null: nullpx
Estados Unidos de América

La muerte de ocho recién nacidos por asfixia obliga a retirar 3.3 millones de almohadas para bebés del mercado

El presidente interino de la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de Estados Unidos (CPSC) describió a las ocho muertes como “desgarradoras” y dejó claro que estas almohadas -y otros productos similares- “no son seguros para el sueño de los bebés debido al riesgo de asfixia (…) ya que pueden ocurrir tan rápidamente”.
23 Sep 2021 – 10:18 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

The Boppy Company, la empresa especializada en productos para bebé, anunció este jueves la retirada del mercado de 3.3 millones de almohadas para bebés -conocidas como loungers-, luego de que dicho producto se vinculó con ocho muertes por asfixia infantil.

La empresa dijo en un comunicado que, en cooperación con la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de Estados Unidos (CPSC), tomaron esta decisión al aclarar que “los bebés pueden asfixiarse si ruedan, se mueven o se colocan en el lounger en una posición que obstruye la respiración, o si ruedan hacia una superficie externa”.


En el documento precisó que los ocho informes sobre estas muertes infantiles detallaron que los bebés se asfixiaron luego de “haberlos colocado boca arriba, boca abajo o de costado en los loungers”. Dichos fallecimientos ocurrieron entre diciembre de 2015 y junio de 2020.

Así, todos los colores de los modelos de los loungers para recién nacidos original, Preferred y Pottery Barn fueron retiradas voluntariamente, por lo que harán el reembolso correspondiente a todos los compradores.

El presidente interino de la Comisión, Robert S. Adler describió a las ocho muertes como “desgarradoras” y dejó claro que estos loungers -y otros productos similares- “no son seguros para el sueño de los bebés debido al riesgo de asfixia (…) ya que pueden ocurrir tan rápidamente”.

En un comunicado de la Comisión, un portavoz de Boppy se comprometió a hacer todo lo posible para proteger a los bebés “incluida la comunicación del uso seguro de nuestros productos a los padres y cuidadores (…) sobre la importancia de seguir todas las advertencias e instrucciones asociadas con las prácticas de sueño inseguras para los bebés”.

El mismo portavoz recordó que los loungers “no se comercializaron como un producto infantil para dormir e incluye advertencias contra el uso sin supervisión”.


Cada una de las cunas nido -de aproximadamente 23 pulgadas de largo, 22 de ancho y 7 de alto- que vendió Boppy y serán retiradas se vendieron masivamente en supermercados y en línea a un precio entre 30 y 44 dólares. Incluidas las 35,000 que se comercializaron en Canadá.

La CPSC enfatizó que el mejor lugar para que un bebé duerma es una superficie firme y plana con mantas, almohadas, protectores de cuna acolchados “y siempre hacerlo boca arriba”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés