null: nullpx
Vacunas

¿Puede un empleador obligarte a vacunarte contra el covid-19 (o despedirte si te niegas)?

Ahora que la vacuna ya recibió la aprobación de emergencia, patronos y trabajadores se hacen una importante pregunta: ¿son legales los mandatos de vacunación en el lugar de trabajo?
Comparte
Cargando Video...

Tras la anhelada autorización de una vacuna contra el covid-19 en Estados Unidos, empleadores se hacen una pregunta clave para retomar cierto grado de normalidad en sus negocios tan pronto como esté ampliamente disponible: ¿ueden exigir que sus trabajadores se vacunen?

La pregunta es muy pertinente a juzgar por los resultados de sondeos recientes como uno del Pew Research Center en septiembre en el que 49% de los encuestados respondió que probablemente no se vacunarían contra el covid-19.

Y la desconfianza parece ser mayor entre grupos minoritarios como los hispanos, que están entre los más golpeados por la pandemia. Otro sondeo publicado a principios del otoño reveló que menos de la mitad de los negros y 66% de los hispanos dijeron que se pondrían la vacuna si se las ofrecieran de forma gratuita.

¿Podrían los patronos obligarlos a vacunarse? Todo apunta a que sí, aunque expertos advierten que no necesariamente es lo más conveniente.

Hay precedentes

“No está completamente claro cómo se va a interpretar este caso, pero en general un empleador sí puede requerir a un empleado que se vacune”, explica al Noticiero Univision la abogada laboral Virginia Villegas.

Históricamente en EEUU las empresas privadas tienen libertad de establecer estándares de seguridad y salud, incluyendo mandatos de vacunación -aunque con algunas excepciones amparadas por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades y el Título VII de la Ley de Derechos Civiles-.

La Comisión para Igualdad en las Oportunidades de Empleo (EEOC por sus siglas en inglés), ya permite a las empresas exigir a sus empleados la vacuna contra la gripe, aunque aquellos trabajadores que no quieran recibirla tienen la opción de solicitar una excepción por motivos médicos o religiosos.

“Considerando que el covid-19 es peor que la gripe, anticipamos que emitirán lineamientos que establezcan la postura de que es razonable que un patrono requiera que un empleado reciba la vacuna”, explica a CBSNews la abogada Hela Rella, de la firma Wilk Auslander.

¿Y podrían acaso despedir a una persona que se niegue a vacunarse? “Bajo la ley, un patrono puede obligar que un trabajador se vacune y, si no lo hace, despedirlo”, responde a CNBC Rogge Dunn, abogado laboral que ejerce en Dallas (Texas).

Esto siempre y cuando no haya un acuerdo sindical y que esa persona no esté protegida por excepciones religiosas contempladas en el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, o médicas amparadas por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades y el, caso en el cual en patrono debería intentar ofrecer “acomodos razonables” dentro de sus posibilidades.

Terreno desconocido

En mayo, la Comisión para Igualdad en las Oportunidades de Empleo autorizó a los empleadores a exigir pruebas del covid-19 a sus trabajadores.

Sin embargo, algo que arroja dudas sobre posibles mandatos de vacunación del covid-19 es el hecho de que en estos momentos las vacunas recibirán una autorización de uso de emergencia de la FDA y no una aprobación tradicional, algo sin precedentes y que deja a los empleadores en una posición más incierta en el corto plazo, explica a Reuters Robert Field, profesor de Derecho y Salud Pública de la Universidad de Drexel.

“Al comienzo, es poco probable que los lugares de trabajo tengan mandatos de vacunación dado que la vacuna estará disponible bajo autorización de uso de emergencia sin haber pasado por todo el proceso completo de aprobación, por lo que la mayoría de los empleadores simplemente lo recomienden”, aclara a CBSNews Katie Passaretti, directora médica de Atrium Health, una organización de salud sin fines de lucro en Carolina del Norte.

La decisión también puede variar entre industrias: los hospitales y ancianatos son más proclives a imponer estos mandatos por la naturaleza del trabajo y, de hecho, muchos ya lo hacen con la vacuna de la gripe.

“Algunas empresas tendrán sólidas justificaciones para requerir que sus trabajadores se vacunen (…) Mientras más posible sea que los empleados no vacunados pongan en riesgo a clientes o colegas o al público general, más convincente será el caso para un mandato de vacunación”, explican Gary Pearce, vocero de una firma de manejo de riesgo en Chicago, y el abogado Jody McLeod, en la página web de SHRM, una asociación especializada en el área de recursos humanos.

¿Expuestos a demandas?

Otra preocupación de las empresas es la de exponerse a demandas si un trabajador llega a presentar efectos secundarios adversos de la vacuna, algo que -según los expertos- abriría la puerta no tanto a demandas legales, pero sí a reclamos de compensación para trabajadores.

“Lo que lo torna peligroso para los empleadores es la responsabilidad que podría surgir del requisito de la vacuna si esta no funciona bien y le causa daño al empleado, lo que probablemente genere un reclamo de compensación por accidente laboral contra el empleador ", explica a la Asociación Estadounidense de Personas Retiradas Jay Rosenlieb, abogado especialista en derecho laboral que ejerce en California.

Otros expertos no descartan que la falta de mandatos de vacunación deje a algunas empresas en una posición vulnerable frente a posibles litigios. “Antes de la pandemia, no había casos de un paciente o empleado que demandara por contagiarse de la gripe por un empleado no vacunado, pero ahora que la vacuna contra el covid-19 esté disponible, los patronos pueden ser responsables si no implementan de forma adecuada precauciones para prevenir que otros trabajadores o visitantes se infecten”, advierte la firma de abogados Husch Blackwell en su blog dedicado a asuntos relacionados con seguridad en el ambiente de trabajo.

“Las empresas tienen buenas razones para vacunar a todos sus empleados y también tienen la obligación de mantener a sus empleados y clientes a salvo”, insiste a Reuters, Lawrence Gostin, profesor de Salud Pública de la Universidad de Georgetown.

Más incentivos, menos castigos

Muchos expertos coinciden en que motivar en vez de obligar es una mejor estrategia en la praxis.

“Las empresas en teoría podrían emitir un mandato, pero en el actual clima político es poco probable que lo hagan. Los estadounidenses tienden a huir de los mandatos”, dice a Reuters Peter Meyers, profesor de Derecho de la Universidad de George Washington.

Ofrecer incentivos a los empleados que se vacunen es, quizá, una mejor idea. “Dales el tiempo, no penalidades. Y un bono como una gift card, algo que lo convierta en algo positivo y no negativo”, recomienda en declaraciones a CBS Bunny Ellerin, directora del Programa de Gerencia para la Industria de Salud y Farmacéutica de la Universidad de Columbia.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés