null: nullpx
Violencia

Autoridades presumen que ataque a familia LeBarón en México se debió a lucha territorial entre dos grupos delictivos

El mismo día de la cruenta masacre en contra de esta familia mormona, los grupos criminales La Línea y Los Salazar tuvieron un enfrentamiento, dijo el general Homero Mendoza en una conferencia de prensa del gabinete de Seguridad. "Podríamos establecer alguna premisa de que no fue una agresión directa (contra la familia LeBarón). El tipo de vehículos que usaron son muy comunes en la zona de la sierra como vehículos donde se trasladan elementos del crimen organizado", precisó Mendoza.
6 Nov 2019 – 11:46 AM EST

Las autoridades de México presumen que una lucha territorial entre los grupos criminales La Línea y Los Salazar, que se enfrentaron a tiros en la madrugada del 4 de noviembre, está vinculada con la masacre de nueve integrantes de la familia mormona LeBarón perpetrada horas después.

Al filo de las 3:00 de la mañana de este lunes hubo un choque entre miembros de La Línea, un grupo vinculado al Cártel de Juárez con presencia en Chihuahua, y Los Salazar, organización relacionada con el Cártel de Sinaloa en Sonora, detalló este miércoles el general Homero Mendoza, jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, en una conferencia de prensa del gabinete de Seguridad.

Las fuerzas de seguridad en la zona de Agua Prieta, dijo el general, recibieron un reporte de "detonaciones de armas de fuego" tras lo cual encontraron una casa y un vehículo incendiándose. Poco después encontraron un cuerpo sin vida frente a una funeraria y una persona llegó herida al hospital local. "Este hecho es una de las primeras líneas de investigación que están siguiendo las autoridades", agregó.

Tras ese enfrentamiento, miembros de La Línea buscaron evitar el ingreso de oponentes de Los Salazar a su territorio en Chihuahua, dijo el general Mendoza.

Estando ambos grupos enfrentados fue que las tres camionetas de la familia LeBarón salieron hacia Chihuahua por una carretera remota que conocían muy bien. Estaban tan familiarizados con esa vía, que a pesar de haber sido golpeados en el pasado por la violencia del crimento organizado en México, emprendieron el trayecto solo mujeres y niños, dijo el general Mendoza.

"Se asume que esta célula (de La Línea) –que la envían para detener cualquier incursión de alguna célula delictiva de Los Salazar a Chihuahua– es a la que se le está atribuyendo la materialización de estas agresiones a la familia LeBarón y Langford", enfatizó Mendoza.

"Podríamos establecer alguna premisa de que no fue una agresión directa. El tipo de vehículos que usaron son muy comunes en la zona de la sierra como vehículos donde se trasladan elementos del crimen organizado", puntualizó.

La familia pone en duda que se haya tratado de una confusión

Para Adrián LeBarón, miembro de la familia víctima de asesinato en 2009 a manos del crimen organizado, no se trató de una confusión pues los delincuentes dispararon contra una de las madres de la familia incluso cuando ella salió con los brazos en alto en un intento por detener la balacera.

“Ellos mataron, robaron, había casquillos pegados a la camioneta yo me pregunto ¿dónde está la confusión?”, señaló LeBarón durante una entrevista para el noticiero Despierta de Televisa.

Catalogando de "mediocre" el desarrollo de las investigaciones a manos de las autoridades del país, LeBarón agregó: "He hablado con 10 diferentes organizaciones de Ejército, Sedena, Guardia Nacional, pero hay algo que he descubierto, que nadie puede hacer nada si el jefe no les da la orden, lo que me pregunto es ¿quién es el jefe?”.

La familia salió de La Mora en cuatro vehículos, pero a uno se le ponchó una llanta y transfirieron a sus ocupantes a otra de las camionetas. A las 9:40 de la mañana, la primera camioneta fue atacada. Recibió tantos disparos que por ello se incendió su motor, de acuerdo con el general Mendoza.

"En los otros dos casos se cuentan más de 200 cartuchos calibre .0223 marca Remington de fabricación norteamericana", dijo el general. Esas otras dos camionetas habrían sido atacadas cerca de las 11:00 de la mañana, estiman las autoridades, debido a que desde la ubicación de la primera camioneta hasta las otras dos hay una distancia de 18 minutos.

En la cruenta masacre fueron asesinadas tres madres y seis niños. Sobrevivieron ocho niños, de entre 7 meses y 14 años, tras esconderse entre arbustos o caminar durante horas en busca de ayuda.

Mira también:

“Los acribillaron sin piedad”: familiares de las víctimas y miembros de la comunidad mormona visitan el lugar donde ocurrió la tragedia (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ViolenciaArmasMéxicoSeguridad
Publicidad