización NARAL, que aboga por los derechos reproductivos de la mujer, también condenó la decisión en su cuenta de Twitter: "Así luce 2019 para una mujer negra y embarazada sin recursos en un estado rojo. Es así ahora", escribió.


Y la Federación Nacional de Aborto (NAF), una asociación de profesionales, también criticó que Jones fuera criminalizada, especialmente por ser una mujer de color en un estado predominantemente de blancos conservadores.


El aborto es legal en EEUU, pero cada vez hay más obstáculos que restringen el acceso (fotos)

Loading
Cargando galería


Publicidad